¿Alguna vez tus papás te dijeron “tienes que ser agradecida con lo que tienes”?

En lo personal, la gratitud nunca fue un tema que me llamara tanto la atención porque pensaba que era algo que no tenía trascendencia.

Me preguntaba:

¿qué beneficios me podría traer el simple hecho de sentirme agradecida con lo que tengo?,

¿Es algo que sólo me dicen para que me conformes con lo que tengo?,

¿Influye de alguna forma en mi desarrollo como persona?

Así que un día me puse a investigar un poco más sobre el tema y a buscar los beneficios de la gratitud y cuál es la mejor manera de practicar la gratitud.

Y vaya sorpresa que me llevé al descubrir que diversas investigaciones y estudios han demostrado que la gratitud juega un papel súper importante en el crecimiento personal. Y en este artículo te voy a platicar más sobre al respecto.

Nos guste o no, la verdad es que somos bastante buenas para detectar lo que va mal o no sale como esperábamos, ¿cierto?

Muchas veces ponemos más peso a lo que nos falta, a lo que perdimos, o lo que hicimos mal. Pero fijarte en estas cosas solo te hace sentir que no tienes lo suficiente, que no has logrado lo suficiente y que no eres lo suficientemente buena.

Y esto afecta directamente tu autoestima y la forma en la forma en cómo te percibes a ti misma.

El filósofo Arthur Schopenhauer decía:

«Pocas veces pensamos en lo que tenemos, pero siempre en lo que nos falta»

La gratitud viene a darle al vuelta a esto. Porque la gratitud implica detectar, apreciar y valorar todas las cosas buenas que rodean tu vida y que te hacen sentir feliz.

Lo más curioso es que muchas de estas bendiciones ni siquiera las percibimos como tal, y peor tantito, hasta las damos por hecho.

¿A qué me refiero?

A cosas tan simples como tener un lugar donde vivir, tener amigas con las que puedes contar, tener una familia que te quiere, tener algo de comer todos los días, ¡y así me puedo seguir!

Y cuando comienzas a enfocarte en lo bueno que rodea tu vida, estas cositas maravillosas ya no pasan desapercibidas y se tornan en razones y motivos para sentirte mejor con tu realidad, con los demás, y contigo misma.

¡Lo cual es clave para tu autoestima y crecimiento personal!

Te puede interesar: 7 Pasos para mejorar tu autoestima

 

 

La gratitud y la felicidad están relacionadas

Estudios recientes en Psicología Positiva han demostrado que la gratitud y la felicidad siempre están relacionadas.

Una posible teoría explica que la gratitud lleva a las personas a experimentar emociones, pensamientos y sentimientos positivos. Y esto a la vez, las hace vivir buenas experiencias, mejorar su salud y afrontar la adversidad con una mejor actitud; aspectos que sin lugar a dudas, te hacen más feliz.

Y lo chistoso es que solemos pensar que solo la gente feliz puede ser agradecida. Pero como ya vimos, el asunto es más bien al revés. Ser agradecida te llevará a sentirte feliz.

Como si fuera poco, también se ha demostrado que las personas que practican la gratitud y agradecen todas las cosas buenas que ocurren en su vida (hasta los detallitos más pequeños) atraen más de lo mismo.

Seguramente ya habías escuchado sobre la ley de la atracción, misma que nos dice que las personas atraen lo que desean a su vida de forma consciente o inconsciente a través de sus pensamientos.

Por lo tanto, si estás pensando de una forma negativa enfocándote en lo que no tienes, en lo que no has recibido, o en lo que no has conseguido lo único que atraerás es más escasez. Pero si eres agradecida, tus pensamientos son de abundancia y llamarás más cosas buenas. Y esto también es clave en tu desarrollo como persona.

“La gratitud es riqueza. La queja es pobreza”
–Doris Day

En línea con lo anterior, cuando somos agradecidas y valoramos lo que tenemos, lo que hemos conseguido y lo que somos, nos convertimos en mujeres positivas y optimistas.

Y sobra decirte que ese tipo de mujer es, precisamente, la amiga que todas quieren tener y la pareja que él está buscando.

Hay una vibra muy bonita en las mujeres que son agradecidas, no son las típicas personas tóxicas que todo el tiempo se están quejando y culpando a otros por su situación. Así que, como bonus, te darás cuenta que también mejoran tus relaciones sociales al practicar la gratitud.

 

¿Cómo practicar la gratitud?

Y si te estás preguntando cómo puedes ser agradecida o practicar la gratitud, hay tres formas muy comunes:

1. Ser agradecida por el pasado (pensar en memorias positivas de tu infancia o juventud)

2. Ser agradecida por el presente (vivir las cosas buenas del presente y disfrutar el ahora.

3. Y ser agradecida por el futuro (esperanza y optimismo por el futuro deseado)

Algunos ejercicios de gratitud que puedes practicar a diario es llevar un diario de la gratitud. El diario de la gratitud puede ser un cuaderno o libreta en la que escribas lo que sientes cada día y documentes los motivos o razones por los que te sientes agradecida.

O si te gustaría algo más dinámico y divertido puedes tratar el Frasco de la Gratitud (en este video de la gratitud te explico cómo hacer uno).

La idea de este ejercicio es anotar las cosas que agradezcas en tu día a día en pequeños pedacitos de papel que metes dentro de un frasco en donde se van juntando todos estos pensamientos positivos.

¡Lo mejor llega al momento de abrirlo! Cuando te das cuenta que realmente hay cientos de bendiciones en tu vida.

Siempre, siempre, siempre hay algo por lo que dar las gracias.

Incluso en los momentos más difíciles de la vida cuando todo es gris. Lo que pasa es que nos dejamos cegar por las nubes y eso no nos permite ver el sol.

La gratitud es una decisión propia.

Todo depende desde el lente que lo veas. Y el siguiente video es prueba de ello:

Fíjate cómo el protagonista podría enfocarse en todo lo que ha perdido y todas las personas que se han ido de su vida…

Y de cierta forma, pensar que su vida ya no tiene sentido.

Pero en cambio, mira cómo percibe su nueva realidad y de qué forma esa actitud de gratitud lo hace sentir feliz.

Y en lo personal, te cuento que llegué a tener un poco de conflicto sobre hasta qué punto es importante agradecer lo que tienes y hasta que punto esto puede equivaler a conformarte con lo que tienes y no luchar por conseguir más.

En otras palabras, como que se peleaban en mi mente los términos gratitud y conformismo, ¿me explico?

Pero si ahora te quedaste en esta misma incógnita, te comparto una frase muy simple que creé y que leo todas las mañanas:

Estoy agradecida con lo tengo, mientras consigo lo que quiero. –Mayneza

Esta actitud me permite agradecer todas las cosas positivas que hay en mi vida, pero a la vez tener el mindest de seguir luchando por cumplir mis sueños.

Espero te sirva 🙂

La gratitud es la memoria del corazón.

Es una de las cualidades que no sólo demuestran la salud psicológica y la calidad humana de la persona, sino que como hemos visto en este artículo, también contribuye enormemente a tu crecimiento como persona.

Así que nada pierdes con darle la bienvenida a tu vida y comenzar a practicarla.

Si te ha gustado este post, compártelo con tus amigos y familia para que puedan vivir la gratitud.

 

la-gratitud-nataliaAutora de este artículo:

Natalia Máynez es comunicóloga, mercadóloga y autora del blog de desarrollo personal y motivación, mayneza.com. Su mayor pasión es generar contenidos que empoderen a las personas a revelar su mejor versión.