Superar una ruptura amorosa no es fácil.

Lo sabemos porque cada una de nosotras tiene por lo menos una historia que contar que así lo demuestra.

Incluso hay muchas historias que nunca llegan a ser superadas.

 

De la ruptura amorosa debió quedarnos la experiencia

 

Cada ruptura amorosa, decepción, fracaso o como quieran llamarlo nos deja siempre una enseñanza.

Hay quienes que lo llaman, “marca” o “herida”, o “algo de qué hablar”.

Pero a mi me gusta llamarlo “experiencia” porque en teoría deberíamos aprender algo de cada una de ellas.

Pero claro, eso ocurre en el mundo ideal en el que cada una en realidad si aprende algo de cada ruptura amorosa.

Y no en el mundo en el que repetimos una y otra vez las mismas actitudes, los mismos roles y las mismas conductas.

 

El dolor no puede durar por siempre

 

Si estás pasando por una ruptura amorosa lo primero que tengo para decirte es pronto todo pasará.

Y si haces algo al respecto pasará mucho más rápido.

 

Entiendo completamente si los primeros momentos después de una ruptura amorosa estas postrada en tu cama llorando.

O si te sientes llena de rabia. Si tienes ganas de salir corriendo o si no tienes ganas de moverte ni un solo centímetro.

Todo esto está bien y es normal.

Pero no puedes quedarte así.

Recuerda que sentirte mal es normal pero que hay errores que debes evitar cometer al terminar una relación.

 

La vida continúa

 

A pesar de tu relación haya terminado tu vida continúa.

Tu familia sigue haciendo planes y tus amigas siguen con sus vidas.

El trabajo y las obligaciones te siguen esperando.

Los días siguen pasando.

Todo continúa a pesar de lo mal que tú te puedas sentir.

Mira esto desde otra perspectiva.

El que la vida continúe como si nada es para ti una señal muy importante.

Esto significa que en tu vida hay mucho más que la ruptura amorosa que estás viviendo.

Significa que a pesar de los sentimientos que ahora te inundan tienes más en tu vida.

Tienes actividades y personas que podrían darte otras experiencias.

Tienes oportunidades de generar otros sentimientos y tienes una vida que vivir y compartir.

Esto significa también que la situación que ahora estás viviendo no te define como persona.

Tú eres mucho más que pensamientos negativos.

Que estos no te definen como persona y que en tu vida hay mucho más que te describe.

De igual forma, hoy los pensamientos de tristeza, ira, decepción, o lo que sea que tengas tampoco te definen como persona.

Ahora están presentes, pero no significa que tendrán que estarlo por siempre.

En caso que ahora te sientas triste, eso no significa que siempre te sentirás triste.

Si el rompimiento amoroso te dejó una gran decepción no significa que el amor siempre te decepcionará.

E incluso si sientes rabia, eso tampoco significa que siempre la sentirás.

Ten la confianza y trabaja para dejar detrás esos sentimientos.

Todo poco a poco irá tomando forma y reduciendo importancia.

Pero eso dependerá de con qué alimentes tu vida de ahora en adelante.

Al hablar de los sentimientos y pensamientos que te agobian tras un rompimiento amoroso necesitamos hablar de algo muy importante.

¿Con qué pensamientos estás alimentando tu mente?

Y me refiero al momento después de la ruptura amorosa.

A aquellos pensamientos y análisis que haces sobre tu ex y sobre la relación que ya terminó.

¿Qué es lo que piensas?

Te hago esta pregunta porque los pensamientos con los que alimentas tu mente tras una separación pueden ser un problema.

Respecto a los sentimientos que te inundan ya sabemos que son normales.

Incluso es hasta positivo que desahogues todos esos sentimientos.

Eso sí, siempre consiente que éstos no son los únicos en tu vida y que no se quedarán por siempre.

Sin embargo con los pensamientos es otra historia.

 

Los pensamientos tras una ruptura amorosa

 

Hay pensamientos sumamente dañinos al vivir una ruptura amorosa, sobre todo si aspiras a superarla.

¿Sabes de qué pensamientos te estoy hablando?

De todos aquellos pensamientos que incluyen una pizca de IDEALIZACIÓN.

Por si no logras comprenderme a lo que me refiero es a todos los pensamientos que incluyen fantasías.

Todos los

“¿Cómo hubiera sido?”

Y todos los

“¿Cómo sería?”

No imaginas lo importante que es que mantengas tus pensamientos atados a la realidad exacta de la situación.

Procura no analizar lo que pudo haber pasado si algo hubiese sido diferente.

Todo eso ya es pasado y no lo puedes cambiar.

El problema de tener este tipo de pensamientos después de una ruptura amorosa es que están cargados de idealizaciones.

Esos pensamientos están llenos de fantasías que muestran lo que tú en realidad hubieras querido tener. Pero aquella relación fue diferente.

Lo mismo ocurre cuando imaginas como pudiera ser la situación.

Cuando piensas en volver, en si él regresaría, en lo que pudieran vivir.

Esos pensamientos también están cargados de idealización. Es muy común fantasear con situaciones románticas, reencuentros amables.

Todas queremos un futuro en el que seamos amadas y vivamos en paz.

Y está muy bien que quieras eso.

Lo que no está bien es que fantasees tener aquello con quien no está en tu vida o quien nunca te dio algo semejante.

Cuida a tu mente de aquellos pensamientos que están adornados de fantasías.

La idealización tras una separación es más común de lo que puedes imaginar así que limítala.

Si vas a pensar en tu ex piensa en aquello que tiene fundamentos reales.

Piensa en la relación exactamente como era y no como tú deseas que sea.

Piensa en él considerando lo que realmente es y no lo que tu deseabas que fuera.

 

A tener en cuenta después de una ruptura amorosa

 

Es difícil tener que estar atenta a tantas cosas por las que sufres tras una ruptura sentimental.

Lo sé y lo entiendo.

Por eso es que quiero que tengas en cuenta lo que te acabo de decir.

A pesar de tu separación, tu vida continúa.

Si miras con atención verás que hay mucho más en tu vida. Personas, obligaciones y condiciones que pueden aportar a tu vida más experiencias y ojalá más sentimientos positivos.

Recuerda no perder el control de tus pensamientos.

Si vas a pensar en tu ex o a imaginar cómo podría ser en el futuro asegúrate de hacerlo con características reales.

No cambies nada de la realidad.

Vívela, asúmela.

Si no te gusta cómo fue no la adornes.

Si piensas que podrían volver a estar juntos no fantasees con grandes cambios.

No imagines que la relación será finalmente lo que tú deseas.

Tampoco esperes que él cambie hasta darte la relación que tú quieres.

Para bien o para mal tú tienes control únicamente sobre ti.

 

Lo único que puedes cambiar es como serás tú

 

No fantasees en cómo será si él regresa.

Ni imagines como sería tu relación futura.

Piensa más bien cómo quieres ser tú de ahora en adelante.Define la mujer que quieres ser y conviértete en ella.

Es hora de dejar de pensar y de hablar del pasado.

Lo mejor que puedes hacer después de una ruptura amorosa es enfocarte en ti y en tu vida de ahora en adelante.

 

Hasta pronto,

Marie.