Hoy quisiera iniciar este articulo hablándote acerca del amor, de la diferencia que tiene a la dependencia y de cómo muchas de las ocasiones tendemos a confundirlas.

Cuando experimentamos el amor se siente increíble.

Amar te transforma, purifica y  libera .

Decimos AMO… ¡Qué lindo!.

No hace falta describirlo para saber lo que estamos sintiendo, vibramos en sintonía de él sin necesidad de explicarlo.

A diferencia del amor, la dependencia y la necesidad no se sienten agradables…

duele en el estómago, se siente un hueco en el pecho.

Todo el tiempo estas angustiada, ansiosa, nerviosa y hasta con miedo.

Al tener dependencia el solo pensar en tu “Ser amado” te genera incomodidad, disgusto y mucha insatisfacción.

Y ahora te preguntaras del porqué si sientes todo eso no te liberas de una vez por todas, porqué sigues aferrada y necesitada a sentirte así.

No es la persona, eres tú misma intentando que otra persona sea tal y como tú quieres que sea.

Y estamos tan visiblemente expuestas y vulnerables que la otra persona siente nuestra necesidad y se aprovecha de ella.

No hay nada más triste que convertirse en el objeto de satisfacción de una persona narcisista.

Sabemos que no está bien y por supuesto que entendemos que no lo merecemos.

Pero no basta con saber o entender, como en todo, hay que decidir que hacer respecto a nuestro sentir y empezar a actuar para eliminar de una vez por todas a ese ser que nos está robando la luz.

 

 

¿De dónde viene el termino narcisista ?

 

La mitología Griega nos habla de un joven de una apariencia bella y muy atractiva, cualquiera fuese hombre o mujer que lo viera, quedaba de inmediato enamorado(a) de él y Narciso les rechazaba.

Una de las desafortunadas que no podían tener el amor de Narciso era la ninfa ECO  a quien Narciso fríamente rechazo y en castigo por ese desprecio, Némesis diosa de la justicia, hizo que se enamorara de su propio reflejo en una fuente.

Tal fue su enamoramiento y contemplación absorta de su reflejo que terminó arrojándose al agua.

De ahí viene la palabra narcisista, describiendo a alguien que tiene un sentido excesivo de su propia importancia, sintiendo así una necesidad profunda de atención y admiración de los demás.

Creyendo que nadie es merecedor de su amor ni su cariño, siendo así, nada empático con los demás.

Pese a todo esto existe una autoestima frágil que es afectada con la crítica más insignificante.

 

 

 ¿El modus operandi de un narcisista?

 

En una cuestión general es posible que una persona con este trastorno de la personalidad se sienta infeliz, insatisfecho y muy decepcionado si no recibe los tratos especiales que pide.

Y por supuesto, espera todo de alguien más, porque por supuesto cree merecerlo.

Esto impide que los narcisistas se sientan satisfechos con sus relaciones y hace que las personas no disfruten de su compañía.

Las personas a las que atrae un narcisista son las que tienden a ser empáticos.

Bien dicen que los polos opuestos se atraen…

La virtud del empático se convierte en un blanco perfecto para  aquel que narcisista que empieza a  manipularlo en un inicio resaltando sus cualidades, valores y encantos de una manera exagerada

Sin embargo con el paso del tiempo, poco a poco, todo se va desvaneciendo y empiezan reaccionar con ira o rabia si el empático no cumple con sus deseos.

Cuando la persona empática quiere y reclama el amor al narcisista este solo responde a sus propios deseos sintiendo poco o nulo interés por lo que el otro sienta.

Y es aquí cuando la compasión del empático trata de sanar al narcisista intentando suplir cualquier carencia que tenga de alguna u otra manera.

Entre más malos tratos reciba,  intentará cosas nuevas y mejores enganchándose así con la relación.

Si por algún momento trata de  hacer ver que sus necesidades también son importantes será tachado como egoísta y cada vez la relación será mucho más complicada.

 

 

¿Cómo terminar una relación amorosa con un narcisista?

Para nadie es fácil reconocer o aceptar que se está en una relación  con una persona narcisista.

Pese a que tengamos muchas señales que lo demuestren.

Sin embargo esto es posible y soltar esas cadenas que te liberen de un amor que no es amor sino dependencia es posible.

A continuación te comparto algunos aspectos importantes para terminar una relación con un narcisista.

 

Paso # 01

El primer paso para poder lograrlo es comprender que cada una es responsable de su bienestar emocional  y crecimiento personal. No estamos obligadas, ni tenemos el derecho de «salvar a alguien».

Si estas tratando constantemente de hacer el trabajo que corresponde al otro o esperar que alguien actúe en la relación como lo hacemos nosotros es mala señal.

No tienes el poder, ni tampoco el deber de cambiar a alguien.

Cada uno con sus propias herramientas natas o adquiridas con la experiencia  debe de trabajar en mejorar y ser su mejor versión día con día.

Así que deja el papel de ‘rescatista’ que a la única persona a la que debes de liberar es a ti misma, a nadie más.

 

Paso # 02

Aprende a poner límites.

Para cualquier tipo de relación el saber decir no es sumamente importante. Si eres empática tiendes a tener mayor dificultad para hacerlo y aceptas que todo mundo puede formar parte de tu vida, incluso si te están dañando.

Los que en realidad tienen el privilegio de estar a tu lado son los que te ayudan a crecer, aquellos que son tus aliados para vencer los obstáculos que aparecen en el camino y a romper las barreras que inclusive tu misma te has construido.

No digo que la empatía sea mala, sin embargo esta gran virtud debe de compartirla con personas afines a tus deseos y que compartan tu misma visión.

Con quienes no, es mejor dejar que ellas mismas reaccionen y despierten en su momento.

Recuerda que cada uno tiene su búsqueda espiritual para llegar a la iluminación y sobre todo va a su ritmo.

No vayas por ahí queriendo abrir los ojos a quien todavía desea estar dormido. Trabaja tú en tu propia búsqueda.

 

Paso # 03

Comprende la diferencia entre el amor y el apego o la necesidad.

Cuando uno ama de verdad y sabe que aunque de todo a otro ser y esto no es suficiente para ser correspondida, te retiras triunfante deseando que encuentre en su camino aquello que él o ella de verdad esté buscado.

El universo nos concede nuestros anhelos cuando estamos listos para recibirlos.

No es que carezcas de algo cuando no eres correspondida, más bien es que la otra persona no está preparada para sentir que alguien lo ama y eso no depende de ti.

En la vertiente opuesta al amor, la necesidad te hace sentir menos e indigna y créeme cuando te digo que tú eres merecedora de aquello que sueñas.

En ti no hay error o falla, simplemente ese no es tu lugar y talvez nunca lo sea.

Te conviene dejar ir, no por egoísmo, sino por amor y respeto a ti.

 

Paso # 04

Comienza a trabajar en ti.

No dejes para después el convertirte en aquello que siempre has soñado para tu vida, las riendas las tienes tú.

Inscríbete a ese curso que siempre has querido tomar.

Si te gusta la pintura, la música, o lo que sea, aprende un poco más de ello.

Emprende o ve por aquello que tanto te apasiona, y si no tienes algún pasatiempo es el momento que busques uno.

Conoce gente nueva, con eso no te estoy aconsejando que busques una relación amorosa, simplemente que veas que hay un mundo enorme afuera lleno de personas maravillosas y un sinfín de oportunidades.

Salte de esa área de confort y emprende una búsqueda de nuevas experiencias y alternativas, solo tenemos una vida y depende de cada una de nosotras aprovecharla al máximo.

El amor empieza por ti.

Cuando te respetas y amas a ti misma no permitirás que alguien te haga sentir que no vales o que no mereces algo. Para amarnos es necesario conocernos con todo el paquete de virtudes, anhelos y áreas de oportunidad.

Si sabes lo que en realidad quieres nunca aceptaras menos…

 

Paso # 05

Replantéate lo que en realidad quieres en tu vida.

Sabes por demás que en una relación con una persona narcisista las cosas nunca serán como tú las has soñado, estás tan solo aferrada a la idea que tienes de esa relación y no a lo que es en realidad.

Puedes también llegar a creer que con el tiempo esta persona se dará cuenta de lo maravillosa que eres y te valorará tanto y como tú lo mereces.

Puede que esto pase y si así es, después de todo el daño emocional en el que incluyen falta de respeto, humillaciones y a veces hasta infidelidades,

¿Crees tú que podrás vivir con el fantasma del recuerdo?

O peor aún con el miedo o la incertidumbre de que todo sea solo un espejismo y vuelva a ser como antes.

Estas a tiempo de saber y de elegir qué es lo que quieres para ti.

Date la oportunidad de vivir diferente.

 

¿Qué esperar tras terminar la relación con un narcisista?

Si ya has tomado la decisión de liberarte y de salir de esa relación que consume tu tiempo, ganas y energía, y te has propuesto ser la directora de orquesta que lleve el ritmo de tu vida, vas a enfrentar cambios significativos y no solo en ti, si no también en esa persona de la que te estás alejando.

Un narcisista aborrece sentirse abandonado.

En todo caso es él quien se aleja no a quien dejan y por ello empleará toda clase de técnica para que su objeto de adulación regrese a su lado.

Presta atención a las siguientes situaciones que puedes llegar a enfrentar tras terminar con un narcisista.

 

Situación # 01

Empleará toda clase de artimañas para hacerse ver necesitado.

Se apoyará en  todas esas situaciones que le disgustan o causan malestar en su vida.

Te contará lo mal que la pasa, pero OJO, no sin ti porque eso lo hace ver como necesitado y vulnerable.

Más bien te mostrará lo mucho que le disgusta hacer tal o cual cosa. Un mal jefe en el trabajo, malos compañeros, malos amigos todo para hacerse ver como incomprendido.

 

Situación # 02

Pese a que él es la persona que daña la relación te hará sentir culpable y egoísta.

Sí, a ti te adjudicará toda la responsabilidad de que las cosas no funcionaran.

Frases como;

– Soy así por tu culpa,

-Tú sacas lo peor de mí y no yo no soy así

-Si no fueras tan exigente seguiríamos juntos

-Eres una mala persona

-Eres muy egoísta solo piensas en ti y yo no te importo

-Ya no me pones atención porque no soy tan importante como tus nuevos amigos…

Y la lista puede y puede seguir.

Cada frase está dirigida a tu supuesta falta de empatía. En ninguna expresa amor por ti, si no la falta de tu amor y atención hacia él.

 

Situación # 03

Se alejará por un tiempo y volverá con una lista de cualidades que mágicamente descubrió en ti.

Te dirá lo mucho que se arrepiente de haberte dejado ir e intentará acercarse a ti pretendiendo ser un muy buen amigo, FALSO.

Está jugando de nuevo el juego con el que empezó a conquistarte quedándose ahí cerca esperando algún momento de vulnerabilidad tuya para volver a envolverte.

No caigas, no le creas.

Alguien que sabe cuánto vales, aunque sepa que no es la mejor persona, lucha para convertirse en el indicado para ti y no espera a que tú le des todo como prueba para saber si eres merecedora de su amor o hasta darse cuenta de que te perdió.

Aléjate y corta todo contacto de manera definitiva con ese narcisista.

Y si no puedes, recuerda que esto solo es una jugada más que si le sale bien y terminas cediendo a sus deseos, todo ese avance que llevas se perderá.

 

 

Conclusión

Cuando nos enamoramos y estamos en la maravillosa etapa del enamoramiento, vemos solo lo bueno de la otra persona, al final de cuentas esa etapa se tiene que vivir.

Con el paso del tiempo vas descubriendo nuevas formas de amar, aprendiendo así a no solo aceptar lo bueno de nuestro ser amado, sino también aquello que no son precisamente virtudes, y lo mismo de nuestra pareja a nosotros.

Si experimentas un amor verdadero, al avanzar en cada una de las etapas de la relación ninguno se ve forzado a hacer o ser de una manera determinada. Quien te ame te aceptará con aquello que hasta tú te reprochas y a pesar de conocerlo te seguirá amando en esencia.

Como ves, en ningún caso cuando de amor se trata, habla de cambiar, minimizar o manipular al otro, esto ya es crear expectativas falsas y espejismo de relaciones perfectas.

No es fácil comprender todo esto.

Pero no es imposible poder salir de una relación dañina y pese a todo, esta experiencia tendrá también su aprendizaje en ti.

Cuando vuelvas a encontrar a una persona en tu camino podrás reconocer perfectamente la diferencia y créeme cuando te digo que lo harás.

Con amor y en Amor…

Elena Mendoza