Seleccionar página

Lamentable pero cierto.

Día a día tienes comportamientos que dañan tu autoestima y que inconscientemente se vuelven parte de tu rutina.

Actitudes que, sin saberlo, reducen la valoración que tienes de ti misma.

Formas en las que reduces la seguridad en ti misma y en tus capacidades.

Y estos comportamientos van desde lo más simple, como decidir no peinarte, hasta lo más complejo, como es el aceptar maltratos de terceros.

El problema está en que; el cuidado que le das a tu autoestima se refleja en toda tu vida.

Empezando por la satisfacción que sientes sobre ti misma.

Pero también influye en tu desempeño general y en tus relaciones interpersonales.

¿Sabes qué comunes comportamientos dañan tu autoestima?

¿Identificas las formas en las que reduces tu autoestima?

Y lo más importante

¿Sabes cómo dejar de tener aquellos comportamientos que dañan tu autoestima?

Lee hasta el final de este artículo y descubre los 3 comportamientos más comunes que dañan tu autoestima y cómo reemplazarlos por otros que cambien ese efecto negativo y mejoren tu autoestima.

Recuerda que mejorando tu autoestima mejorarás también tu desempeño general y tus relaciones interpersonales.

 

3 comportamientos que dañan tu autoestima y que los haces sin darte cuenta

¡Mucha atención, es muy probable que estés dañando tu autoestima sin darte cuenta!

Y si es así, toma nota de la solución que te propongo para cada uno de los casos.

Comprométete a utilizarla y empieza hoy mismo a mejorar el trato que tienes hacia ti misma.

Hacerlo es una de las claves para mejorar tu autoestima.

 

1. Poner tus necesidades al final de tus prioridades

Considerando los resultados que he analizado de aquellas mujeres que han seguido mi curso para mejorar su autoestima, esta es la forma más frecuente en la que dañaban diariamente su autoestima sin darse cuenta.

Poniendo sus necesidades al final de la lista de prioridades.

Te daré un par de sencillos ejemplos para que comprendas a lo que me refiero:

Piensa en cada una de las veces en las que dedicaste tiempo y energías a otros dejándote sin tiempo y energías para ti.

Te comprometes a ayudar a alguien, hacer las compras de casa, llevar o acompañar a un ser querido, limpiar un área de tu casa, etc. y no te regalaste los 30 minutos que tu deseas para hacer ejercicio, leer un libro, llamar a tu amiga, etc.

Otro ejemplo típico;
es hora de escoger qué película ver, pero no te animas a exigir ver la que tú deseas.

Prefieres complacer a otros para evitar pedir algo diferente y repites este comportamiento en cada ocasión.

El resultado, no aprendes a escoger aquello que tú deseas (en este ejemplo una película). Y lo más probable es que, en el futuro, tampoco llegues a regalarte el tiempo para satisfacer tu deseo.

Y esto puede aplicar a todas y cada una de las actividades que realizas.

Así que;

analiza tu día a día y descubre cuántas y cuán frecuentes tienes estos comportamientos que dañan tu autoestima. Identifica cuantas veces al día pones tus necesidades al final de la lista de prioridades y toma la decisión de cambiarlos.

Solución # 1 para dejar de dañar tu autoestima

Empieza con algo.

Ya reflexionaste sobre la cantidad de veces y frecuencia en la que pones tus necesidades al final de tus prioridades. Ahora es momento de reemplazar este comportamiento por otro más enriquecedor.

Para hacerlo escoge algo que quieras para ti, ya sea tiempo para hacer ejercicio, ver una película, tener tiempo para leer un libro, etc.

Una necesidad que desees satisfacer.

Y luego, regálate la oportunidad de hacerlo.

No cargues tu día con excesivas obligaciones y pon en primer lugar aquello que tu deseas para ti.

Empieza esta práctica con una de tus necesidades y cuándo hayas dominado el arte de satisfacerte a ti misma antes de cualquier otra cosa, incrementa esta práctica con una segunda necesidad y así sucesivamente.

No temas decir NO cuando sepas que algo perjudicará tu plan de satisfacer tu compromiso de satisfacer tus necesidades.

No te sientas culpable ni creas que eres egoísta.

Poner tus necesidades al inicio de tus prioridades es una forma de respetarte a ti misma.

Te demostrarás que eres merecedora de buenos tratos, que te amas y que te puedes dar lo que necesitas.

Regalarte más de aquello que deseas y necesitas te hará sentir mejor contigo misma y con la vida que llevas.

Te ayudará a establecer límites y escoger lo que es mejor para ti.

Y no te preocupes, no ahuyentarás al resto de personas.

Por el contrario, mientras más feliz estés contigo misma, mejores relaciones interpersonales podrás crear.

 

2. Repetirte las críticas que recibías de otros

Es posible que en algún momento de tu vida hayas recibido continuas críticas sobre un tema específico.

Estas críticas quedan guardadas en tu subconciente y pasas a incluirlas en tu rutina presente repitiéndolas una y otra vez.

Según Mc Kay & Fanning estas críticas, que en algún momento provinieron de una tercera persona, se convierten en autocríticas y harán que tú misma seas tu peor enemiga.

Esta autocrítica es una voz negativa que resalta permanentemente tus defectos, te culpa por todo lo malo que ocurre y además te compara injustamente con ideales de perfección.

Y sí, aunque esta autocrítica puede (en ciertos casos) motivarte a realizar cambios o mejoras en tu vida, no te permite disfrutar de ellas.

Criticarte constantemente, cargar con culpas y reducirte en comparación con otros reduce la seguridad que tengas de ti misma y la satisfacción de la mujer que eres y de las actividades que realizas.

Las autocríticas constantes y pesimistas son comportamientos que dañan tu autoestima.

Especialmente si excluyen crítica constructiva y premios como recompensas de logro.

¿Te parece que este es un comportamiento común en tu día a día?

Entonces lee con atención la solución que te propongo y utilízala conscientemente.

Solución # 2 para dejar de dañar tu autoestima:

Para reducir o eliminar las autocríticas que dañan tu autoestima debes reemplazar aquellas críticas que te dices a ti misma, con frases más positivas y constructivas.

Y no me refiero a frases superficiales.

Está bien agradecer por las cosas positivas, o verle el lado bueno de las cosas, pero eso no es suficiente para reemplazar la autocrítica.

Para tener un verdadero efecto y que detengas esos comportamientos autocríticos, debes reemplazarlos con frases que demuestren una decisión de cambio.

Sí, quizá hasta este momento venías cometiendo un comportamiento dañino para ti.

Pero ahora lo has analizado e identificado, así que a partir de este instante lo reemplazarás por la decisión de tener un comportamiento más positivo.

Por ejemplo:

Autocrítica: “Soy demasiado distraída y por eso las cosas siempre me salen mal”

Frase de decisión de cambio: “Llevo un listado de las cosas que tengo que hacer para no olvidarme de nada a causa de distracciones”

Autocrítica: “Nunca logro nada, soy una fracasada”

Frase de decisión de cambio: “Hice una lista de 3 metas que quiero alcanzar en esta semana y planificaré mi agenda para alcanzarlas”

Haz un listado de todas las autocríticas que dañan tu autoestima y propón mínimo 3 frases de decisión de cambio con las que reemplazarás esos pensamientos destructivos.

 

3. La falta de metas o metas utópicas

La rutina te sepultará. Tú no estás en el mundo para cumplir un día a día del que en realidad no eres parte, estás aquí para vivir intensamente.

No puede ocurrirte que pasen los años y te preguntes qué ocurrió con tu vida.

Tú eres la dueña de tu vida y tienes la capacidad de crear lo que tú desees.

¿De qué forma la falta de metas o metas utópicas dañan tu autoestima?

La autoestima es la valoración que tienes de ti misma. Lo que significa que mientras más satisfacción sientas contigo misma, con la mujer que eres y con las decisiones que tomas, más feliz serás.

Y esta valoración que tienes está influenciada en gran medida por la cantidad de metas que logres alcanzar.

Es por eso que, si no tienes en mente que cada día de tu vida haces algo por alcanzar una meta, serás consumida por una rutina y olvidarás el valor de tus acciones.

O también puede ocurrir que tienes en tu mente una meta tan utópica que al sentirla tan imposible te desmotivas a trabajar por alcanzarla, o te culpas y penalizas por la falta de logro.

¿Tienes la impresión de que hace mucho que no logras algo?

¿o sientes constantemente que estás infinitamente lejos de alcanzar tu única meta?

Entonces utiliza la solución que te doy y empieza a ver las actividades que haces en tu día a día de una forma más positiva.

 

Solución #3 para dejar de dañar tu autoestima

Para contrarrestar los sentimientos de fracaso que dañan tu autoestima necesitas generar satisfacciones de logro.

Así que, si eres de las que está embarcada en una rutina en la que sientes que no haces nada, es necesario desglosar las actividades de tu día aceptar que tienen un valor.

Mira con perspectiva y comprende que todo lo que realizas es parte de una cadena más larga de sucesos. Lo que tú haces tiene consecuencias positivas en personas o en procesos y lo que tú haces es una parte importante.

Recuerda que debes hacer este análisis considerando lo que te hablé en punto N°2 y no hacerlo desde punto de vista de la autocrítica, sino desde una actitud positiva de cambio.

Luego de visualizar varias o todas las actividades que realizas y la importancia que tienen, define un par de metas semanales para mejorar tu desempeño en cualquiera de esas actividades.

En el segundo caso, en el que tu problema sea que sientas que jamás alcanzarás nada, es necesario dividir tu gran meta en cientos de pequeñas metas.

De esta forma, cada día, semana o mes, según el rango que tú desees, tendrás una meta que alcanzar.

Eso si, luego debes asegurarte de disfrutar el logro.

Ten en cuenta que realizar actividades con un fin específico te ayudará a recordar y valorar tus capacidades y virtudes.

Ten metas reales, positivas y tangibles.

Y no olvides tener como meta sonreír más cada día y disfrutar del logro de cada una de las actividades que haces.

Valora más tu esfuerzo y ve el logro de todo aquello como un beneficio por si mismo.

Si deseas mejorar tu autoestima y conocer cómo mantenerla por todo lo alto siempre…

y demás mejorar tus relaciones interpersonales, mejorar tu desempeño general, cambiar tu enfoque y perspectiva y ser capaz de alcanzar el éxito MEJORANDO TU AUTOESTIMA.

Te recomiendo este video curso online que te enseñará a convertirte en la mejor versión de ti.

>>>Haz clic aquí para conocer el curso La Mejor Versión De Ti<<<

 

Escritora y Coach especializada en Mujeres.
Creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”

Esto también te puede interesar