Una experiencia positiva al cambiar tu vida por amor

Estar enamorada es sin duda alguna uno de los sentimientos más hermosos que hay.

 

Verdad?

 

Sentirse amada te llena de felicidad infinita y te hace sonreír automáticamente.

 

A veces el amor es lo más grande que tenemos y nos hace hacer cosas que en otras circunstancias no lo hubiésemos creído imposible.

 

Constantemente digo que empezar un nuevo proyecto es siempre positivo.

Creo también que no se debe tener miedo a empezar de cero porque siempre podremos salir adelante.

En mi caso jamás imaginé que llegaría el día en el que cambiaría todo en mi vida por amor.

 

Durante mucho tiempo no me creí capaz de poner el amor en primer lugar.

 

Jamás pensé que pondría en pausa aquello que significaba mi vida para conocer el amor mucho menos imagine que cambiaría todo por ello.

 

Hoy es ya más de un año que mi vida cambió por amor y me alegro de ver que cada una de las decisiones que tomé tuvo sentido.

 

Para mí, cambiar mi vida en función de una relación era inimaginable y fue el desafío más grande.

 

Un cambio tan grande que, ni el vivir en un nuevo país,

ni aprender un nuevo idioma,

ni hacer nuevos amigos, ni siquiera el encontrar un nuevo trabajo,

 

nada significaba un cambio tan grande como el construir mi vida junto a alguien.

 

Sin embargo,

 

para suerte mía, todo esto significó una experiencia positiva.

Yo había estado en varias relaciones antes, muchas de ellas largas y buenas. Sin embargo por ninguna de ellas estuve dispuesta a cambiar mi vida.

 

Por el contrario,

 

siempre dirigí mi vida pensando únicamente en mí.

 

Estaba dispuesta a cambiar de trabajo, ciudad y amigos aunque la relación fuera sacrificada.

En mi vida la balanza de importancia estuvo siempre a favor de otras cosas diferentes a mi pareja.

 

¿Qué fue lo que hizo que hace más de un año tomase la decisión de cambiar mi vida por amor?

 

No tengo una respuesta exacta,

solo sé que ocurrió de una forma natural. Vi mi vida dentro de esa relación y vi un futuro cuya idea me hacía sonreír.

 

Vi que esa relación me motivaba a ser lo mejor que tenía dentro de mí.

 

Simplemente lo sentí correcto.

 

Había dedicado esfuerzo y trabajo para formarme académicamente, había trabajado siempre y me había dedicado de entero a mis labores, era momento de darme la misma oportunidad con el amor.

 

Comparando mi vida amorosa

 

Hace seis meses  tuve una reunión con unos amigos a los que justamente no veía desde hace poco más de un año.

Nos pusimos al día y hablamos de las relaciones amorosas que tuvo cada uno durante este año. Inevitablemente comparé mi vida amorosa con la de ellos.

 

Como resultado:

 

sé que cambiar mi vida por amor fue positivo porque hoy, cuando miro lo que pudo ser mi vida, únicamente pienso que no cambiaría la decisión que tome por nada de este mundo.

 

Quisiera decirles, y decirme a mí misma, que el vivir en una relación por la que vale la pena cambiar la vida, será una relación de tanto amor que durará por siempre.

 

Pero lastimosamente yo no puedo asegurar eso, al menos no por ahora.

 

Lo que les puedo asegurar es que;

 

sólo tras realizar este cambio pude conocerme a mí misma como pareja.

Descubrí cosas que no me gustaron de mí, y descubrí también cuán grande puede ser mi corazón y cuán bien se siente tener alguien que te motiva a amar.

 

Siempre he dicho que

 

[clickToTweet tweet=»el miedo es poderoso, pero el miedo no es nada comparado con el poder que tiene el amor.» quote=»el miedo es poderoso, pero el miedo no es nada comparado con el poder que tiene el amor.»]

Así como el amor por ti misma te engrandece, te hace tomar mejores decisiones y te hace ser una mejor persona.

 

El amor recíproco te llena de fuerzas, es un motor tan fuerte que no solo te mueve a ti, sino a todo lo que te rodea.

 

Qué fue indispensable para que esta decisión sea una experiencia positiva

 

  1. Querer hacerlo

 

Parecería obvio, sin embargo debes querer hacerlo sin tener ni una sola negación preconcebida.

Puedes llegar a sentir dudas, sin embargo debes tener razones y motivaciones más grandes que mantengan vivas las ganas de querer hacerlo.

 

  1. Disposición para compartir y comprometerse

 

Vas a vivir lo bueno y lo malo de tu pareja, y vas a presentarte entera y genuinamente como eres.

 

Debes estar dispuesta a vivirlo todo, a construir juntos un nuevo mundo y a generar una dinámica de convivencia. Deberás entender los aspectos negativos de tu pareja y valorar más los positivos.

 

  1. Debes estar bien contigo misma

 

Tener paz interior es indispensable para ser y dar lo mejor de ti así como también para apreciar y valorar lo mejor del otro.

Debes estar contenta contigo, con la mujer que eres. Y lo más importante, debes saber qué mujer quieres ser para encaminar tus acciones y decisiones hacia tus metas.

 


Si cambiaste tu vida por amor, y estas segura de la decisión que tomaste, es hora de disfrutarlo más.

 

Aquel amor que te motivó y te dio tantas fuerzas para cambiarlo todo merece que le des tantas energías como las que necesite para seguir encendido.

 

No se trata de forzarlo sino de disfrutarlo, mientras más lo disfrutes más te sentirás motivada y más fácil les será a ambos construir una vida juntos.

No hay una receta y no hay seguro en esta transacción.

Pero sin duda obtendrás experiencia. Toma las fuerzas que te da ese motor llamado amor y haz de ese cambio el más poderoso.

 

Haz una evaluación de tu vida y verás que el amor es capaz de ser un motor de cambio. Ayer el motor fue el amor por ti misma, hoy es el amor por tu pareja, quien sabe y mañana será el amor por tu familia.

 

¿Te gusto este Blogpost?

Compártelo y cuéntanos tu experiencia! Danos tu opinión, comenta o escríbeme directamente a marie@historiasparamujeres.com . Me encantaría conocer tu opinión.

Mantente conectada! Al subscribirte recibirás periodicamente más Historias para Mujeres.
[mc4wp_form id=»104″]