Hola, hoy tengo el gusto de compartir contigo un articulo de una autora invitada.

Angie nos recomienda 5 actividades con las que podrás cuidar mejor de ti y un ejercicio para perdonar las faltas que comentes hacia tu cuerpo.

Y es que amar a tu cuerpo es parte importante de lo que debes hacer para mantener una buena autoestima.

Recuerda lo importante que es amarte, cuidarte y respetarte. Empieza a hacer actividades que sean positivas para ti e incluye en tu rutina todo lo que te ayude a ser la mujer que tu quieres ser.

Espero que disfrutes de este artículo

Hasta pronto

Marie


Ama tu cuerpo

Cuando estamos muy ocupadas viviendo nuestras vidas, cuidando de nuestras familias o desarrollando alguna habilidad en específico, puede ser que olvidemos cuidar de nuestro cuerpo.

A mí me ha pasado, a veces estoy tan metida en el cuidado de mis hijas y en mi desarrollo espiritual que me olvido de prestarle un poco de atención a mi cuerpo.

En los últimos años me he dado cuenta que:
quererse a una misma se trata de prestarle atención a todas y cada una de nuestras partes: mente, cuerpo y alma.

El hecho de que no prestemos atención a nuestro cuerpo, o no le demos el cuidado necesario, puede afectarnos profundamente.

Desde afectar a nuestra autoestima, hasta llevarnos a un estado de depresión.

Es por esto que quisiera compartir contigo la importancia de prestarle atención a tu cuerpo y cuidarlo como se merece.

Y claro, decirte algunas cosas que podemos empezar a hacer para cambiar esta situación.

«Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir.»

Jim Rohn

 

Mejora la relación con tu cuerpo y dedícale más tiempo

Algunas cosas básicas para cuidarnos, pero que de vez en cuando se nos olvidan.

  1. Haz ejercicio

Sí, este es un consejo muy básico, pero te aseguro que el hacer ejercicio te ayudará a sentirte mejor con tu cuerpo.

Y no sólo eso, sino que también te ayudará a sentirte mejor mentalmente. El ejercicio te ayuda a reducir el estrés, te ayuda a generar endorfinas lo cual te hará sentirte mejor y sentirte más feliz.

La verdad es que hay infinidad de razones por las cuáles empezar a ejercitarte.

Si no te gusta el ejercicio de alto impacto, puedes buscar otra que te guste más. La verdad es que hay para todas.

Yo en lo personal, recomiendo enormemente el practicar Yoga. Desde que lo hago he sentido un gran cambio en la relación con mi cuerpo.

No importa tu peso, no importa cómo te sientas actualmente, el hecho de que empieces a hacer yoga te ayudará en todos los aspectos. Pero el punto aquí es que busques un ejercicio que te a haga sentir bien contigo misma, puede ser únicamente caminar, y eso es más que suficiente.

  1. Aliméntate bien y saludablemente

La alimentación es realmente importante y últimamente lo es aún más.

Debido al alto consumo de alimentos procesados ha incrementado el índice de obesidad, así como otras enfermedades relacionadas con la mala alimentación.

Simplemente, con el hecho de elegir alimentos naturales y menos procesados, te ayudará a sentirte mejor, y ¿por qué no? Hasta bajar un poco de peso.

El secreto es leer las etiquetas.

Y si encuentras algo que no sepas que es o no puedas pronunciar, mejor no lo compres y no lo consumas. Elige frutas, verduras, granos. Cuida tu cuerpo alimentándolo con lo que necesita y de la mejor forma.

  1. Duerme bien

Ay dormir. A veces me hace tanta falta! Especialmente con niños pequeños en casa.

Muchas veces me encuentro tratando de elegir entre dormir, trabajar, estudiar o limpiar la casa. Y muchas de ellas, simplemente tengo que ser menos estricta conmigo misma y recordarme que el dormir es una parte esencial para sentirme bien y para poder hacer todo lo demás que tengo planeado.

Date permiso de dormir lo que tu cuerpo te pide, si te sientes cansada, duerme una siesta.

Olvida el celular por las noches y duérmete temprano.

Aprovecha lo más que puedas para descansar a tu cuerpo y a tu mente, te aseguro que entre más descansada te encuentres, mejor será tu rendimiento y podrás aprovechar más tus días.

Así que no sólo te sentirás mejor, sino que además serás capaz de hacer más cosas o hacer lo que tienes que hacer de la mejor forma.

  1. Relájate

Ya sé que sentimos que la vida se nos va y queremos hacer todo al mismo tiempo, al menos así soy yo. Me gustaría hacer muchas cosas y continúo haciéndolas hasta quedar exhausta.

Pero es importante que te des un tiempo para relajarte, para tomar un respiro y recargar energías.

A veces pensamos que no hay tiempo para el descanso, pero créeme es mejor tomarse un segundo para cuidarnos, que después vivir las consecuencias del estrés y del cansancio.

En primer lugar, ni siquiera nos estamos dando el tiempo para apreciar nuestra vida, para disfrutar lo que estamos haciendo. Y en segundo lugar, como te lo comenté anteriormente, las consecuencias físicas van desde enfermedades, estrés o depresión.

Así que la próxima vez que te encuentres yendo por la vida corriendo, estresada y sin tener tiempo, detente y date un respiro.

Lee un libro, ve al cine, escucha música, métete a la tina y disfruta este tiempo contigo misma.

  1. Escucha a tu cuerpo

No olvides que el cuerpo tiene formas de decirte qué es lo que necesita o lo qué no estás haciendo muy bien que digamos.

Si sientes dolor, si te sientes cansada, o no te sientes bien, es mejor que te tomes el tiempo de descansar, de ponerle atención a tu cuerpo y pausar un poco tus actividades.

Entre más atención le pongas atención, serás capaz de otorgarte lo que verdaderamente necesitas, sin que llegues a un punto de cansancio o de enfermedad.

 

Ama tu cuerpo – Ritual de amor hacía tu cuerpo y hacía ti misma

Ama- tu-cuerpoAhora date un espacio para realizar el siguiente ejercicio donde pediremos perdón por lo que le hemos hecho a nuestro cuerpo, y de las formas en que lo hemos maltratado.

Así como empezar a apreciarlo más. Pues si te das cuenta, nuestro cuerpo realiza todo lo que le pedimos hacer y más.

Aun cuando no le otorgamos el cuidado necesario, él sigue aguantando y nos ayuda a lograr lo que nos proponemos.

Este día date un tiempo para cuidarte a ti misma, realiza alguna actividad que te haga sentir bien.

Toma un baño caliente, métete a la tina o toma una siesta.

Consiéntete y otórgate la oportunidad de sentir amor por ti misma.

Comienza por encontrar un lugar cómodo, donde no vayas a ser interrumpida por al menos 10 minutos. Si quieres puedes encender unas velas. Y asegúrate de tener una pluma y papel a la mano.

Respira profundamente y relájate.

Realiza una lista con las cosas que pienses no son buenas para tu cuerpo, o donde no lo hayas cuidado.

  • Puede ser donde hayas abusado de tu energía y de tu cuerpo, ignorado tus necesidades, sobrepasado tus límites o simplemente donde lo hayas criticado o tratado mal.
  • Sé consciente de las etiquetas que le pones a tu cuerpo y lo mal que te hablas a ti misma. Por ejemplo, cuando te dices: soy gorda, soy flaca, soy muy alta, soy muy chaparra, etcétera, etcétera.

Respira lenta y profundamente.

 

Pide perdón a tu cuerpo

En este momento pídele perdón a tu cuerpo.

Pido perdón por haberme odiado, por pensar que estoy muy gorda o flaca, muy chaparra o muy alta. Perdón por comer demasiado cuando ya no tenía hambre. etc.

Como siguiente paso, reflexiona y haz una lista con todas las cosas que tu cuerpo hace por ti. Deja que tu mente te traiga todas las imágenes necesarias.

Tal vez tu cuerpo te ha ayudado a:

  • Seguir trabajando aún cuando ya estabas cansada
  • Algún moretón o golpe que ha sanado recientemente
  • Permitirte hacer ejercicio
  • Experimentar sensaciones
  • Dar a luz
  • O simplemente recuerda un día de tu día y todo lo que hiciste durante él.

Al final de esta lista, agradece a tu cuerpo:

Te doy gracias por permitirme hacer todas estas cosas grandiosas.

Asegúrate que al final de este ejercicio seas amable contigo misma y te perdones por no cuidar a tu cuerpo como se debe.

Puedes repetir la siguiente frase, y sentir cómo la compasión por ti misma te invade.

Deja fluir todos los sentimientos.

Me perdono por las formas que he tratado a mi cuerpo, por descuidarlo y por criticarlo. En este momento estoy aprendiendo a cuidarlo, a amarlo y a respetarlo, y me comprometo a hacerlo de la mejor forma posible.

Te invito a que continúes a desarrollar este amor y respeto por tu cuerpo. Una buena forma de hacer esto es cada mañana darte un momento para respirar profundamente y agradecer por él.

Te dejo esta afirmación para comenzar bien tu día:

El día de hoy agradezco y respeto a mi cuerpo, me comprometo a no criticarlo.

Espero que te haya gustado este post y no olvides compartir tu experiencia con el ritual o si tienes alguna otra forma para mejorar la relación con tu cuerpo háznosla saber.


Angie Ramos

Creadora del sitio Hábitos Exitosos y Coach de vida. 

«Me encanta compartir lo que leo y aprendo en mis cursos de Life Coaching y los libros de desarrollo personal que leo.
Estoy comprometida a ayudar a la gente a descubrir y desarrollar su potencial.»