¡Qué hermoso es estar enamorada! Ante esto no hay duda alguna, el proceso de enamoramiento es una de las etapas de la relación más hermosas. Pero ¡atención! Idealizar la pareja es dañino para la relación.

Es inevitable que al inicio de la relación de pareja todo nos parezca más bonito y e ideal.

Esto ocurre principalmente por la actitud que tenemos ante las experiencias:

  • Por un lado la pareja da mayor valor a los aspectos positivos de la otra persona y de la relación.
  • Y por otro lado cada uno se presenta con lo mejor de sí mismos.

Porque claro, con una buena actitud todo es tolerable y posible.

Y es que en el enamoramiento nuestro cerebro está tan activo y motivado que nos mantiene felices y positivas.

¡Oh, ojala actuáramos así siempre!

Pero no. Pasada la etapa de enamoramiento la realidad regresará y no sin antes habernos dejado la consecuencia de tener una pareja a nuestro lado.

 

Idealizar la pareja durante el enamoramiento

 

Sí, la idealización de la pareja puede ocurrir en cualquier etapa de la relación.

Incluso, aunque no lo creas, la idealización está aún más presente cuando la relación ha terminado y las personas viven un proceso de ruptura amorosa.

Pero esa es otra historia.

Ahora nos enfocaremos en la etapa en la que creemos sentir mariposas en el estómago.

El enamoramiento, etapa en la que nos sentimos motivadas a idealizar la pareja, la relación y hasta casi el mundo entero.

Hemos escuchado que la idealización es negativa,
que causa terribles efectos en las relaciones
y que daña el espíritu.

Casi casi con un toque dramático y romántico. Pero la verdad es que es totalmente cierto.

Idealizar la pareja si puede causar todo eso. Y si no, recuerda la historia de Inés y todo lo que vivió en la búsqueda de su amor «ideal».

Sin embargo hay un breve momento y una circunstancia específica en la que idealizar la pareja tiene su lado positivo.

Te contaré de qué se trata.

 

 

Solo unas gotas de idealización en la etapa de enamoramiento

 

Uno de los artículos publicados por la revista de relaciones sociales y personales afirma que una pequeña dosis de idealización en la relación es positiva porque permite que ambos se sientan mayormente especiales dentro de la relación.

Su estudio también afirma que una idealización moderada es motivante para que la pareja se esfuerce por ser aún mejor.

Ya sabes cómo funciona. Una pareja interesada y motivada en ser mejor se esfuerza por satisfacer los deseos de su pareja y/o la sorprenderá gratamente.

Y es que una relación (sin importar en qué etapa se encuentre), requiere que veamos lo positivo en nuestra pareja.

Al enfocarnos en los aspectos positivos generamos lazos de unión más fuertes que los que cada uno tiene con el resto. Y esa es precisamente la diferencia entre el común de las personas y nuestra pareja.

Nuestra pareja es (o debería ser) aquella persona que para nosotras es más especial que para el resto.

Pero claro, como dice el dicho.

“De lo bueno, poco”

Y es que un exceso de idealización (como cualquier exceso) provoca serios daños en la relación.

Los mismos estudios que mencioné, también demostraron que una exagerada idealización provoca tanto daño en quien idealiza como en quien es idealizado.

¿El motivo?

Porque produce la percepción de que su pareja no lo conoce.

O incluso de que la persona es incapaz de satisfacer a su pareja y a sus expectativas.

¿Y qué sentimientos provocan esas situaciones?

Ansiedad y Frustración

Lo peor de todo es que no son sentimientos provocados por situaciones reales. Sino más bien por idealizaciones que creamos.

Entendamos entonces cuándo y de qué forma la idealización es positiva en el proceso de enamoramiento.

 

¿Qué es el enamoramiento?

 

El reconocido siquiatra Roberto Shinyashiki definió a la etapa romántica de enamoramiento como:

Una etapa en la que la pareja proyecta en el otro los sueños, ilusiones e idealizaciones que tiene sobre una relación que ha de durar para siempre.

Este enamoramiento incluye a la pareja en los planes futuros, ilusiones y deseos como personas independientes dentro de una relación.

Pero espera…

Una cosa es desear, soñar o ilusionarse con vivir un tipo de relación con el ser maravilloso que tenemos a nuestro lado.

Y otra cosa muy  diferente es idealizar la pareja y engañarnos a nosotras mismas exagerando la realidad para que satisfaga nuestro ideal.

Ahí radica el éxito de aprovechar la etapa de enamoramiento.

En ella te enfocas y resaltas los aspectos positivos de la pareja. Pero también tienes la oportunidad de conocer sus debilidades, frustraciones y miedos.

Eso es lo que hace del enamoramiento algo tan maravilloso;

La capacidad de ponernos al descubierto, compartir alegrías y tristezas y que a pesar de nuestras debilidades nuestra pareja se enfoque en lo positivo.

Pero eso sí, ten en cuenta que el enamoramiento es una epata diferente al compromiso que incluye el sentimiento de amor de pareja.

El amor trasciende la idealización y se fortalece precisamente cuando más real es la apreciación que tenemos de nuestra pareja.

Unas de las características más importantes de un amor positivo son:

Conocer a nuestra pareja a profundidad, vivir y tener experiencias reales y sentirnos en paz dentro de esa relación.

 

La idealización de la pareja como parte esencial del enamoramiento

 

Como lo dije, unas gotitas de idealización en la etapa de enamoramiento tienen su motivo e importancia.

Tu pareja debe representar para ti una persona más especial que el resto.

Idealizar la pareja durante la etapa de enamoramiento alimentará con detalles especiales las raíces de tu relación.

Pero ten en cuenta que ninguna persona es perfecta. Superar ruptura amorosa

No pretendas esconder los defectos de tu pareja, aprende a conocerlos y entenderlos y luego analiza si son defectos con los que podrás vivir o no.

Ten en cuenta que las personas no cambian en esencia.

Una buena comunicación de pareja puede cambiar ciertos comportamientos, pero la esencia de la persona permanecerá atada a sus valores esenciales. Así que por más que insistas en idealizar a la pareja para que se ajuste a tus expectativas, más decepciones tendrás y más presión ejercerás en el otro.

Recuerda la historia de Belén. Ella sabía que su estilo de vida no era la felicidad de su pareja, pero él insistió y vivieron consecuencias difíciles.


 

Superar la dañina idealización de la pareja construyendo bases para un amor positivo

 

Ya sabes que considerar a tu pareja más especial que el resto de personas es positivo y esencial para una relación. Ahora debes comprender cómo dejar de idealizar a la pareja sin dejar de considerarla más especial que el resto.

Enfocándote en las virtudes de tu pareja

 

La consideración (moderada) de las virtudes de la pareja es un pilar básico de cualquier relación. Gracias a ello se fortalece aquello que une de manera especial a la pareja.

Tú necesitas ver a tu pareja como un ser más especial que el resto. Y de igual forma tu pareja debe verte a ti como una mujer más especial entre el resto de mujeres.

La etapa de enamoramiento requiere que ambos se enfoquen en las virtudes que tiene cada uno.

Así se alimentan las bases para una relación a largo plazo.

Es precisamente por aquellas virtudes que escoges esa pareja entre muchos otros. Porque ves en él a un ser maravilloso, complementario y admirable, un ser digno de estar contigo.

Así que evita caer en idealizaciones absurdas y concéntrate en conocer y valorar las virtudes de tu pareja.

Éstas suelen ser permanentes a lo largo del tiempo, te ayudará a comprender sus reacciones y con los años, con ellas recordarás el motivo porqué lo escogiste.

 

Sintiéndote orgullosa de tu pareja

 

Ve a tu pareja como un ser maravilloso y siéntete orgullosa.

Admitámoslo, sentirse orgullosa de la pareja es uno de los sentimientos más satisfactorios que hay.

Además, admirar a nuestra pareja por virtudes reales es necesario para mantenerte enamorada.

Todo alimenta el círculo positivo de una relación.

Si tu pareja conoce tus características reales y se enfoca en lo positivo te verá como un ser más especial y, viceversa.

Si tu pareja se siente orgulloso de ti y de lo que eres incrementará tu seguridad y, viceversa.

Así que dile aquello que más te guste de él y deja que él te escuche hablar de él con características positivas y reales.

Preséntalo a tus amigos y familiares con características reales.

No mientas ni exageres sobre lo que él o la relación es, tarde o temprano todos lo conocerán y verán en él únicamente lo que en realidad es.

Al fin y al cabo, si tu pareja en lugar de hacerte sentir orgullosa, te avergüenza, es muy probable que no se trate de una relación positiva y no habrá idealización que la pueda sostener en el tiempo.

 

Conoce y acepta sus debilidades

 

Date la oportunidad de conocer sus debilidades y analizar cuáles de ellas puedes aceptar. De igual forma, permite que tu pareja conozca que no eres perfecta y analiza si él será capaz de aceptarte o no.

Conoce sus miedos y entenderás sus reacciones. Y mejor aún, podrás ayudarlo a superarlos.

No te niegues la oportunidad de hablar de aquellas cosas que no te gustan.

Permítele saber aquello con lo que no estás de acuerdo y negocien la situación hasta que ambos se sientan de acuerdo. Tener diferencias no es malo, por el contrario, saberlas comunicar tiene resultados muy positivos.

Una relación de pareja en la que ambos, a pesar de conocer sus debilidades, se enfocan en sus fortalezas, es una relación positiva.

Real, centrada en la verdad y transparente.

Una relación en la que ninguno de los dos tenga que fingir ser alguien diferente.

 

Te deseo mucha suerte y ya sabes, si estás en la etapa de enamoramiento, mucho cuidado con la idealizar a tu pareja. Sentir que todo es perfecto es muy agradable pero no lo es todo, sobre todo a largo plazo.