No podemos dedicar nuestra vida únicamente a encontrar el amor ideal, el hombre perfecto o el principe azul.

Debemos aprender a encontrar el amor en nosotras mismas y concentrar nuestras energías en aprender a vivir mejor y ser mujeres felices.

No esperes caer en el hombre ideal para ser una mujer feliz.
Recuerda la historia de Inés, ella buscaba encontrar el amor ideal pero olvidó lo ideal del amor.

Para encontrar el amor debes primero conocerte y amarte a ti misma y a la vida que tienes.

 

Piedra bien rodada cae construye buen cimiento

 

Fue solo hace un par de días que conversando con una de mis amigas más cercanas volví a recordar la famosa frase:

“Piedra bien rodada cae en buen cimiento”

 

Yo tenía 14 años cuando escuché esta frase por primera vez; estaba en una fiesta formal cuando una chica la dijo con bastante coquetería mientras caminaba hacia la pista de baile.

La verdad no estoy muy segura de haber entendido en ese momento lo que significaba.

Pero sin duda es una frase que culturalmente ha estado siempre presente.

El siguiente par de años me escandalizaba por el significado que yo misma le puse a esa frase.

 

Entendía que eso significaba que una mujer tenía que estar con mil hombres para “caer” en el adecuado…

 

Yo me indignaba porque para entonces estaba segura de que estaría con mi único gran amor por siempre y que él era el indicado.

Luego, al inicio de mis veintes creía que esa frase no era más que otro entre muchos paradigmas sociales y creía que cada quien debía hacer lo que quisiera con sus vidas.

Pensaba que cada cual tenía sus intereses y estrategias para encontrar el amor y yo no podía juzgar ninguna de ellas.

Sin embargo hace pocos años aprendí un nuevo significado de esta frase.

Primero que todo, entendí que definitivamente no se trata de estar con miles de hombres para encontrar el indicado.

Entendí incluso que encontrar el amor no siempre significaba encontrar una pareja ideal.

Entendí también que rodar hasta caer en buen cimiento no significa necesariamente sobrepasar todos los límites ni producir daño para llegar al destino final.

 

Se trata de ‘rodar’ para aprender.

 

Vivir para aprender a encontrar el amor

 

Solo con los años, la madurez y la experiencia se aprende a reaccionar mejor ante las circunstancias que vivimos.

No es por lo que vivimos que encontramos un buen “cimiento”, sino que lo construimos gracias a lo que aprendemos de nosotras mismas ante esas experiencias

y también gracias a lo que aprendemos de otras personas.

 

Mientras más “rodamos” en este mundo, más aprendemos a reaccionar ante las circunstancias.  Aprendemos a darle un valor distinto a las cosas.

Aprendemos a valorar y por eso somos capaces de ver nuestras vidas con nuevas perspectivas.

Conforme vamos aprendiendo, empezamos a escoger el camino por el que deseamos rodar y dejamos de tener ataduras con cosas y personas que no enriquecen nuestras vidas.

 

¿Cuál es un buen momento para construir un buen cimiento?

 

Cuando te sientas segura de lo que quieres y te sientas lista para construirlo.

Creo ciertamente que hay momentos en los que es necesario dejar de rodar los mismos caminos que antes. Dejar de rodar con miedo y duda, dejar de rodar sin dirección.

Para hacerlo, necesitas fuerza interior, decisión y acción.

 

No es fácil, pero todo empieza con una decisión.

 

Con el paso de los años entendí que “rodar” por la vida no significaba estar con muchos hombres, ni que encontrar un “buen cimiento” significaba encontrar el príncipe azul.

Aprendí que encontrar el amor es mucho más que encontrar una pareja.

Lo que importa realmente es vivir y recorrer varios caminos para aprender.

Un buen cimiento no es más que la fortaleza interna impulsada por los valores, experiencias y por las metas y objetivos de vida.

 

A lo largo del camino lo importante es identificar claramente qué es lo que se quiere y qué es lo que se debe desechar.

 

Estando a medio camino te puedo decir:

 

Rueda por la vida tomando lo mejor de ella.

 

Observa lo que los otros viven y aprende de sus errores.

Al hacerlo considera siempre los dos lados de la historia porque en cualquiera de esos lados podrás llegar a estar.

Rueda con saltos y caídas fuertes, pero no te canses de rodar.

Debes vivir conciente y presente. Aprender de tus experiencias y aprender a encontrar el amor por ti misma y por el resto.

Y recuerda que el momento que caes es un buen cimiento no es para dejar de existir, sino para algo mucho más grande: para empezar a construir.

Se tratará siempre de un proceso de evolución permanente.

Al fin y al cabo de que te puede servir encontrar el amor sino estas lista para vivirlo.

 

Buena suerte!

 

¿Te gusto este Blogpost?

Compártelo, danos tu opinión, comenta o escríbeme directamente a marie@historiasparamujeres.com . Me encantaría conocer tu opinión.

Mantente conectada! Al subscribirte recibirás periodicamente más Historias para Mujeres

Esto también te puede interesar

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”