¿Sientes que eres la culpable de romper la relación?

¿Viviste una ruptura amorosa y la culpa no deja de perturbar tu mente?

¿Terminas y regresas con tu ex repetidas veces?

Descubre cómo superar una ruptura amorosa con el libro Siguiente Capítulo, haz clic aquí>>>

 

Si contestaste que si a una o a todas las preguntas debes leer la historia que comparto contigo el día de hoy.

Esta mujer comparte su historia para que quien la lea, encuentre una inspiración para alejarse de relaciones tóxicas.

Lee con atención y descubre lo importante que es no etiquetarte como la culpable de romper la relación de pareja.

 

 

La tormentosa relación de terminar y volver una y otra vez

 

El día de hoy comparto contigo la historia de Carmelia.

Ella vivió la tormentosa situación de terminar y volver repetidas veces.

Y esta horrible costumbre pudo haberse mantenido por muchos más años. Pero por fortuna Carmelia encontró la forma de poner fin a esa relación y alejarse por siempre de su ex.

A continuación su historia:

 

«Me queda lo positivo de la historia, pero no siempre fue así»

 

«La relación empezó bien y con mucha ilusión.

Era mi primer ‘amor’. Y digo amor entre comillas porque ahora sé que el primero no es el verdadero amor. O por lo menos no lo fué para mí.

 

Y claro, como toda primera vez, yo cometí todos los errores que son posible cometer.

No hice caso a las claras señales de que él no era la pareja que yo deseaba.

Pasé por alto sus mentiras, desde cosas pequeñas hasta en situaciones de peso.

Sentía tristeza al dejarlo y me dejaba convencer de volver a pesar de que sabía que nada cambiaría.

 

Creo que cometí todos esos errores por mi falta de experiencia y por mi inmadurez.

Recién ahora, que traigo a mi mente todo lo que paso, siento que todo tenía que pasar por una razón.

Quizá debía vivir eso para aprender, para crecer o quizá para ser mejor persona.

 

Lo importante es que ahora, después de sentirme la culpable de romper la relación y después de llorar y sufrir por tanto tiempo, ahora puedo ver atrás y valorar todo lo que aprendí de aquella tomentosa relación.»

 

 

Aquella terrible costumbre de terminar y volver

 

«Recién ahora me atrevo a decir que desde el primer día supe que él era mentiroso. La verdad es que dentro de mi sabía que él no era buen hombre para mí.

Pero el problema fue que al principio no le di gran importancia

 

Podrás imaginar que tenía la ilusión de vivir aquel ‘amor’, por lo tanto, sus primeras mentiras me parecieron tontas. Pero con el tiempo las mentiras siguieron creciendo y se convirtieron en situaciones difíciles.

 

Como resultado, al poco tiempo yo dejé de confiar en él y reaccionaba terminando la relación por todo. Hasta podría decir que terminaba la relación todos los días y eso, sin exagerar.

Pero con ello el problema recién empezaba.

 

En realidad nunca nos separábamos por completo.

Era más una gran discusión en la que yo insistía en acabar lo que teníamos y él me rogaba que no me marchara.

Y con rogar me refiero a lo máximo que puedes imaginarte…

Me rogaba hasta convencerme de continuar juntos.

 

Y esta historia se repitió innumerables veces hasta que un día, como un boomerang, se vengó y fue él quien terminó la relación.

 

Si antes de aquel día la relación ya había sido mala, después de ese instante se volvió en una pesadilla.»

 

La culpable de romper la relación

 

«Desde entonces, cuando él rompia la relación lo hacía cargando toda la responsabilidad sobre mí.

Él se aseguraba de dejarme muy en claro que yo era la culpable de romper la relación.

Y no solo eso, también utilizó todos mis errores para castigarme y que yo ‘aprenda la lección’.

 

Aquella tormentosa relación se redujo a lo siguiente:

Él se marchaba dejándome en claro todo lo que yo había hecho mal. Utilizaba mis errores pasados, recriminaciones y distorsionaba la realidad para culparme por todo.

Yo me desvanecía, lloraba todos los días y me avergonzaba de mí misma.

Planeaba y soñaba con una oportunidad más para remediar las cosas.

Me alejaba de todas mis amigas y evitaba hablar con mi familia.

Y así, en ese estado de total vulnerabilidad él regresaba y me daba una nueva oportunidad.

 

Cuando él regresaba yo aceptaba sus recriminaciones y cargaba con toda la culpa. Le creía y me esforzaba para no volver a equivocarme y lograr que la relación funcione.

Yo intentaba con todo mi corazón hacer las cosas bien pero aun así no me sentía feliz.

 

Sin importar lo bien que me comportara, él se aseguraba de convencerme de que yo era la única culpable de que la relación fracasara.

Cuando la verdad es que aquella relación nunca funcionó.»

 

Manipulación y culpa, bases de una relación dependiente

 

«En aquella época entré en la depresión más grande de mi vida.

 

Él terminaba la relacion culpándome de todo.

Luego se marchaba con otras mujeres a quienes amaba después de un día y con eso me demostraba como debían ser las cosas.

Finalmente regresaba para darme una oportunidad de remediar todo lo que yo hacía mal hasta que se volvía a ir a causa de mis supuestos errores.

 

Como puedes imaginarte, yo entré a un estado de tal vulnerabilidad que era sencillo manipularme.

 

Él tenía la capacidad de reclamarme distorsionando la realidad. Y aunque yo intentaba explicarle que las cosas eran diferentes, él insistía en culparme de arruinarlo todo.

Incluso me culpaba de la tristeza que él tenía en su vida. Tristeza que él decía que yo le había provocado desde el principio de la relación.

 

Así era como los errores del pasado, los sentimientos de él, o los frecuentes malentendidos se convirtieron en las herramientas para que yo dejara que él me culpara de todo.

 

Y era tan absurdamente fácil convencerme de ello…

Estaba tan segura de ser la culpable de todo lo malo y, por lo tanto, sentía que estaba en la obligación de remediarlo.

 

Hoy te puedo decir que cargar con la ‘famosa’ culpa es el inicio de las relaciones dependientes. Y para mí, fue el inicio del tormento.»

 

«No era la culpable, pero tampoco soy la víctima»

 

«Hoy, después de muchos años me atrevo a compartir mi historia porque ahora sé que no fui la culpable de romper la relación. Pero tampoco quiero que pienses que era una víctima.

 

Al principio de aquella relación yo también jugué aquel juego de terminar y volver una y otra vez.

Pero siendo completamente honesta, debo decir que en ese momento no me di cuenta del daño que podía estar causando.

Yo no hice nada deseando lastimarlo. Pienso que en mi inmadurez sólo pensaba en mí.

 

Y sí, luego todo cambió y fue él quien me culpaba y manipulaba a su antojo.

Yo me convertí en una mujer vulnerable y permitía que él abusara de mis debilidades.

Pero aun así, ahora sé que tampoco era una víctima.

 

Tenía la verdad frente a mis ojos y era yo quien no quería verla.

 

Él no era un buen hombre y yo lo sabía.

Él mentía por todo, era resentido y vengativo y yo aun así insistí en fantasear con una relación bonita con él.»

 

«Mi recuperación después de esa horrible experiencia»

 

Lamentablemente superar todo aquello me tomó un par de años.

Quisiera haberlo superado más rápido, pero estoy agradecida de que no haya tardado más.

 

Lo que me ayudó fue encontrar mi fuerza interior.

 

Y esto lo logré gracias a:

 

Pero la mejor terapia que encontré fue enfocarme en mí.

Me concentré en hacer planes positivos para mí, busqué nuevas actividades para involucrarme y conocer gente.

En mi caso funcionaron las pasantías para trabajar y estudiar.

Lo importante fue mantenerme ocupada.»

 

«Él quiso regresar y yo decidí alejarme por siempre»

 

«La última vez que estuvimos separados yo aprendí a concentrarme en mí y esa fue mi solución.

Fue como un despertar y por fin pude ver cómo eran las cosas realmente.

 

Por fin dejé de sentir culpa y vi la inestabilidad emocional que él tenía.

 

Él no sabe estar solo y por eso se marchaba con otras mujeres a las que decía amar.

Y luego regresaba para recordarme que yo era la culpable de romper la relación. Y además insistía en que yo jamás lo iba a superar…

 

Pero se equivocó.

 

Yo había recuperado mi fuerza interior y cuando él regresó, yo no lo acepté de regreso.

No le volví a permitir que me acusara ni que me recriminara. Y de todas formas sus palabras dejaron de tener el mismo poder en mí.

 

Pude escoger aprovecharme de la oportunidad y vengarme, pero en lugar de eso decidí alejarme completamente de él.

Lo bloquee de todas las formas posibles, necesitaba que él entendiera que nunca más tendría acceso a mi y así fue.

 

Ahora sé que el poder de decisión siempre estuvo en mí.

Yo estaba segura de que ya no quería estar con él, pero me mantenía atrapada en una relación de costumbre y dependencia.

Fue un camino emocional muy difícil, pero lograrlo es muy gratificante.

 

Sé que tardé varios meses en los que cada día hacía algo más para mí hasta que logré superarlo y alejarlo definitivamente.»

 

El último mensaje de Carmelia para ti

 

Si te sientes identificada con alguna parte de esta historia.

O si estás viviendo una relación tormentosa de cualquier tipo,

quiero que sepas que aquello sí puede acabar.

 

Toma las riendas de tu destino y decide qué es lo que realmente quieres.

Consigue tus sueños por tu propia cuenta!

 

Créeme, abandonar una relación que no es saludable para ti y que no te conviene, te hace una mejor persona.

 

Salir de una tormentosa relación te llena de fortaleza, valor y alegría.

Tú tienes la oportunidad de decidir.

Y no existe mejor sentimiento en el mundo que tomar una decisión concreta para mejorar tu vida.

Así que no permanezcas más tiempo atada a una mala relación y decide por ti misma.

Tú también puedes lograrlo»

 

¿Te gusto esta historia?

 

¿Estás viviendo una situación similar?

¿Fue esta historia una inspiración para ti?

 

 

Deja un comentario con tus preguntas, opiniones o dificultades.

Aquí estaré para contestarte, apoyarte y acompañarte en cualquiera que sea la situación que estás viviendo.

Hasta pronto

Marie

Si estás pasando por una ruptura amorosa te recomiendo leer el libro “Siguiente Capítulo – Cómo superar una ruptura amorosa recuperando tu fuerza interior!”

Haz clic aquí:>>>

Siguiente Capitulo Cover

Al empezar con Siguiente Capítulo, cambiarás la perspectiva de tu vida:

Dejarás de concentrarte en tu ex y te enfocarás en ti. Superarás el dolor y el sentimiento de culpa. Ganarás la seguridad que necesitas hasta sentirte poderosa, llena de vida y capaz de superar tu ruptura amorosa.