Te escribo este artículo porque no quiero que abandones tus propósitos de año nuevo.

No quiero que tu listado de promesas y sueños queden abandonadas en un cajón ni olvidadas.

Porque seamos sinceras, ya llevas demasiados años repitiendo el mismo error.

Esto es lo que normalmente ocurre:

La noche de año nuevo es un momento especial para la mayoría de las personas.

Intentamos celebrar la llegada de un nuevo ciclo rodeados de las personas que amamos y nos aman, en un lugar especial, vestidas de manera especial, con la mayor alegría posible que podamos sentir, y absolutamente ilusionadas en que este nuevo año nos dará una nueva oportunidad…

Oportunidad para olvidar y dejar atrás todo lo negativo ocurrido el año anterior.

Para hacer mejor todo aquello que sentimos que no resultó como esperábamos, para encontrar eso que tanto nos hace falta

Y en especial para realizar todas aquellas tareas pendientes que venimos dejando sin hacer, no sólo desde el año que se va…

Por eso preparé este artículo para ti, basada como siempre, en mi absoluta experiencia al respecto.

¡Porque a mí me ha pasado infinitas veces y me sigue ocurriendo!

Porque nos acostumbramos a dejar atrás todas las buenas intenciones para nosotras y las tareas pendientes se acumulan año tras año.

Por ello quise, junto a mi equipo, trabajar en una idea para ayudar a las personas a mantener sus metas, objetivos, sueños y no abandonarlos durante el año.

Ya que comenzamos una nueva década
– y la idea es empezar con toda la fuerza que podamos –
lo bautizamos como

Propósito 2020: Crea un Año Extraordinario.

Y ni te imaginas todas las cosas que he aprendido en la realización de este maravilloso proyecto, buscando y reconociendo el por qué de dejarnos tan de lado, de pensar que no somos capaces de cumplir nuestros objetivos, y cómo nos vamos desanimando transcurrido los meses de cada nuevo año.

¿Te siente identificada?

¿Comienzas el año con un entusiasmo maravilloso que se va “desinflando” a medida que las cosas no se dan como lo soñamos?

¿Te pasa que de a poco te sientes incapaz de lograr lo que deseas?

Como te comenté antes ¡a mí también me ha pasado! Infinitas veces.

Pero trabajando en mí y en este Proyecto que te comento, descubrí las razones por las que nos comportamos de esta manera y a la vez, cómo podemos remediarlo.

 

 

Cómo saber qué pasa contigo

 

¿Sabes que es mucho más simple de lo que pensamos?

Si te atreves a trabajar en ti, obtendrás las respuestas y descubrirás cómo materializar tus sueños, concretar tus proyectos y principalmente ¡ponerte en acción para lograrlo!

Créeme que es tan simple como decidirse, y caminar fijo hacia lo que deseas.

No importa si es un gran Proyecto o simplemente un pequeño sueño

Todo lo que desees es válido y lo que importa es que confíes en tus enormes capacidades,

¡que seguro son muchísimas!.

Lo importante es comenzar paso a paso a descubrir qué pasa

 

¿Por qué dejas de lado tus propósitos de año nuevo?

 

¿Por qué dejas de lado tus proyectos?

¿Qué sientes o te molesta dentro de ti, que no concretas lo que tanto deseas?

¿Por qué te ves inmersa en esta situación?

Como te dije al comienzo, siempre me baso en mi experiencia porque es lo más efectivo y sincero que puedo compartir.

En mi caso, empecé a co-crear este Proyecto mirando muy desde fuera cómo ayudar a los demás.

Pero como la vida siempre es sabia, terminé trabajando para mí y desde mí para poder compartirlo con los demás.

Primero entendí que todo depende de mí

Esta sencilla frase que parece tan simple, pero que tanto nos complica.

Que las cosas dependan sólo de una misma, te hace ser inevitablemente, 100% responsable de lo piensas, decides y haces.

Por ello se nos complica, pues nos han enseñado por mucho tiempo, a culpar a las circunstancias de nuestros resultados.

Pero los resultados de lo que somos, de dónde estamos, son sólo responsabilidad de nosotras.

Y aunque sintamos que estamos donde estamos porque no nos dejaron ser, no nos dejaron tomar un determinado camino; finalmente todo aquello fue sólo decisión nuestra.

Porque somos nosotras las que aceptamos las circunstancias.

Y a veces nos falta el coraje para tomar las riendas y ser y hacer lo que realmente queremos.

Y en este andar, realizando el Proyecto, pude verlo cada vez con mayor claridad.

Recuerda que no hay nadie mejor que tú para desarrollar el papel de ti misma en esta vida, y de ti depende lo que quieres lograr y dónde quieres estar.

Sé que si te atreves puedes encontrar las respuestas como yo lo he estado haciendo, aprendiendo simplemente de la autoobservación.

Mirarnos, reconocernos, saber definirnos, qué me gusta y no me gusta.

Qué quiero hacer y qué no, qué permito y qué no.

 

 

Escuchar otras experiencias

 

Junto a mis partners de trabajo decidimos que este Proyecto debía contar con la gran experiencia de otras personas (no sólo nosotros que somos tres)

Por supuesto que esas experiencias queríamos que fueran de gran valor y decidimos invitar a quienes sentimos son nuestros amigos y amigas.

Personas que conocimos en el transcurso del año y se transformaron en verdaderos referentes para nosotros.

Y la verdad, no hay como escuchar las experiencias de los demás.

En especial, cuando son de gente a quien tanto estimas.

El Proyecto entonces se divide en 3 grandes temas que lideramos los creadores:

  • Amor,
  • Abundancia
  • y Propósito

y junto a 15 amigos y amigos, conversamos acerca de temas tan potentes como:

  • Autoestima
  • Felicidad
  • Empoderamiento
  • Emprendimiento
  • Éxito
  • Pensamiento Positivo
  • El ser con Conciencia
  • Alimentación Consciente
  • Poder Personal
  • Espiritualidad

y tan profundos como:

  • Trabajar tu Niña Interior
  • Aprender a perdonar para soltar y sanar
  • Honrar a tus Ancestros para mejorar tu presente
  • Usar el Feng Shui como herramienta en casa
  • Tomar conciencia de las personas que te rodean para lograr tus objetivos

Con tantas grandes experiencias, es imposible no sentirse identificada al menos, con uno de los temas tratados.

¿Cuál te identifica a ti?

¿Cuál crees que te ayudaría mayormente para llegar al éxito en tu vida?

¿En qué aspecto necesitas trabajar con urgencia?

En mi caso, el trabajo con mi Niña interior, ha sido un tema muy potente los últimos años de mi vida.

Seguir ahondando en ello, sigue logrando sanar heridas dentro de mí.

Trabajar en la alimentación es otro punto que tocó profundamente mi ser, pues es un tema que debo confesar ¡me cuesta bastante! debido a mi gran pasión por lo dulce y los chocolates.

Quizás tú puedas sentir lo mismo y entiendas lo difícil de dejar el azúcar, como me ocurre a mí…

El honrar a los ancestros, es otro más de mis favoritos pues siento una enorme conexión con ellos y la intención de poder descubrir cómo sanar a las generaciones jóvenes de mi familia de las cargas del pasado, es un tema que me apasiona.

Si tendemos a quedarnos “pegadas” en antiguos dolores entonces hay que aprender a perdonar para realmente soltar y sanar situaciones que nos dañan

¡sí es posible lograrlo!

O tomar una real conciencia de quienes nos rodean y dejar de lado todas las relaciones tóxicas que nos dañan y no nos permiten avanzar.

¿Cuántas veces no notamos lo mal que nos hace mantener el contacto con quienes sólo nos traen cosas negativas?

¿Cuántas veces intentamos salir de situaciones que nos dañan y no lo logramos?

Pues bien, lo que quiero decirte es que tienes todo este mundo de posibilidades para descubrir:

qué te detiene

qué está complicando tu vida

y qué necesitas para salir de eso que te estanca.

¿Te gustaría descubrirlo y sentirte más feliz?

Pues yo lo descubrí y quisiera dejarte estos tres pasos para no volver a abandonar tus Propósitos de Año Nuevo.

 

 

Tres Pasos para No Abandonar tus Propósitos de Año Nuevo

 

Cuando logramos mirar sin miedos nuestro entorno, nuestro ser, a nosotras mismas, las posibilidades para hacer lo que soñamos se amplían, esos miedos se repliegan y se transforman en nuestros aliados para superar las dificultades.

Ese estado “soñado e inalcanzable” es ¡sumamente posible!

Y como yo lo aprendí en el caminar de “Propósito 2020” quisiera que tú también los tengas como aliados.

 

Paso 1: Las Decisiones son sólo tuyas

 

Anteriormente te lo mencioné y ha sido uno de los grandes aprendizajes de mi vida:

Eres responsable de ti y saberlo abre un infinito abanico de posibilidades para volver a tomar las riendas de tus sueños.

No hay culpables, no hay malas intenciones de otros, eres tú quién decide con quien estar, cómo estar, con quién compartir.

Los otros hacen cosas no “te hacen cosas”

Eres tú y sólo tú la que puede decidir sobre su vida, por más dificultades que veas en el camino.

Y aunque cueste ¡es así!

Las decisiones que tú tomas te van a permitir o no, seguir dejando de lado tus proyectos, tus sueños, ¡tu propósito!

¡No dejes que sea así!

Tú decides por ti, eres responsable de ti.

Yo tuve que repetírmelo muchas veces cada mañana hasta comprender que así es.

Prueba la forma que más te acomode, pero practica el recordar que las decisiones son sólo tuyas y que tú eres quien decide no dejarte en última prioridad.

¡Hazte ese regalo y verás como todo tu entorno cambia!

 

Paso 2: Descubre cuál es tu dolor y cierra tus ciclos

 

El segundo paso se basa en descubrir qué es lo que más te duele.

Cuál es ese dolor que se mantiene dentro de tu corazón y la razón por la cual no puedes avanzar.

Tal vez es sentirte que no eres capaz

Quizá alguna herida guardada de niña por alguna situación que sentiste no era posible y se quedó ahí, haciéndote creer que aún es así.

Tal vez una gran frustración vivida y el temor a repetir esa sensación.

O quizás porque te dejas en último lugar, ya que primero van tus hijos, tu marido, tus padres, hermanos o amigos… y te has acostumbrado a postergarte.

Debes descubrir la razón, por qué hay algo que te detiene.

Encontrando esta repuesta, verás como sana tu corazón y la confianza en ti misma se recupera.

Así aprenderás a Re-conocerte y saber de tus luces y sombras, aprender a sobrellevarlas y vivir con ellas, sin dejar de ser tú y de postergarte.

¡¡Es un gran paso para sanar además!!

Luego de ello, es fundamental cerrar ciclos, no dejar temas pendientes, que sigan haciendo ruido en tu corazón.

Aprende a reconocer todo aquello que quedó en el tintero y dale un cierre para que no te atormenten más.

El seguir pensando o repitiendo las mismas situaciones sólo nos enseñan a que no hemos aprendido y que ¡ya es hora de entender la lección!

Atrévete, recuerda que es Tu Decisión.

 

Paso 3: ¡Ponte en Acción! Y Planifica

 

Para lograr realizar realmente todos tus propósitos de año nuevo debes simplemente ponerte en acción.

A veces se torna difícil porque tendemos a volver a los miedos, y sentir ese dolor que nos paralizaba…

¡Alto! Este es el momento más importante para hacerte consciente y cargo de ti.

Es ahora, no hay después, no más miedos, no más sueños sin cumplir.

Me pongo en acción y lo primero que debo hacer es planificar los pasos a seguir, las cosas que realizaré.

Aunque sea un pequeño primer paso:

  • dejar de poner azúcar en mi café de la mañana,
  • o salir a caminar una cuadra,
  • leer dos hojas de un libro,
  • no quedarme en una conversación que sólo habla mal de los demás…

Lo que desees. Pequeños pasos generan grandes cambios.

Sólo de esta forma podrás crear un año extraordinario

Tu fuerza interior y tus ganas te guiarán para ir aumentando los objetivos, las metas.

Pero debes ponerte en acción: planifica, ejecuta, confía.

Todo se dará como lo deseas.

Cuando tienes un objetivo claro, las puertas se irán abriendo, las respuestas se presentarán frente a ti.

Eso es seguro.

 

 

Te invito a construir un Año Extraordinario

 

Quiero terminar este artículo, haciéndote una invitación.

Ya sabes que las decisiones dependen ti.

Si quieres descubrir cuál es el dolor que te está dañando y no te deja avanzar, y necesitas apoyo para planificar y ponerte en acción, Propósito 2020 te ayuda en cada paso.

Puedes ser parte de ello.

A través de la auto reflexión y el auto aprendizaje podrás poner en práctica consejos y herramientas que abarcan diferentes áreas de la vida.

Te invito a re- descubrirte, a volver a confiar en ti, a aprender a planificar tus pasos.

A reconocer el amor como la energía que mueve al mundo y que, si pongo un poquito de amor en mi día a día, en cada detalle, la sensación de felicidad aumentará inmediatamente en lo cotidiano.

A reconocer a la abundancia como una energía que fluye y que merezco.

Abundancia a la que le doy la bienvenida, comprendiendo la gran abundancia que me rodea en la naturaleza, en todo lo que tengo: la familia, los amigos, la salud y el dinero que merezco en respuesta a mi trabajo.

Y a encontrar ese “famoso Propósito”,

Aquel que haga brillar y bailar mi alma, limpiando mi mente y mi corazón; encontrando el camino y construyendo un Año Extraordinario.

Recuerda que eres la creadora de tu vida y tienes derecho a comenzar un nuevo camino.

Con muchísimo Cariño

Claudia