“Desde el inicio supe que él no era para mí, pero lo negué y permanecí en aquella relación”

Con la historia de hoy te cuento el testimonio de “Marcela” una mujer que se contactó conmigo debido al artículo que publiqué “Una buena razón para terminar la relación“.

Aquel artículo narra la historia de una mujer cuyo testimonio muestra como su ex pareja no estuvo a su lado durante un tiempo de enfermedad.

Para ella esa fue la señal más grande que vivió que le demostraba que él no era una buena pareja para ella, pero aun así tardó un tiempo más en terminar la relación.

siguiente-capitulo-pdf-1Marcela leyó esta historia y me contó que a ella le había pasado precisamente lo contrario.

Me contó sobre la tóxica relación amorosa que vivió con su ex.

Y además me contó que, a diferencia de la historia de aquel artículo, su ex sí estuvo a su lado durante una época de enfermedad. Incluso esa fue la época en la que él más estuvo a su lado y eso la confundió.

Entonces yo le pedí que nos contara su historia para así tener otra perspectiva de una situación similar.

A continuación tienes la historia de “Marcela”:

 

“Las cualidades de las que yo me enamoré”

 

“Cuando empezamos a salir tardamos tiempo en hacernos novios.

Él era muy caballero, atento y respetuoso, cualidades de las que yo me enamoré.

Si es que teníamos un malentendido o diferencia de opinión, él sabía escuchar y entonces podíamos negociar.

 

Honestamente yo sentía que él era la persona que quería en mi vida. Era responsable, estaba pagando su casa y tenía planes a futuro.

 

Él y yo vivíamos en ciudades diferentes, pero aun así la relación era bonita y nos veíamos durante los fines de semana.

Aparentemente todo iba bien y después de los primeros 3 meses hicimos un viaje juntos.

Un viaje con el que empezó nuestra historia y en el que vi por primera vez que él no era para mí.”

 

Su celular levantó sospechas

 

“Al inicio del viaje, mientras él manejaba me pedía que revisara las rutas en su celular.

E incluso, un par de ocasiones, dado que él manejaba, él me pedía que contestara los mensajes en su celular.

 

Pero de un momento a otro todo cambió.

Una tarde, le pedí que me dejara ver las fotos de las tortugas que habíamos visto en nuestro paseo y ahí noté que algo andaba mal.

Él pasó de mostrarme libremente su celular, a bloquearme cualquier acceso.

 

Y todo fue tan repentino.

Entonces yo sospeché y empecé a dudar.”

Más de 20 mensajes de distintas mujeres y una llamada

 

“Pasó el tiempo y yo tuve la oportunidad de mirar su celular y vi cerca de 20 mensajes de distintas mujeres.

Eran largas conversaciones, propuestas para citas y mensajes muy sensuales.

Él había tenido planes con otras mujeres incluso horas después de vivir momentos muy especiales e íntimos conmigo.

 

Fue un horrible sentimiento.

 

Sabía que estaba mal ver su celular sin autorización, pero necesitaba ver la verdad y sabía que él no me la iba a dar.

Recuerdo el dolor tan grande que sentí.

Se suponía que aquel sería un viaje romántico y se convirtió en una revelación de la verdad de nuestra relación.

 

En ese momento supe que él no era para mí.

 

Sabía que era mejor separarme de él, pero estábamos de viaje, no quise enfrentarlo diciendo que conocía las historias de sus otras mujeres ni tampoco quise tomar una decisión arrebatada.

 

Mientras viajábamos de regreso una mujer lo llamó.

Era la misma mujer que lo había estado escribiendo durante esos días.

Ella insistía en que lo estaba esperando y le reclamaba por no avisarle antes que no llegaría a tiempo para los planes que tenían juntos.

 

Mis sospechas se confirmaron y él tampoco pudo negar la infidelidad.

Esa no era la relación que quería para mí, asi que le dije que no quería saber nada más de él.

Tan definitiva fue mi decisión en ese momento, que manejamos hasta la estación de autobuses más cercana para que él tomara el bus hasta su ciudad y yo manejaría mi auto de regreso a casa.”

 

“La primera vez que le di una segunda oportunidad”

 

“Hubiese sido mejor si cortaba cualquier tipo de contacto con él, pero no fue así.

Ya de regreso en casa yo recibía insistentes mensajes de él diciéndome que lo sentía.

Confundía mi mente, me decía que no era lo que yo pensaba y que ver su celular había contaminado mis pensamientos de ideas sin sentido

 

Luego llegó la culpa, él insistía en recordarme que yo no tenía ningún derecho a revisar su celular.

Me decía que estaba equivocada y en su insistencia yo acepté darle otra oportunidad.

 

Ya sabes, siempre escuchamos que no se puede desistir a la primera. Todas las relaciones tienen problemas y yo pensé que podíamos superarlos”

Aparentemente nos convertimos en una gran pareja

 

“Después de aquella ocasión continuamos con la relación.

Acordamos que yo no revisaría su celular y que él me respetaría como pareja.

Él rompería el contacto que mantenía con las otras mujeres con las que él convivía y empezaríamos la relación formal.

Nos mudamos a vivir juntos y cualquiera diría que nos llevamos muy bien.

 

Hacíamos un gran equipo y todo nos salía muy bien.

 

Incluso durante una época yo enfermé mucho y él cuidó apropiadamente de mí. Él estuvo a mi lado en esta época tan dura de mi vida y accedió a todo lo que yo necesité.

Me costaba aceptar que él estaba ahí cuando yo estaba enferma, pero que él nunca estuvo emocionalmente junto a mí.

Aparentemente parecíamos una gran pareja, pero él no era para mí.

 

En realidad, las cosas no eran tan buenas como aparentaban.

Yo minimizaba constantemente los comentarios con los que él me lastimaba.

Las disculpas se convirtieron cosa de todos los días y yo lo justificaba pensando que él no sabía comunicarse.

 

Casi no teníamos contacto sexual, podían pasar un par de semanas o más sin que él mostrara algún deseo.

Convivíamos y hacíamos todo juntos, pero en realidad éramos como dos extraños en el aspecto sexual.

Además, aunque él negaba cualquier posible mentira, yo seguí encontrando mensajes e incluso preservativos.

 

Pero el problema siempre acababa en lo mismo.

Yo no debía revisar sus cosas y él aseguraba que no tendría romances con nadie.

Vivimos varias separaciones a lo largo de 2 años de relación.

Nos separábamos por los mismos motivos, él me pedía continuar, me aseguraba que estaba solo conmigo y todo volvía a empezar.”

 

El día que él desapareció

 

“Curiosamente, después de una época en la que él me rogara seguir juntos, un buen día él terminó conmigo radicalmente.

Me aclaró que sus razones eran:

  • mis presiones
  • mi carácter
  • las deudas que él tenía por mi culpa

 

Y así, sin más, desapareció.

Se lo tragó la tierra y con él murieron sus promesas de boda, los planes de futuro juntos y los tantos miles de promesas que nunca se cumplieron.”

Él no era para mí

 

“Yo ahora sé que debí escuchar a mi voz interior.

Yo supe desde aquel viaje que hicimos al inicio de nuestra relación que él no era para mí.

Pero lastimosamente decidí permanecer en esa relación ignorando lo que sentía y lo que sabía.

 

Ahora he aprendido a escucharme a mí misma y a respetarme.

Además, después de que él desapareció de mi vida, yo comprendí que yo no era totalmente dependiente de él.

 

Tengo que confesar que fue duro librarme del sentimiento de culpa que sus palabras depositaron en mí.

Pero aprendí que en una relación no hay culpables.

Únicamente hay 2 personas que tienen el 50% de responsabilidad para que la relación funcione o fracase.

Y te aseguro que, si tú estás a cargo del 100% de la unión de la relación, entonces estás apostando en tu contra. Si haces eso estarás pretendiendo convencer a tu pareja que se quede a tu lado a pesar de que él no quiere hacerlo.

 

Ahora yo lo sé y por eso quiero que tú te preguntes a ti misma qué es lo que prefieres.

 

¿Quieres insistir en convencer a alguien que se quede a tu lado, aunque esa relación no sea ni de amor ni de respeto?

O

¿Deseas estar libre dándote a ti misma el amor y el respecto que mereces?

O incluso

¿Deseas estar libre para abrir la oportunidad de conocer a una persona que si te ame y te respete incondicionalmente?”

 

¿Recomiendas a otras mujeres revisar el celular de sus parejas?

 

“No, no lo recomiendo.

En la experiencia que yo viví, ver el celular de mi ex me mostró la realidad, pero yo aun así me negué a acepar que él no era para mí.

 

Si el día de hoy viviera la misma situación no lo dudaría ni un segundo y me alejaría de esa persona a la primera oportunidad.

Ahora yo tomaría una decisión diferente y no continuara en esa relación.

 

Como lo dije antes, la información de ese celular me dio pruebas de una verdad que yo sabía y esa es la enseñanza más importante.

 

Si una mujer desconfía y si ha vivido experiencias con esa pareja que la hacen sentir insegura entonces debe decidir.

 

Yo ahora sé respetar mi voz interior y creo que todas las mujeres deben hacerlo.

Él no era para mí, yo sabía que no era una relación saludable, pero aun así permanecí atada a ella.

 

Ahora es diferente.

Yo ahora sé que el amor no se ruega.

Sé que una relación positiva es basada en el respeto mutuo.

 

Ahora comprendo que quien vive en una relación sana no tiene dudas,

no tiene motivos para querer ver el celular de la pareja, e incluso tampoco tiene ningún bloqueo para hacerlo si es que lo desea.

La honestidad y el compromiso es la base de la relación que yo ahora construyo en mi vida.

 

Finalmente descubrí que vivir una relación sana es sencillo, es sin dramas y sin dudas.

Con problemas como todos, pero ninguno de esos problemas se debe a infidelidades, desconfianzas ni faltas de respeto.”

 

Espero que esta historia sea inspiradora para ti.

Si estás viviendo una situación similar, aquí tienes un testimonio real.

La pareja de “Marcela” sí estuvo junto a ella durante una época muy difícil en la que ella estuvo enferma, pero una buena relación amorosa no es únicamente eso.

Una buena relación de pareja debe tener aquello que es para ti importante.

Debe permitirte vivir en paz y sentirte satisfecha tanto contigo misma como con la vida que llevas.

 

En Siguiente Capítulo tienes una guía paso a paso para superar una situación como la de Marcela.

Aprenderás a dejar de extrañarlo o de fantasear con volver a esa relación que sabes que no es para ti.

Accede a Siguiente Capítulo AQUÍ

 

Escríbenos un comentrario si es que tienes alguna opinión o pregunta sobre este tema. Tanto Marcela como yo estaremos encantadas de contestarte.

 

​¿Cómo superar una ruptura amorosa?

Recibe directamente a tu correo electrónico guías, consejos, historias y más sobre cómo superar una ruptura amorosa

 

Hasta pronto

Marie

 

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”

Esto también te puede interesar