Hoy te voy a compartir la historia de una mujer que comparte sus pensamientos y emociones sobre la nueva esposa de su ex.

He decidido contártela porque cada día llegan a mi decenas de mujeres a compartir sus experiencias.

Algunas son mujeres que inspiran con historias de éxito.

Otras llegan con dudas y miedos.

También hay mujeres que se sienten perdidas en sus pensamientos.

Y entre todas estas, hay mujeres como las del testimonio que te comparto a continuación.

Una mujer cuya historia y mensaje es muy importante repartir.

Por favor léela con atención, con empatía y al final comparte tu opinión y testimonio.

 

Aquí comienza la historia de ella:

 

«Lo que siento al ver a la nueva esposa de mi ex»

 

«Cuando supe sobre la actual nueva esposa de mi ex me llené de rabia y mi autoestima cayó en picada.

Se cumplían todos los clichés posibles.

Mucho, muchísimo más joven que yo.

Más extrovertida, con vestidos bonitos y un cuerpo voluptuoso.

Segura de sí misma, apasionada, llena de sueños y de energías.

Y yo, la mujer cansada.

Con muchas peleas no resueltas a cuestas.

Sueños que no se cumplieron por falta de compromiso.

Y con la rabia interna de saber que tenía razón.

Yo también soy bonita, pero no he tenido tiempo ni energías de mostrarlo.

También son apasionada y tengo muchos sueños.

Pero mis prioridades cambiaron y las preocupaciones inundaron los tema de conversación.

Y también soy joven, pero soy madura, experimentada y sabia.

Tan sabia que tenía la razón al sentir que todo estaba cambiando.

Con el corazón hirviendo de rabia porque finalmente comprobé que no estaba loca.

Mientras yo pensaba en todo lo que puedo hacer para mejorar y él criticaba mi obsesión con analizar la relación.

Ella ya estaba en la vida de mi esposo y así como ella pasó de ser «la otra» a ser «la oficial».»

 

«La otra verdad que ella debe conocer»

 

«La nueva esposa de mi ex no tiene toda la información clara.

Si, es cierto que yo usualmente estaba cansada y que discutíamos frecuentemente.

Pero debe saber que estaba cansada de las mentiras de mi ex, de las fallas, de las veces que olvidó lo que era importante.

Y las discusiones eran solo un reflejo de la constante frustración de no entender qué es lo que pasaba por su mente.

Si, también es cierto que apagué algunos de sus sueños.

Pero debe saber que sus «sueños» ya nos habían costado grandes deudas y problemas familiares antes.

Yo lo apoyé siempre, pero él no tuvo ni compromiso, ni perseverancia para hacer y ser lo que prometía que ocurriría con cada uno de esos «sueños».

Y aún así, no le decía que no.

Tan solo le pedía que lo piense, le hacía más preguntas sobre sus ideas y lo más importante de todo; cuestionaba cómo iba a hacer para encontrar el balance entre nosotros, su familia y sus nuevos sueños.

Si, discutíamos por mis reclamos.

Pero yo le pedía más tiempo juntos, abrazar el tiempo en familia, más atención a solas y algún detalle hacia mi.

Y aunque él haya dicho que su vida era un tormento a mi lado, la nueva esposa de mi ex pronto comprenderá que hay más verdad que ello.

No me justifico, porque yo sé que muchas veces me equivoqué.

Pero estoy completamente segura de que los impulsos llegaron cuando la desesperación, el miedo y la frustración entraron a nuestra casa con su nombre.

No, no dormíamos en cama separados como crees.

Por el contrario, aún estábamos juntos y más de una vez me buscó con ansias cuando ya la tenía a escondidas.

Pero era pasajero, luego era cortante, distante y mal humorado.

Por eso supe de su infidelidad.

Con cada reacción de él yo sabía de la existencia de la que en aquel tiempo era tan solo ‘la otra’.»

 

«Lo que significó su llegada a nuestras vidas»

 

«Al principio ella fue como una sombra que nublaba todos mis pensamientos.

Tenía el nombre de inseguridad, locura, depresión, cansancio y miedo.

Luego tomó forma de reuniones extras, viajes de trabajo, visita a familiares, agotamiento y frustración.

Para mis hijos al principio se llamó estrés y trabajo.

Ellos se preocuparon por no estorbar, molestar o preocupar.

Y la angustia de verlos así me llevaba a hacer el doble para que se sientan amados, importantes y a gusto dentro de momentos familiares que tenían un padre ausente.

Para mi esta mujer fue la representación de lo peor.

¡No me culpes!

Llegó a nuestra vida como un huracán que lo rompe y daña todo llevándose lo bueno muy lejos.

Y aunque ella está segura de que llegó como la ‘salvación’ a la miserable vida que tenía mi ex, debes saber que no es cierto.

Eramos felices, muy felices.

Vivimos llenos de momentos alegres y sueños que mi ex decidió olvidar para justificar sus fallas.

Fuimos una familia normal, una relación que pudo seguir, crecer y fortalecerse, pero que no lo logró.

Nuestra alegría se fue frustrando por fallas de comunicación, falta de compromiso y por no establecer límites.

Sobre todo, límites dentro de los que ella apareció.»

 

«La mayor rabia hacia la nueva esposa de mi ex»

 

«Sin duda que me dolió la infidelidad, las mentiras, las culpas…

Pero yo puedo superar la ruptura con mi ex.

Yo sé que duele, que lamentaré mucho de lo que viví, pero también sé que saldré adelante y que puedo construir una nueva vida.

Pero lo que no puedo perdonar es la ruptura de mi esposo hacia nuestros hijos.

Ellos aún son pequeños y en unos años más llegarán a la adolescencia.

Nuestros hijos necesitan a su padre.

No al padre ausente debido al ‘estrés’ o ‘trabajo’, sino a un padre presente como ejemplo y guía.

Y simplemente no me parece justo.

No es justo que mi ex sienta que quiere una nueva oportunidad para ser buen padre con los futuros hijos que tendrá con la nueva esposa de mi ex.

Y no es justo porque él aún es padre de los nuestros y lo será siempre.

Si la fregó al engañarnos, al romper el compromiso familiar y al fallar a nuestros principios, entonces puede dejar de fallarlos ahora.

Puede estar presente en sus momentos importantes, aconsejarlos y guiarlos.

Él puede y debe ser un buen padre para los hijos que ya tiene en lugar de pensar abandonarlos por completo para ser ‘buen’ padre de los hijos futuros.

Si ella me preguntase a mí le diría que no creo que lo vaya a hacer bien.

Pienso que también le mentirá y fallará a ella porque eso dictan sus principios de vida.

Y por eso temo que también fallará a los hijos que tendrán.

No es que así lo desee, pero confieso que ella debería saber lo que pienso para que decida por si misma.

Si, siento rabia, pero no es por lo que creen.

La mayor rabia que tengo no es por la forma provocativa en la que ella se acercó a mi ex.

Tampoco es porque ella no supo poner un alto cuando supo que él era casado.

Y créeme, la rabia no llega al ver los infantiles comportamientos que hoy describen a mi ex.

La rabia más grande es porque él y yo tuvimos nuestros hijos con mucho amor y mis pequeños se merecen lo mejor.

Tengo rabia hacia ella por traicionarme a mí como mujer y aceptar a un hombre que es capaz de abandonar a sus hijos.

Y es por eso que hoy le escribo estas palabras»

 

«Mensaje para la nueva esposa de mi ex»

 

«No, no hablo mal de ti frente a mis hijos.

Y tampoco hago comentarios sobre ti a nuestros familiares y conocidos.

Contrario a lo que él te dice de mi, no soy una loca, pero sí soy una mujer con una gran herida.

Yo no les he metido ideas absurdas en la mente de mis pequeños, ellos tienen la opinión que tienen de ti en base a lo que han visto de su padre.

Quiero que dejes de juzgarme en base a las ideas que sembró mi ex en tu mente y que hablemos de mujer a mujer.

No te hablo como la mujer a la que fallaste, o la mujer que antes ocupaba tu lugar.

Sino que te hablo como la madre de los niños que cuidarás en varias ocasiones a lo largo de tu vida.

Es momento de que tú y yo aclaremos ciertos aspectos para el bienestar futuro de mis hijos.

Créeme, si pudiera evitarlo lo haría.

Si pudiera maldecirte y arruinarte lo haría.

Pero no puedo hacerlo porque se va en contra de mis principios de madre.

No lo hago porque eres la mujer que verán junto a su padre y ahora es mi obligación educar a mis hijos en bien.

Te hablo con sinceridad y respeto porque estarás en la vida de mis hijos por muchos años y quiero cuidar esos momentos para que sean lo más positivos posibles para ellos.

De mi parte me comprometo a exigirles te respeten, pero por favor, hazme el trabajo más fácil y respétate a ti misma.

Ellos aún son pequeños y recién empiezan a descubrir y comprender sus cuerpos.

Así que por favor cuida tu apariencia frente a ellos, no confundas sus mentes con escenas, comentarios o vestimentas sexuales.

Hago todo lo posible por que crean que su padre los ama, así que te pido que no hagas comparaciones frente a ellos.

Mi ex no les ama más o menos a nuestros hijos, simplemente los ama.

Y finalmente te pido que te refieras a mi con respeto, sin adjetivos, sin malas caras, sin voces.

Tú únicamente conoces de mi lo que mi ex te dijo para justificar sus decisiones.

Así que antes de ser una barrera que separe más a mi familia o una enemiga para mi, te pido que asumas el papel que escogiste y seas co-responsable de la paternidad que mi ex le debe a nuestros hijos.

De mi parte me comprometo a guiar a mis pequeños para que no guarden resentimientos ni hacia ti, ni hacia tus futuros hijos.

Los educaré para que respeten las reglas de tu casa así como respetan las reglas de la mía.

Y por supuesto, los criaré en principios para que jamás sean lo que su padre fue con nosotros.»


 

Si esta historia ha llegado a ti es porque de alguna forma te sientes identificada con estas palabras.

Si en tu caso tienes problemas para dejar la ira y frustración y superar definitivamente a tu ex, entonces te recomiendo empezar hoy mismo con el Libro Siguiente Capítulo.

Esa es la guía que te apoyará a lograrlo.

Comparto este mensaje contigo con la intención de ser mejores mujeres las unas con las otras.

Toda historia tiene dos lados de la misma moneda y en casos como estos, por el bienestar de los niños, es indispensable que la relación se maneje por lo sano.

Espero tu comentarios.

Recuerda escribirlos con respeto a la mujer que decidió compartir su mensaje.

 

Hasta pronto,

Marie

 

PD: El libro Siguiente Capítulo te ayudará a superar tu ruptura amorosa recuperando tu fuerza interior. Consigue tu copia aquí>>>