La mayoría de nosotras vivimos un momento en nuestras vidas en el que tenemos la opción de cambiar el rumbo de nuestro destino. Aquel momento en el que piensas en la opción de cambiar tu vida o por lo menos de cambiar algo en ella.

Pero ¿qué es lo que ocurre la mayoría de las veces?

Que al final no tomas una decisión firme y no haces nada para cambiar tu vida.

¿Quiéres tomar los pasos necesarios para darle un cambio a tu vida? Yo te ayudo. Conozcámonos

 

Ya lo dijo Albert Einstein:

No se puede esperar resultados distintos si siempre haces lo mismo.

Y es que el problema es que aunque escuches que puedes cambiar tu vida, no te atreves a hacerlo.

Muchas veces justificas la decisión de cambio al decir que: “no necesitas hacerlo”.

Y lo que es aún peor, muchas veces crees que no mereces nada mejor.

Por otro lado están también aquellos casos en los que a pesar de que quieres cambiar tu vida, el miedo paraliza tus acciones.

Y aunque el miedo al cambio es un sentimiento completamente normal, no debes dejar que te paralice.

Hablemos un poco más a fondo de lo que implica querer cambiar tu vida.

Lo primero y más importante es definir:

 

Qué es exactamente lo que quieres cambiar de tu vida

 

Puedo entender el sentimiento de insatisfacción con tu día a día pero decir que quieres cambiar tu vida en general es poco objetivo.

Debes identificar exactamente qué es lo que quieres cambiar.

En mi experiencia, este paso puede ser para muchas un tema difícil de definir.

Y no porque las personas no sepan qué es lo que quieren cambiar en sus vidas sino porque tienen miedo a aceptarlo.

En este caso, lo más importante que tengo que decirte es que la respuesta está únicamente dentro de ti.

Solo tú sabes qué es lo que quieres cambiar en tu vida

Reflexiona en tu interior e identifica aquello con lo que no te sientes satisfecha.

No pienses que existe algo absurdo o innecesario, cualquier aspecto en tu vida puede ser cambiado.

Si existe algo pequeño que debe cambiar en tu vida como por ejemplo: llegar puntual al trabajo, es igual de válido que querer mudarte de país.

Lo que en este momento sea importante para ti es lo verdaderamente válido.

Identifica entonces todo aquello que quieres cambiar en tu vida.

No importa si tienes más de un aspecto que quieres cambiar. Lo verdaderamente importante es decidir cambiarlo y hacerlo.

Si llega a ocurrirte que tienes más de un aspecto que quieres cambiar, entonces debes poner un orden de prioridades.

Ahora:

 

Escribe aquello que quieres cambiar en tu vida

 

Si, posiblemente es algo que ya lo tienes en tu mente. Pero debo insistir en recomendarte que lo escribas.

El objetivo de hacerlo de esta forma es que al escribirlo lo visualizaras más claramente.

Algunas de las mujeres con las que yo he trabajado se sienten sumamente abrumadas por la situación de sus vidas. Sienten que deben cambiar todo en sus vidas y no saben por dónde empezar.

Curiosamente, después de que escribimos juntas el listado de aquello que quieren cambiar, la situación se ve menos complicada que al inicio.

Escribir aquello que quieres cambiar en tu vida te permite poner un orden a tus pensamientos. Y el mejor beneficio de hacerlo es que el resultado se transformará en la herramienta con la que podrás empezar a trabajar.

Aunque conocer e identificar lo que quieres cambiar en tu vida es indispensable, no es lo más importante.

Lo que realmente promoverá el cambio en tu vida es saber en qué dirección lo quieres cambiar.

¿Quieres que yo te ayude en este proceso de cambio en tu vida? Reserva tu charla aqui.

 

¿Qué es lo que quieres alcanzar con el cambio en tu vida?

 

Es muy difícil tomar decisiones de cambio sin saber hacia dónde quieres dirigir ese cambio.

Así que aprovecha el listado que definiste en los pasos anteriores y combínalos escribiendo el resultado que quieres alcanzar.

Es decir, define la meta final en cada uno de esos aspectos

Por ejemplo,

Cambiar tu vida
Estos son solo algunos de los ejemplos más comunes que los aspectos que las personas buscan cambiar en sus vidas.

Sin embargo, lo verdaderamente importante de este aspecto es que definas con mayor cantidad de detalle, qué es lo que quieres alcanzar.

Y es que querer cambiar tu vida es positivo, la evolución y crecimiento son necesarios en tu vida.

Pero decir que quieres cambiar tu vida porque estás insatisfecha y no decidir en qué dirección deseas cambiarla es quejarse sin sentido. Hacerlo es justificar tu mala actitud, los malos resultados o la falta de motivación propia.

Y como yo siempre dijo:

Si no haces nada para cambiar aquello que no te gusta, pierdes automáticamente el derecho a quejarte al respecto.

Dicho esto vamos ahora si a la parte que hace la diferencia entre tener éxito en este proceso o no.

Aquello que deberás hacer para alcanzar el cambio.

 

¿Qué estas dispuesta a hacer por cambiar tu vida?

 

Este es el punto clave de cualquier proceso de cambio.

Hasta ahora decidiste que quieres cambiar tu vida, definiste aquello que quieres alcanzar y ahora puedes visualizar cuánto te costará alcanzarlo.

Tal y como lo dije al inicio, si quieres un cambio, entonces debes hacer las cosas de forma diferente.

Este es uno de los aspectos que a algunas personas más les cuesta aceptar.

Esto es lo que me ha pasado en algunas charlas que he tenido con mis lectoras;

En un par de ocasiones en los procesos para superar una ruptura amorosa me he encontrado con mujeres que aseguran querer superar a sus ex pero no están dispuestas de dejar de buscar saber de ellos.

Otras no están dispuestas a sacar las fotografías o recuerdos de sus casas.

Incluso hay quienes no están dispuestas a leer siquiera las lecturas recomendadas del proceso.

Como es de imaginarse en estos casos, el cambio que ellas esperan tener en sus vidas no ocurre en el tiempo deseado.

De manera similar me ha ocurrido con personas que quieren cambiar de trabajo pero que no están dispuestas a dedicar una hora al día a la búsqueda de un nuevo empleo.

Quieren únicamente quejarse de su trabajo e insisten en lo mal que se sienten ahí pero no se esfuerzan por buscar algo diferente.

Y ni se diga de aquellas que quieren mejorar su condición física. Al parecer la rutina, el trabajo, la familia, las necesidades de otros y cualquier otra justificación es válida para no hacer 20 minutos diarios de ejercicio.

Así que ahora es momento de que te preguntes:

¿Qué es lo que necesitas hacer para generar un cambio en tu vida?

¿Qué necesitas tener para cambiar?

O ¿qué pasos debes seguir?

Una vez tengas definido todo esto será momento de empezar.

 

El momento de cambiar tu vida

 

Lo que hagas para cambiar tu vida depende de ti y tú eres la única responsable de tus acciones y actitudes.

Todo cambio es posible si así lo quieres. Pero eso sí, para lograrlo debes superar las barreras del miedo, de la inseguridad y del conformismo.

Sal de tu zona de confianza, deja de quejarte de la situación que vives y cámbiala.

No es que sea fácil, pero si es posible.

Y al final de todo, cambiar será siempre más fácil que seguir infeliz en el mismo estado.

Date la oportunidad a ti misma. Empieza por algo pequeño y actúa diariamente para cambiar aquello que no te gusta en tu vida.

Al final te darás cuenta que el esfuerzo vale la pena y que lo que aprendes de ti y de la vida durante el proceso de cambio tiene más valor de lo que jamás pudiste imaginar.

Hasta pronto

Marie

[afterpost]

Esto también te puede interesar