Seleccionar página

Es inevitable no planificar las metas de año nuevo.

Lo cuál es, en realidad, una costumbre bastante contradictoria.

Pasamos todo el año o planeando un futuro por el que no hacemos nada, o recordando momentos pasados. Luego llega diciembre y la locura de las festividades inunda nuestras agendas y así, de repente, pasa navidad y caemos en el momento de la auto evaluación anual.

Esperanzadas, fantaseamos con hacer realidad todo aquello que no hicimos durante el año que se acaba. Pensamos en aquello que deseamos lograr el próximo año y festejamos…

Pero
¿Usas en realidad aquella auto evaluación que te haces al final de cada año?

¿Qué ocurrirá para que este año sea diferente al anterior?

¿Sabes lo que significa comprometerte con tus metas de año nuevo?

No lo sé. Si deseas puedes contarme cómo es tu historia y como planificas y cumples tus metas de año nuevo, me encantará conocerlo y quien sabe escribir al respecto.

Pero hasta saber cómo lo haces tú,
hoy te contaré un poco sobre cómo es mi tradición de año nuevo y daré una guía para que esta vez tus pensamientos se conviertan en verdaderas acciones

La tradición de definir metas de año nuevo

metas de año nuevo 1

No recuerdo exactamente desde hace cuánto tiempo hago esto.

Ni tampoco sé si lo heredé de alguna tradición familiar o si mezclando varias costumbres llegué a la mía.

Sea como sea,
al amanecer del 01 de enero yo escojo mis deseos de año nuevo.

Después de todos los festejos del 31 de diciembre y del abrazo de media noche llega el momento en el que escribo 10 deseos.

Estos deseos representan lo que yo quiero que ocurra en el año que empieza.

Muchos de estos deseos son respecto al bienestar de mi familia.

Pero otros tienen relación con aquello que yo deseo alcanzar. Y claro, esto no es algo que se improvisa un par de segundos antes, sino que tiene relación con mis metas.

En mi caso esto es algo más sencillo porque yo tengo claramente visualizado qué es lo que deseo alcanzar en 15 años. Y sí, quizá muchos piensan que mi sueño es algo utópico, pero yo confío en alcanzarlo.

Entonces, con mi visión de vida en mente, escribo en un papel mis 10 deseos de año nuevo.

Luego cierro mi papel, salgo al jardín, prendo una pequeña hoguera y quemo el papel que contenía el listado de deseos.

Este momento es para mí algo muy íntimo porque yo creo en ello.

Yo pongo todas mis energías y mi compromiso en ello. Confío en que mis sueños se harán realidad.

Es un tema de fe y podríamos permanecer horas debatiendo al respecto. Pero ese no es el objetivo.

El objetivo es que tú construyas, con la tradición que tú desees, un compromiso real para hacer del próximo año, un año diferente.

 

Cómo empezar

Empieza por regalarte un momento de reflexión.

Un instante a solas en el que te sientas en paz, que no tengas ni interrupciones ni apuros. Un momento para ti.

Toma papel y lápiz y desahógate todo lo que quieras. Escribe todo lo que deseas, yo te aseguro que no hay límites y, mientras más grandes sean tus deseos más positivos serán tus pensamientos al respecto.

Créeme, tener grandes objetivos y sueños puede convertirse en una gran terapia para eliminar tus pensamientos negativos.

 

Ahora bien, una vez hayas terminado de desahogarte y de poner por escrito todo aquello que se te ocurre que puedes desear, es momento de hacerlo conscientemente.

Revisa el gran listado que escribiste y clasifícalo entre aquello sobre lo que sí puedes hacer algo al respecto y sobre aquello que no puedes hacer algo al respecto.

Te compartiré un par de ejemplos obtenidos de mi experiencia como asesora de mujeres:

Ejemplos:

  • “Deseo que él me vuelva a querer”

Lo siento,
debes saber que tú no tienes poder para controlar los sentimientos de otra persona. Tus pensamientos o metas de año nuevo no pueden estar concentradas en que una persona sienta algo por ti.

Este deseo debe ser reemplazado por uno sobre el cual tú si tengas poder como el deseo a continuación

  • “Deseo que la ausencia de él deje de entristecerme y afectar mi vida”

¿Lo ves? Sobre este deseo tú si tienes el control. Y si estás determinada a hacerlo si puedes hacerlo.

En este deseo enfocas tus pensamientos sobre ti misma, sobre tus actitudes y sobre tus acciones, por lo tanto, si tienes control y si puede convertirse en una meta alcanzable.

Aquí tienes una guía para alcanzar esa meta en este año

 

Si consideramos el caso contrario tengo también quien desea, por ejemplo:

  • “Deseo mejorar mi relación familiar”

En este caso, quien desea esto tiene el 50% de la responsabilidad.

No puede cambiar las actitudes y pensamientos de los otros, pero si puede cambiar cómo afectarán esos pensamientos y actitudes a su vida.

Es decir, puede comprometerse a reaccionar de una forma positiva y constructiva en las conversaciones familiares. Puede por ejemplo desear tener más empatía, etc.

Si es que te interesa mejorar las relaciones interpersonales, tengo un curso online que no te lo querrás perder.

Puedes inscribirte en el AQUÍ

 

Para finalizar, otros ejemplos muy comunes son:

  • “Deseo mejorar mi figura” o “Deseo tener más ingresos”

Ambos son deseos válidos y pueden ser transferidos en metas. Pero para que estos deseos se conviertan en realidad, debes reflexionar y ser sincera contigo misma respecto a qué estás dispuesta a hacer para cambiarlo.

¿Podrías quizá cambiar esos sueños por algo así?:

  • “Deseo hacer 4 horas de ejercicio a la semana”
  • “Deseo dedicar 3 fines de semana enteros a buscar un nuevo trabajo”
  • O quizá, “deseo mejorar mis capacidades y aprender a _____ hasta marzo”

Como podrás ver, la diferencia está en que la forma cómo nombres a tus deseos hace una gran diferencia en el compromiso que harás para hacerlos realidad.

Entonces, ya que tú tienes una gran lista de deseos, ahora es momento de transformarlos en deseos convertibles en metas de año nuevo.

 

Lo más importante

Te contaré una anécdota:

Recuerdo que hice este ejercicio con una mujer con la que trabajé el año pasado y ella me mostró su gigantesco listado inicial.

Pero luego, cuando ella utilizó esos mismos deseos para transformarlos en metas de año nuevo, tuvo una gran dificultad.

 

Y es que desear un nuevo guardarropa, o desear una mejor figura es casi automático, pero no siempre sabemos por qué deseamos algo así.

 

Es por eso que lo MAS IMPORTANTE de todo este ejercicio es que tú sueñes y definas metas para convertirte

en la Mujer que Tú Deseas Ser

Si,
todo se reduce a tu esencia.

Así que después de haber hecho tu gran listado de sueños

y después de haberlo convertido en sueños transformables en metas

es momento de que analices cuales de ellos definen a la mujer que tú quieres ser.

  • ¿Cómo quieres verte?
  • ¿Cuáles quieres que sean tus actitudes?
  • ¿Sobre qué temas de conversación quieres hablar?
  • ¿De qué personas quieres rodearte? y ?Cómo quieres que sean tus relaciones interpersonales?
  • ¿Cómo quieres que sea tu rutina?

En definitiva

¿Qué mujer quieres ser?

Esa es tu principal meta.

Y no solo como un compromiso de año nuevo, sino como UN COMPROMISO DIARIO.

 

Hacer realidad tus metas de año nuevo

metas de año nuevo 3

Ahora si llegamos a la parte más trascendental de este ejercicio.

1. Ya escribiste tu gran listado de deseos.

2. Ya los separaste y seleccionaste entre aquellos sobre los que puedes hacer algo y sobre los que no

3. Aquellos deseos sobre los que tú no tienes poder los trasformaste y convertiste en deseos de metas realizables

4. Definiste qué mujer quieres ser

5. Identificaste cuales de tus sueños te ayudarán a ser la mujer que tú quieres ser.

Ahora es momento de establecer un plan de acción para convertir esas metas de año nuevo en sueños hechos realidad.

Escoge los suenios que más ahnelas.

Yo no recomiendo más de 10, pero lo dejaré a tú elección.

Toma nuevamente papel y lápiz y escribe todo aquello que necesitas que ocurra, o que necesitas hacer, o que debes tener para que ese sueño se haga realidad.

Por didáctica, volveré a utilizar los mismos ejemplos que utilicé al principio para que sepas qué hacer con tu propio listado.

“Deseo que la ausencia de él deje de entristecerme y afectar mi vida”

Metas relacionadas con convertirte en la mujer que tú quieres ser:

  • Investigaré cómo superar una ruptura amorosa y pondré en práctica los ejercicios sugeridos mínimo 3 veces por semana. Esta acción te define como una mujer determinada y constante
  • Cada vez que tenga un sentimiento de tristeza respecto a mi ex, dedicaré 5 pensamientos positivos sobre la vida que estoy construyendo. Esta acción te define como una mujer positiva y constructiva
  • Mínimo 2 veces al mes me reuniré con alguna amiga para hablar de cualquier cosa que no tenga relación con mi ex. Esta actividad te define como una mujer sociable y dinámica.

 

“Deseo mejorar mi relación familiar”

Metas relacionadas con convertirte en la mujer que tú quieres ser:

  • Me interesaré por los temas de interés de mi familia y descubriré algún dato interesante sobre esos temas. Esta acción genera relación y entendimiento hacia los otros.
  • Reemplazaré las críticas con comentarios constructivos. Guiaré a mi familia a concentrarse en las soluciones y no en los problemas.

“Deseo mejorar mi figura”

Metas relacionadas con convertirte en la mujer que tú quieres ser:

  • Me informaré sobre un tipo de ejercicio y lo practicaré mínimo 3 veces por semana.
  • Leeré sobre nutrición para entender qué es lo que necesita mi cuerpo
  • A partir de ahora dedicaré unos minutos a mejorar mi postura. Me pararé recta, levantaré mi cara y sonreiré.

 

Ahora sí, con toda esta información llega el momento de hacer el compromiso

Un plan de acción

¿Qué crees que necesitas tú para no olvidar tus metas de año nuevo?

Si eres como yo, necesitarás escribirlas una sola vez y se quedarán grabadas en tu mente.

Otras mujeres necesitan escribirlo en sus agendas e incluir recordatorios en su celular. Yo personalmente considero que esa es la opción más recomendable. De esa forma te aseguras de no olvidar que tienes un compromiso contigo misma.

También es posible que necesites contarle a alguien tus metas. Hay quienes guardan mejor la información una vez que lo han contado a alguien. Si lo deseas, puedes contármelas a mí y yo me encargaré de recordártelas de vez en cuando.

Y también conocí a quien necesitaba poner post sticks por toda la casa y la oficina. Esta opción también es válida.

Lo importante es que cada una de esas metas de año nuevo se TRANSFORMEN EN ACCIONES.

 

Te aseguro que si sigues estas recomendaciones el final del 2018 no será como antes.

Ya no se tratará de otro año más en el que evalúas los compromisos no realizados, los sueños no cumplidos y en el que los asuntos pendientes y las frustraciones incrementan.

Te aseguro que,
si decides hacerlo, tus sueños si pueden convertirse en realidades. COMPROBADO.

 

Te deseo lo mejor para estas festividades.

Confío que te regales un momento para definir la mujer que quieres ser de ahora en adelante.

Y por supuesto, cuentas con todo mi apoyo para ayudarte a convertirte en ella.

 

Hasta pronto

Marie

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”

Esto también te puede interesar