Para conocer tu ego primero que todo quiero que tengas súper clara la definición de la palabra EGO ya que en el vocabulario coloquial puede designar el exceso de valoración que alguien tiene de sí mismo y esto podría confundirte a lo largo de este artículo.

Ego, del latín, significa “yo”.

En psicología, es el falso concepto de identidad.

Es la parte de tu mente que se identifica con rasgos, creencias y hábitos que no has elegido conscientemente.

El ego es este ‘yo’ ilusorio, esta personalidad, este mecanismo de defensa, este instinto de supervivencia, esta máscara, esta coraza con la que te ves a ti mismo y lo identificas cómo tú identidad.

Tu ego es una parte inconsciente de tu mente.

 

¿De dónde viene el ego?

 

En la infancia nuestro mayor deseo es recibir amor, lo necesitamos para sobrevivir y nuestro deseo más grande es recibir ese amor de las personas que nos cuidan (padres, abuelos, tíos, etc.).

La forma en que las personas que nos rodean se sienten acerca de sí mismas se convierte en lo que nosotros sentimos acerca de nosotros mismos.

Para asegurar el amor y la aceptación del entorno el EGO, que es nuestro protector, crea definiciones de quién debemos ser en base a las respuestas que percibimos externamente.

Así empezamos a construir una falsa identidad que es nuestro yo condicionado (EL EGO).

A través de nuestras familias, la comunidad que nos rodea y los sistemas establecidos, se nos dice quiénes somos «nosotros».

 

El ego es el “yo” construido

 

Para conocer el ego debes comprender que cada uno de nosotros tiene dos partes de sí mismo.

El yo condicionado (el ego) y el yo auténtico (nuestra conciencia, nuestra sabiduría interna).

El yo condicionado es el “yo” que aprendió patrones, comportamientos y creencias.

Mostramos partes de nosotros mismos que creemos que son «buenas» y reprimimos otras partes de nosotros mismos que creemos que son «malas».

Entonces, el ego trabaja horas extras para defender esta versión de nosotros mismos.

Y, para gestionar las percepciones de todos en nuestras vidas, incluso hasta de personas extrañas.

Cuando no estamos conscientes de la existencia del EGO, este dirige casi por completo nuestra vida, a ese estado se le llama vivir inconsciente y es como si viviéramos nuestra vida dormidos.

 

 

Despertar espiritualmente es conocer tu ego

 

Te explico lo que es el “despertar” a partir de mi experiencia.

Tomar conciencia de mi EGO fue uno de los acontecimientos que más cambios ha traído a mi vida.

Cuando estaba completamente identificada con mi EGO, yo creía que era mis pensamientos.

Creía en estas historias sobre quién era yo.

Y, en un estado inconsciente, proyectaba estas historias y creencias en otras personas todos los días.

El «despertar» es un proceso doloroso porque literalmente te estás despertando de la ilusión de ti mismo.

Empiezas a comprender cuán lejos te has alejado de tu ser auténtico.

Durante este tiempo básicamente todo lo que quería hacer era aislarme.

A este período se le llama la noche oscura del alma, que es una etapa donde me encontraba confundida, preguntándome cuál es el punto de la vida.

A medida que aumenta nuestro nivel de conciencia, podemos pensar nuestros propios pensamientos.

Podemos ver objetivamente las historias del EGO sin identificarnos con ellas.

El EGO sólo nos mantiene enganchadas cuando no cuestionamos si esas historias son ciertas.

Es por eso que es muy importante que empieces a trabajar en tú EGO.

 

¿En qué consiste trabajar EL EGO?

 

El trabajo del EGO consiste en volver a tu verdadera naturaleza.

Hasta ahora, tu vida ha estado funcionando con patrones que no has elegido conscientemente.

Fueron elegidos para ti.

El trabajo del EGO es una nueva oportunidad para elegir.

Como siempre, quiero compartir contigo las herramientas que me han salvado durante este viaje.

La psicóloga Nicole LePera (La Psicóloga Holística) ha creado, en base a su experiencia, una práctica para poder trabajar el EGO.

Es sólo una práctica.

Esto no es algo que tiene un «truco» o algo que viene rápidamente.

El trabajo del EGO es un cambio de conciencia.

La conciencia solo cambia a través de la repetición.

Habrá mucha resistencia porque lo que más teme tu EGO es al cambio.

Te recomiendo que seas muy paciente y que permitas que la resistencia surja sin juicio.

La resistencia es crecimiento.

Al hacer este trabajo, le das un descanso a tu EGO y permites que nuevas experiencias entren en tu conciencia.

Si realmente te comprometes a hacerlo, vas a poder ver que puedes decidir cómo te sientes, qué piensas y cómo eliges responder en lugar de que tu EGO decida eso por ti.

 

Como trabajar el Ego

 

Esta información proviene de La psicóloga Nicole Lepera (Psicóloga Holística).

 

Paso 1: Permite que tu ego se presente

 

Hasta este punto de tu vida, no eres consciente de tu ego.

Cuando estás inconsciente (el 95% del tiempo) tu EGO dirige todo el show.

No ha sido percibido durante la mayor parte de tu vida adulta, por lo que está muy fortalecido.

Solo a través de la observación puedes suavizar tu EGO.

Un EGO ablandado trae un estado de paz interior.

Al EGO no le gusta que lo observen, por eso este paso es muy incómodo.

Superar esta molestia requiere trabajo, así que se paciente.

Puedes hacer este ejercicio a primera hora cuando te despiertes o antes de acostarte, te llevará menos de un minuto.

  1. Encuentra un lugar tranquilo sin distracciones donde te sientas más cómoda.
  2. Cierra los ojos y respira hondo.
  3. Repite esta afirmación: «Estoy segura y elijo una nueva forma de experimentarme a mí misma como separada de mi ego».

Aquí estamos preparando el cerebro para relajarse en este trabajo.

Puede ser muy incómodo verse de esta nueva manera. Puedes sentir sensaciones en su cuerpo o pensamientos acelerados que te dicen que no practiques el ejercicio.

Todo esto es totalmente normal, es la resistencia del EGO basada en el miedo.

Ver tu EGO es el primer paso para quitarle el poder y el control de la toma de decisiones.

 

Paso 2: Ten un encuentro amistoso

 

Este paso se trata de tomar conciencia de lo que dices después de la palabra «yo».

Este es tu EGO hablando.

Has estado repitiendo esto durante muchos años, por lo que observar lo que realmente hablas sobre ti será sorprendente.

La forma más amigable de conocer tu EGO es cuando no se activa.

Establece la intención de presenciar tu EGO con una conversación que tengas hoy.

Observa todo lo que dices después de la palabra «yo».

Aquí hay indicaciones: Anótalas una vez al día.

No hay una forma correcta o incorrecta de hacer esto. Escribe las respuestas de corrido, sin editar ni analizar.

  1. ¿Con qué frecuencia hablo de mí?
  2. ¿Cuál era un adjetivo que solía describirme?
  3. ¿Algo en esta conversación trajo alguna reacción emocional incómoda? Describirlo.

¡Felicidades! Acabas de presenciar tu ego.

La práctica es clave con esta nueva habilidad.

La repetición preparará nuevas vías en el cerebro y permitirá que la observación sea más fácil con el tiempo.

 

Paso 3: Nombra a tu EGO

 

Cuando nombramos a nuestro EGO, damos un paso poderoso para ver el ego como algo separado de nosotros.

Elige cualquier nombre que te llegue de forma intuitiva. ¡Ahora, nombra a tu EGO!

Ejemplo:
Mi ego se llama Jessica.
Veo a Jessica ir y venir.
A veces no veo a Jessica durante unas horas y luego aparece imprudente, por el abandono.
Ciertas cosas hacen que Jessica sea más delicada y eso está bien.

Al nombrar tu EGO, te has separado de él.

Ahora verás que el EGO va y viene.

Te sorprenderá con qué frecuencia llega y qué tan rápido se va.

Esta es una etapa de observación.

Practica esta etapa durante al menos dos semanas.

Es posible que tengas avances importantes durante esta etapa.

Con el tiempo no sólo serás consciente de tu EGO, también sabrás en qué situaciones esperas que se active.

Esta conciencia expandida te permite ver más allá del EGO y podrás elegir una respuesta más alineada con tu ser auténtico.

 

Paso 4: Conoce al EGO Activado

 

No comiences este paso hasta que hayas completado el paso dos durante al menos dos semanas.

¿Qué es un disparador?

Es un desencadenante, una respuesta emocional no igual al evento.

Por ejemplo: Tu hermana dice:
«Te ves cansada» en una reunión familiar.

Respondes sarcásticamente:
“Por supuesto que me veo cansada, he estado trabajando 60 horas a la semana y criando un hijo.
Debe ser agradable tener toneladas de tiempo libre.
No te preocupes, la próxima vez saldré tan arreglada como una modelo de revista”.

  1. Lo que tu hermana dijo objetivamente fue: «Te ves cansada».
  2. Lo que tu EGO escuchó fue: “Ella siempre es tan grosera y condescendiente contigo. Es porque ella ha estado celosa de ti toda tu vida. Ahora cree que es la mejor”.

El EGO es un maestro narrador de historias.

Tiene miles y miles de eventos emocionales y experiencias registradas que ni siquiera puedes recordar conscientemente.

Esta historia sirve para protegerte, pero siempre te mantiene atado a tus experiencias pasadas.

Observa la próxima vez que se active. Sabrás que se dispara cuando tienes un latido cardíaco más rápido, tienes ganas de gritar o de apagarte o que tienes la sensación de que puedes «perder algo».

Estas son las indicaciones:

  1. Sentí la emoción de _________ cuando se activó.
  2. Sentí la emoción de _________ cuando ______________________.
  3. El evento de _________ significa ___________________ para mí.

Ejemplo:

  1. Sentí la emoción de ira cuando se activó.
  2. Sentí la emoción de ira cuando mi esposo dejó los platos en el fregadero.
  3. El hecho de dejar los platos en el fregadero significa que no soy digna de consideración.

Analicemos esto. Ahora entiendes que la realidad objetiva era que los platos se dejaban en el fregadero.

Esto causó la emoción de ira debido a la creencia subyacente de que no soy digna de consideración.

Aquí, el EGO sintió una emoción central (indignidad).

Esto fue doloroso, y como nunca aprendiste a procesar la emoción, el EGO vino a proyectarla hacia afuera. T

u ego prefiere arrojar emociones sobre los demás, en lugar de sentir una emoción dolorosa dentro de ti.

 

Paso 5: Apreciar y aceptar el EGO

 

Este paso requiere mucha práctica. Esto no te resultará intuitivo, por lo que tendrás que repetirlo muchas veces antes de que se sienta natural.

Estas son las indicaciones:

  1. Aprecio que mi EGO vino a protegerme de emoción sentida durante el desencadenante.
  2. Está bien para mí experimentar nueva emoción que quieres sentir.
  3. Ya no tengo que unir eventos en mi vida a significados de emoción sentida durante el desencadenante.
  4. Soy afirmar nueva emoción.

 

Así se verá:

  1. Aprecio que mi EGO haya venido a protegerme de la indignidad. 
  2. Está bien para mí experimentar dignidad. 
  3. Ya no tengo que atribuir los acontecimientos de mi vida a significados de indignidad.
  4. Soy digno.

 

Sé que esto es mucha información y que hacer este trabajo puede parecer abrumador.

O puedes pensar que no funcionará o que no eres capaz, o simplemente no quieres hacerlo.

Tú EGO ha sido desafiado, por lo que podrías tener una gran resistencia por venir.

Permítete ver la resistencia.

Este trabajo es difícil.

Comprométete hacerlo, porque mereces ser libre.

 

Con amor.

María José