Cada día converso con mujeres que aspiran crecer tanto personal como laboralmente y veo como, independientemente del lugar donde vivimos, nos enfrentamos a desafíos, barreras y discriminaciones que limitan el desarrollo profesional de las mujeres.

Es por eso que hoy quiero hablarte de 3 casos de discriminación laboral que pueden estarte limitando y te compartiré 3 consejos para enfrentarte a ellos.

Mi motivación para escribirte sobre este tema es que tengas una guía a la mano, si sientes que este es tu caso.

Muchas mujeres talentosas y trabajadoras se enfrentan diariamente a barreras y críticas que las atemorizan y limitan.

Y aunque muchos de los casos que yo he conocido son de mujeres que viven estas discriminaciones laborales en empresas o industrias mayormente gobernadas por hombres, también ocurre en áreas laborales con mayor índice femenino.

Eso si,

antes de continuar quiero que sepas que si tú estás atravesando por alguna situación seria de discriminación o conflicto laboral, puedes buscar ayuda a especialistas en el área.

Mi recomendación va a ser siempre que te asesores con abogados especializados en temas laborales.

Estas oficinas te darán atención personalizada y sabrán qué hacer en tu situación.

Dicho esto, te presento las siguientes 3 comunes situaciones de conflicto laboral y algunas soluciones para tu reflexión.

 

Situación #01: Exclusión social dentro de la oficina

 

La exclusión social es una forma de discriminación laboral que afecta a muchas mujeres.

Pero vale la pena la siguiente aclaración.

Hay que saber diferenciar entre situaciones que generan un conflicto laboral y situaciones que son enteramente personales.

Que exista un grupo de ‘amigos’ de oficina que se reúnen los fines de semana y no te invitan no es discriminación.

Y si eso está afectando tu desempeño laboral es momento de trabajar en tu autoestima y en tu visión de vida.

La exclusión social a la que me refiero es aquella situación en la que eres excluida de eventos sociales, reuniones o de información organizados y dirigidos por la empresa en la que trabajas.

Esta exclusión suele darse por recibir la responsabilidad de trabajar mientras el resto se divierte bajo el disfraz de llamarte ‘importante’ para la empresa.

También ocurre cuando se comparte información relevante para la ejecución de tus labores en reuniones sociales y pierdes competitividad por ello.

 

Situación #02: Despidos improcedentes

 

Algunas de mis clientas se han enfrentado a despidos improcedentes justificados por desempeñar sus roles como mujer.

Mujeres que han tenido que ausentarse del trabajo en repetidas ocasiones por situaciones de salud propias o de sus hijos.

Constantes llamadas desde casa que dieron pie a distracciones.

O mujeres que se negaron a viajar repetidas veces para ejecutar reuniones que bien pudiesen ser hechas de forma digital.

Y también están los casos de mujeres que tras alcanzar altos niveles de desempeño y posición se convirtieron en activos considerados demasiado costosos para las empresas.

En cualquiera de estos casos que pudiesen haber llevado a conflictos laborales, tú estás legalmente protegida.

A pesar de que el movimiento del empoderamiento femenino está cambiando estructuras sociales, aún existen personas y empresas que mantienen conceptos equivocados sobre el derecho laboral en general.

 

Situación # 03: Negación o limitación de oportunidades de crecimiento

 

A veces pensamos que políticas laborales restringidas son la única forma de negación de oportunidades sin darnos cuenta que los valores de quienes lideran y trabajan en las empresas son los que más empoderan o limitan a sus empleados.

Algunas de mis clientas se han enfrentado a las siguientes situaciones.

Empresas que apoyan tu desarrollo intelectual o académico siempre y cuando no sea en horarios de trabajo, ni limite tus actividades, ni sea auspiciado por ellos.

Vamos! eso no es apoyo.

Situaciones en las que ofrecen oportunidad de crecimiento siempre y cuando renuncies otro 25% más a tu vida personal sin sueldo extra y que demuestres que puedes con esa presión por 2 años antes de darte el crédito u oportunidad que aspiras.

O también están aquellos supervisores o jefes que prácticamente no quieren que pienses. Te niegan cualquier opinión, aporte o idea que tengas y exigen que únicamente hagas los 3 pasos que te asignaron.

Cualquiera de estas prácticas limita tu desarrollo.

Y si tu interés es crecer jerárquicamente o especializarte, es necesario que te asegures que la empresa en la que te encuentras va acorde a tus valores e intereses futuros.

Y si no, entonces las puertas están abiertas y es tu obligación investigar y encontrar una oportunidad que esté alineada con tu visión.

Te repito, es tu obligación buscar esa oportunidad. Las hay, existen, pero no caen del cielo.

 

 

Cómo enfrentarte a conflictos laborales

 

Lastimosamente los conflictos laborales van a seguir llegando.

Ya sea porque tienes un colega imposible de tratar, un jefe que no tiene una visión clara o porque vives en una estructura sociocultural que contradice tus valores esenciales.

Así que tienes que saber cómo afrontar esas situaciones sin que determinen o sentencien tu futuro.

Pero antes de entrar en mis 3 sugerencias quiero que recuerdes siempre lo siguiente (si puedes escríbelo en algún lugar donde puedas verlo)

Todo conflicto laboral es una batalla.

Y tú debes saber qué batallas vale la pena pelear y  así decidir cuáles de ellas enfrentar.

Así que piensa sobre cada conflicto laboral que ocupa tu mente y reflexiona si vale el espacio en tu mente y las energías que estás poniendo en ello.

Reflexiona si se trata o no de una situación de discriminación laboral, un conjunto de conflictos personales o si estás justificando tu mala actitud y falta de compromiso con tu desarrollo.

Piensa en qué es lo verdaderamente importante para que puedas alcanzar la vida que quieres para ti y haz lo que puedas para alejarte de lo que te limitando actualmente.

Ahora si,

Aquí tienes las 3 sugerencias para enfrentar los conflictos laborales que van a seguir llegando.

 

 

1. Asesórate de expertos

 

Como te lo dije al inicio, no estás sola.

Si estás viviendo discriminación laboral, acoso, limitación de oportunidades o si te enfrentas a cualquier otra situación legalmente inaceptable, entonces asesórate de expertos.

Y con ello no me refiero a llamarte a tu primo que es abogado (mercantil), no.

Me refiero a buscar asesoría con expertos en el área.

Si el conflicto laboral que te aqueja es tan grande que buscas apoyo legal, estoy segura que estarás dispuesta a invertir en la solución a ello.

 

 

2. Vive en transparencia y verdad

 

Como bien dice el dicho, el que nada debe, nada teme.

Y te aseguro que en la mayoría de los casos, tú puedes evitarte cualquier conflicto laboral actuando únicamente con transparencia y verdad.

No te relaciones (en la medida de lo posible) con personas que violen estos dos principios de vida.

Aléjate de las mentiras, de los engaños y por supuesto, de cualquier atajo ‘fácil’ puesto que te aseguro que ningún favor es gratis.

 

 

3. Da valor a lo que es verdaderamente importante

 

Es común que estés distraída por las conversaciones de los compañeros, por sus comentarios, experiencias y miedos.

Muchos opinan de cómo debe ser tu carrera laboral, de lo que debes, puedes o no hacer.

Y en todo este ruido te olvidas de lo que es verdaderamente importante.

Recuerda, tú tienes tus metas y un propósito en la vida, así que concéntrate en ello y vive tu desarrollo laboral aportando a lograrlo.

Los chismes, las envidias, los caminos ‘fáciles’ y las opiniones de otros en tu área de trabajo nunca deberían tener más espacio y dedicación que tu visión de vida.

 

 

¿A qué conflicto por discriminación laboral te enfrentaste tú?

 

Me encantará tener tu opinión sobre aquellas experiencias que hayas enfrentado en el pasado o a la que estés expuesta en este momento.

Y lo que más voy a apreciar en tu comentario es que nos cuentes

a qué le diste más importancia de la que merecía

y qué es lo que hiciste mal.

Tú experiencia y comentarios nos ayudarán a todas a reflexionar sobre qué hacer ante esa situación de discriminación laboral que está limitando nuestro crecimiento.

Espero tus comentarios!

Hasta pronto

Marie