“Las personas son con nosotras, aquello que les permitimos ser.”

Mariela Sánchez

 

Tienes dudas sobre terminar la relación… No te sientes en paz ni feliz y sabes que tus motivos para terminar la relación son válidos. Pero aún así estás paralizada y no tomas ninguna acción. Si sientes algo similar, esta historia es para ti.

¿Has planteado estándares mínimos o definido los aspectos más importantes que tiene que tener tu relación ideal?

 

Si no lo has hecho,

 

¿Cómo mides si tu relación es buena o no?

¿Cuál es una buena razón para terminar la relación?

 

Sabemos que no existe una receta exacta para una buena relación porque cada una de nosotras es única y como tal, vemos la perfección de distinta forma.

Sin embargo,

 

hay elementos básicos que caracterizan una relación positiva y hoy les hablo de uno de ellos:

 

El compromiso durante la enfermedad.

 

Los votos nupciales nos dicen “… en la salud y en la enfermedad…” pero no necesitas estar casada para saber que una buena pareja cuida de ti cuando estas enferma.

 

Si no lo hace, es porque NO estás viviendo una relación positiva.

 

Tan simple y sencillo como eso.

No hay justificaciones ni excusas, una buena pareja es con la que se puede contar siempre, en los buenos y en los malos momentos.

No escondas los motivos que tienes para terminar la relación de una vez por todas. Mientras más rápido lo hagas menos tiempo perderás y más fácil será recuperarte.

Y si tienes dudas, lee la historia a continuación.
Quizá se parezca a tu caso y te ayude a tomar la decision de terminar la relación o no.

 

La historia de porqué Ana terminó su relación

 

Hoy comparto con ustedes la historia de Ana, quien nos cuenta sobre la ‘patética’ (como lo describió ella) relación en la que estuvo por cerca de dos años.

Lastimosamente muchas cosas pasaron hasta que ella decidió terminar la relación.

Esto es lo que nos cuenta:

 

Cuando empecé la relación con él lo hice bastante motivada, él me parecía interesante, diferente al resto de hombres que conocía, estaba lleno de energía y yo quería contagiarme de eso.

Al principio compartimos varias actividades juntos, pero al poco tiempo se volvió rutinario.

Ni el plan más alternativo lograba que yo me sintiera motivada a estar en esa relación.

Sin embargo tampoco ocurría nada ‘malo’, yo no encontraba un motivo realmente importante para terminar la relación, a la que bien o mal, le había dedicado esfuerzo y tiempo por casi dos años.”

 

Una emergencia médica lo cambió todo

 

Ellos estaban juntos poco más de un año cuando ella tuvo una emergencia médica.

Un problema de salud bastante complejo que incluyó, en un corto transcurso de 4 días, desde exámenes de sangre y biopsias ,hasta intervenciones médicas e indicaciones de estricto reposo por una semana.

Ana nos contó:

 

Mi departamento era cómodo, pequeño y muy acogedor. Él solía pasar mucho tiempo conmigo en casa y la mayoría de actividades que hacíamos las hacíamos ahí.

Curiosamente, cuando enfermé y más necesité de él, fue cuando él menos tiempo estuvo ahí.

Este debió ser motivo más que suficiente para terminar la relación pero no actué a tiempo.

Él no me ayudó en nada, yo no podía ni moverme y la desesperación me llegó al segundo día cuando tenía mucha hambre y no podía siquiera levantarme y prepararme algo.

Llamé a una amiga muy cercana para que viniera a ayudarme y me sentí llena de vergüenza.

Sabía que tendría que justificar la ausencia y desaparición de mi novio…”

 

Mientras escuchaba a Ana, sentí total empatía hacia ella.

Entiendo exactamente al tipo de vergüenza al que ella se refiere. Aquellas situaciones en las que nos obligamos a justificar las fallas de los otros, ocasiones en las que sentimos vergüenza de la relación en la que estamos o de la pareja que tenemos.

 

Vergüenza sobretodo de nuestra falta de capacidad de exigir más, exigir lo que deseamos tener.

 

Él prefirió irse de viaje

 

Pregunté entonces qué fue lo que imposibilitó que él cuidara de ella. Quizá se trataba de algo circunstancial que le impedía de sobremanera hacer algo al respecto.

Quizá había una razón válida detrás de ello.

 

“Eso es lo peor de todo!!

Él ni siquiera trabajaba así que de haber querido, hubiese estado junto a mí y me hubiese cuidado. Pero esa semana se había hecho amigo de un grupo de extranjeros que estaban de visita y decidió irse de paseos diarios con ellos en lugar de cuidar de mi.

Yo me sentía indignada. Sentí también mucha ira, pero no hice nada, deseaba poder exigir lo que necesitaba de él pero no supe cómo”

 

Esta historia es uno de los muchos ejemplos en los que podemos ver cómo nos desvalorizamos a nosotras mismas al no exigir lo que deseamos y merecemos.

A Ana no le faltaban motivos para exigir lo que ella necesitaba y merecía. Tampoco le faltaban motivos para terminar la relación.

A élla le faltaba seguridad en sí misma y fuerza interior para poder hacerlo.

 

No perdía nada al terminar la relación, de todas formas él no estaba ahí para mí.

Pero aun así, no lo hice.

Ahora veo las cosas con distinta perspectiva, ahora sé que quedarme en esa relación fue una clara demostración de falta de amor propio.”

 

¿Qué le dirías tú a Ana? ¿Qué te dirías a ti misma si es que estuvieras en esa situación?

 

Esto es lo que yo les digo:

 

Primero que todo,

 

si estás en una situación similar no debes sentir vergüenza de pedir ayuda a alguien más.

Todo lo contrario, debes hacerlo.

Tu vida no está, ni debe estar limitada a tu pareja. No tengas miedo de acudir a tus amigas y familia, si lo buscas, siempre encontrarás apoyo.

 

Segundo,

 

piensa bien si quieres mantenerte en una relación con alguien, con quien no puedes contar cuando más lo necesitas.

Yo entiendo si no quieres o si tienes miedo a estar soltera, pero estar en una mala relación no es mejor que eso.

Mientras más tiempo pases en relaciones negativas más perderás de ti misma y menos tiempo tendrás para fortalecer mejores relaciones.

Razona cuánto beneficio te trae esa relación en los momentos más delicados de tu vida y compara con cómo sería tu vida sin esa relación.

Posiblemente sería similar, la mayor diferencia es que no tendrías el sentimiento de decepción y que estarías rodeada de personas que si se interesan y preocupan por ti.

 

Tercero,

 

sé más objetiva y valora tu amor, tu tiempo y tu espacio.

Analiza bien qué es lo que estás perdiendo al quedarte en esa relación y compara con lo que perderías al dejarla. Recuerda que lo importante es no perder más de ti misma ni de tu fuerza interior.

 

No es fácil terminar la relación.

 

Usualmente buscamos lo mejor de las personas y damos más valor a los aspectos positivos, pero si tu pareja no cuida de ti cuando lo necesitas, entonces debes tomar decisiones de cambio.

 

¿Cuál es un buen motivo para terminar la relación?

 

No hay nada de malo en terminar la relación porque sabes que quieres algo mejor.

 

Los motivos para terminar o continuar una relación, dependerán de los valores que tengas y de los estándares que te hayas definido.

Toda relación tiene sus aspectos positivos y negativos, pero si al poner en una balanza sientes vergüenza o sientes que tienes que justificarte para convencerte que debes mantenerte en esa relación: entonces debes reevaluar.

 

Y re-evalúate a ti! no a la relación!

 

La relación es la que es.

Pero tú eres quien quieras ser.

Y si en esa relación tú te ves a ti misma con vergüenza entonces debes tomar la decisión de cambiar tu vida.

 

No busques justificaciones, no busques en los comportamientos de tu pareja las razones para tomar decisiones. Define lo que tú quieres y alcanza lo que buscas.

 

La respuesta estará siempre dentro de ti, solo tú sabes si esa relación es la que quieres. Y si no lo es, entonces es hora de hacer cambios.

 

Buena suerte!,

Marie.

 

¿Has vivido una ruptura amorosa y deseas superarla?

Aquí tienes la herramienta que ha sido utilizada por cientos de mujeres en todo el mundo.

Supera la ruptura amorosa y escribe el siguiente capítulo de tu vida aquí

Programa Siguiente Capitulo

Dame tu opinión

A continuación deja tu comentario y cuéntame qué opinas de este artículo.

¿Qué harías tú en una situación como la de Ana?

¿Qué límites recomiendas a las mujeres establecer?

Esto también te puede interesar

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”