¿Has escuchado alguna vez que la meditación puede aliviar la ansiedad?

Yo no lo sabía, sin embargo ha sido comprobado que la meditación si puede aliviar tu ansiedad.

En este artículo quiero explicarte cómo.

Mi motivación a escribirte estas palabras es porque últimamente he observado que muchas personas sienten ansiedad y que tienen un gran deseo de sanarla.

Sin embargo no es la ansiedad lo que se debe sanar, ella sólo tiene un propósito: AVISARTE.

La ansiedad no es la culpable de absolutamente nada, es sólo una mensajera.

Te hace el llamado para empezar el camino a la sanación.

 

Sanar tu ansiedad a través de la meditación

¿De qué se trata ese camino de sanación?

Sanar realmente es una EVOLUCIÓN completa de uno mismo que involucra mente, cuerpo y alma.

La ansiedad no es mala, es un regalo.

Lamentablemente nuestra cultura ha puesto a la ansiedad como una “enfermedad mental” y nos ha llevado a avergonzarnos de ella.

Pero en realidad la ansiedad es una gran oportunidad.

Es tu oportunidad para que conectes contigo, para que dejes de poner tu atención afuera y observes dentro de ti.

La ansiedad te invita a trabajar en ti, a sanarte para encontrarte al fin contigo misma.

Yo viví por mucho tiempo con ansiedad y ahora que ya no la tengo puedo darme cuenta de que siempre quiso avisarme algo.

Es muy fácil no hacerle caso si no es tan fuerte, pero ella se encarga de hacerse notar.

Si no hubiera sido por la ansiedad, nunca hubiera tomado el control de mi vida, la que venía viviendo en modo automático y no hubiera descubierto lo poderoso que es tener la oportunidad de elegir y crear la vida que quiero vivir.

 

¿Dónde nace la ansiedad?

Existe una tendencia en las personas que experimentan ansiedad.

Esta se explica como el escuchar más los deseos de otras personas y vivir cumpliendo expectativas de otros, más que las propias.

Comenzamos a perseguir la aprobación externa porque hemos perdido un sentido de conexión con uno mismo.

Este es un trauma del que la mayoría de nosotros ni siquiera somos conscientes.

Inconscientemente hemos creado un yo que ganará amor y aprobación en un mundo donde la mayoría de las personas están haciendo lo mismo.

Quiero aclarar que trauma no es un gran acontecimiento en nuestras vidas como antiguamente se lo tenía definido. Realmente trauma es cualquier evento en el que se nos niega nuestra naturaleza auténtica como niños y se nos deja hacer frente a las emociones sin orientación para procesarlas.

 

Tu esencia antes de la ansiedad

De niño, no tienes filtro.

Puedes jugar, imaginar y crear.

Aún no estás atado a una identidad de quién eres. Has nacido in-condicionado.

Simplemente ser es algo natural para ti.

Nuestra infancia es donde aprendemos cómo procesamos las emociones, cómo son las relaciones, cómo mantener los límites e innumerables otros hábitos y comportamientos.

Toda esta información yace en nuestro subconsciente y es en nuestra infancia donde la Mente Subconsciente es construida.

Idealmente, nuestros padres son dos personas auto-realizadas que permiten que sus hijos sean vistos y escuchados como el individuo único que son.

La realidad es que vivimos en una cultura que no enseña nada de esto y por lo tanto la mayoría de nosotros nacemos de padres inconscientes viviendo en modo de supervivencia.

Cuando los seres humanos están en modo de supervivencia, están completamente inconscientes, viviendo en piloto automático.

No tienen conciencia de sus patrones de pensamiento, de sus creencias, y hábitos.

Básicamente están bajo el control de su Mente Subconsciente, sin cuestionarla.

El modo de supervivencia implica estrés crónico, la incapacidad de regular las emociones, y patrones de apego a las relaciones de una forma no saludable.

El modo de supervivencia es una respuesta del sistema nervioso a un entorno en el que una persona no es VISTA, ESCUCHADA o libre para EXPRESARSE AUTÉNTICAMENTE.

Los padres inconscientes están repitiendo los mismos hábitos y patrones que han aprendido de los padres inconscientes con los que crecieron.

Están operando desde un espacio herido debido a sus propias emociones no procesadas.

Nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron con su propio nivel de conciencia.

La mayoría de nosotros crecimos en entornos donde indirectamente o directamente se nos dijo que partes de nosotros mismos no eran dignas.

Escuchamos mensajes directos como

“deberías de vestirte de tal forma”,

“eres demasiado delgada o demasiado gorda»,

“eres demasiado sensible»,

«necesitas ir a la universidad y convertirte en un gran profesional»

o «necesitas casarte joven y tener una familia numerosa»

También recibimos mensajes indirectos, tal vez un padre se resintió y nos ignoró por algún tiempo porque sintió que lo “decepcionamos”.

O negaron algo que nos sucedió, porque esa realidad era demasiado dolorosa para los padres en reconocer.

El mensaje que recibimos de todo esto cuando éramos niños fue:

Tú realidad no importa.

Algo está mal en ti.

No eres suficiente.

No mereces amor.

En fin, la lista podría continuar.

Tu ansiedad forma raíces en una vida en piloto automático

El resultado de todo esto es el origen de nuestro condicionamiento y la desconexión con nosotros mismos.

Nuestro condicionamiento son comportamientos y creencias centrales que adaptamos para sobrevivir en nuestra infancia.

La supervivencia depende de ser amados por nuestros padres.

Entonces nos traicionamos, negamos y reprimimos partes de nosotros mismos para conseguir ese amor.

Este trauma creado en la infancia lo arrastramos hasta nuestra la vida adulta si no hacemos el trabajo de sentirlo y procesarlo. Buscamos esta falta de conexión con uno mismo en todas partes que podamos.

Pasamos de una relación a otra, esperando que esta próxima persona pueda «completarnos».

Buscamos en botellas, pastillas, y ocupaciones, buscamos en carreras, títulos, y logros. Buscamos en posesiones materiales, dinero, y soluciones rápidas.

La mayoría de las personas pasan toda una vida buscando externamente.

Cuando lo que realmente estamos buscando es regresar a casa. Volviendo a lo que realmente somos.

Esta es la raíz de la ansiedad porque a nivel espiritual estamos profundamente desconectados de nuestro ser auténtico.

 

¿De qué forma la meditación puede aliviar la ansiedad?

Cuando la ansiedad aparece es una invitación a iniciar el camino a nuestra sanación.

Nuestro camino hacia la sanación comienza con la comprensión de que todos nuestros comportamientos, patrones, pensamientos y creencias son simplemente nuestro condicionamiento.

No son quienes somos, son un reflejo de nuestro pasado.

La verdad es que no hay nada malo con nosotros.

No estamos dañados ni «enfermos mentales», somos humanos que hemos aprendido ciertas formas de ser para poder hacer frente a las situaciones de la vida.

Muchos de nosotros vivimos en piloto automático permitiendo que los patrones programados en el subconsciente dirijan nuestra vida.

Estos patrones nos mantienen atrapados en el pasado, lejos de un futuro que se ve diferente.

Meditar es una técnica muy poderosa para elevar nuestro nivel de conciencia. Desarrollar una práctica para vivir conscientemente es el primer paso hacia el cambio.

¡Así es como comienzas!

Sanar implica ir elevando nuestro nivel de conciencia para observarnos objetivamente.

A partir de esto, comenzamos a tomar decisiones conscientes que están alineadas con quienes somos realmente.

 

¿Qué es la meditación?

La meditación es una práctica que consiste en entrenar la mente para que sostenga la concentración sobre un objeto específico.

Es una habilidad, esto quiere decir que requiere práctica y constancia.

¿Qué logramos al entrenar nuestra mente con la meditación?

Haciendo de la meditación un hábito vas a lograr controlar tu enfoque para que se mantenga en tu mente consciente y así los pensamientos almacenados en tu mente subconsciente ya no gobernarán tu vida.

Pero,

¿en qué se diferencia la mente subconsciente de la mente consciente?

Te lo explico a continuación

 

Mente Consciente

La mente consciente es la parte de la mente que podemos controlar. Es decir que nosotros construimos. Proporciona la capacidad de dirigir el enfoque y la acción.

Se comunica con el mundo exterior a través del discurso y el comportamiento.

Es dominada por la lógica y la razón y nos permite elegir elecciones conscientes.

Nos proporciona la capacidad de imaginar, visualizar y planificar.

 

Mente Subconsciente

La mente subconsciente no es creada por nosotros, fue creada en base a nuestras experiencias en la infancia, desde el día en que nacemos. No se puede cambiar pero si se puede re-programar con la repetición de nuevos pensamientos con la ayuda de la mente consciente.

Se comunica con la mente consciente a través de sentimientos, emociones, imaginación y sueños.

Es dominada por las emociones y la memoria. Es la fuente de pensamientos, emociones y comportamientos inconscientes.

 

A pesar de que los seres humanos fuimos dotados con la capacidad de poder observar nuestros pensamientos, capacidad que sólo los humanos tenemos, de hecho es lo que nos diferencia de los animales.

La mayor parte de la humanidad pasa el 95% del tiempo en el subconsciente, es decir en modo automático sin cuestionar ningún pensamiento.

Pensando que todos sus pensamientos son verdad.

Con la meditación consigues separarte de los pensamientos originados por tu subconsciente, para poderlos observar objetivamente.

Te conviertes en el observador, en el testigo de tu existencia ya que no somos nuestros pensamientos, somos los observadores de ellos.

Así tienes la capacidad de reflexionar, de elegir cómo responder cuando tus pensamientos aparezcan, así es como la meditación es el camino para aliviar la ansiedad.

 

¿Te interesa empezar a meditar?

Existen muchos tipos y formas de meditar que te podría enumerar pero mi objetivo no es ese.

Lo que realmente quiero es que te lances a empezar una práctica fácil para ti y poco a poco vayas descubriendo que más hay en el mundo de la meditación.

Mientras tanto puedes empezar con visualizaciones.

Las visualizaciones son audios de meditaciones guiadas que puedes encontrar gratuitos en internet.

Si quieres aprender más sobre las bases para empezar tu auto sanación a través de la meditación te invito al curso digital Mi camino a la meditación.

En este curso comparto contigo una guía paso a paso para que aprendas a meditar y la hagas parte de tu rutina diaria.

Me ha encantado poder compartir todo esto y espero que sea muy útil.

Realmente aprender a meditar es el primer paso para que poco a poco puedas ir elevando tu nivel de conciencia lo que te permitirá observar tú condicionamiento, trabajar con él y dejar atrás a la ansiedad.

Puedes empezar con el curso AQUÍ

Con amor.

María José