Ahí estaba yo, rodeada de varios desconocidos, cada uno de ellos hablando de su plan ideal para encontrar pareja.

Las chicas se quejaban de la falta de compromiso de sus potenciales citas. Los hombres se quejaban de la falta de interés que demostraban las mujeres en quienes estaban interesados.

Pero al final la lista que pros y contras era similar para ambos casos.

Comunidad Mujeres EmpoderadasTodos decían estar dispuestos a encontrar pareja, aquella que sería el gran amor de sus vidas.

Pero en toda esta conversación había más de un problema:

Primero está la lista interminable de requisitos irreales que la futura pareja debe cumplir.

Luego está todo aquello que estamos dispuestas a ocultar de nosotras mismas para no espantar a los pretendientes.

Y sólo si las cosas salen bien y logramos sobrepasar las primeras barreras de la tan esperada perfección, llega el momento de pretender vivir una realidad extraordinaria.

Ya sabes a lo que me refiero, insistir únicamente en lo bueno y perfecto de la relación. Desfilar frente a tus amigas y conocidos para que vean el nuevo gran premio del amor. Aquel que sin duda tiene que ser mucho mejor que el anterior.

Compartirán momentos mágicos y la maravilla del amor. Claro, sólo el tipo de cosas que demuestran que todo está bien.

Pero luego llegará el momento en el que las parejas viven algo diferente a la ficción de lo perfecto.

Algo complejo, algo no planeado, es decir; la realidad.

Y finalmente después de eso llega la evaluación de resultados. Aquel momento en el que comparas tu lista de requisitos con la realidad de la relación y te das cuenta que no es como lo esperabas.

Así que sin más pensamientos al respecto, toman la decisión de borrar ese capítulo de sus vidas y empezar con uno nuevo.

Ahhhh, pero eso sí.

El nuevo capítulo incluirá una lista de requerimientos aún más larga. Una en la que ambos hayan incluido los «peros» que aprendieron en la última relación.

Y este es el problema del «perfecto proceso» para encontrar pareja…

 

Formas para encontrar pareja

En teoría encontrar pareja es tan simple como salir a la calle y acercarse a saludar a aquellas personas en las que estarías interesada.

¿Pero por qué hacer algo semejante si existe Tinder?

Ahí no tienes que andar recorriendo restaurantes, bares, museos y galerías con la esperanza de conocer a alguien.

Puedes simplemente ver cientos de fotos de posibles prospectos y escoger a aquellos que despiertan algo de interés en ti.

Algo, sólo algo de interés.

Porque los que despiertan mucho interés quedan también descartados. Esos suelen tener muchas opciones y por lo tanto tienen más probabilidades de cambiarnos por otra con una mejor fotografía de perfil asi que es mejor evitarlos…

Si tienes más necesidad de algo serio, te irás por aquellas páginas encargadas de ayudarte a encontrar pareja.

Y con esas en teoría no tienes de qué preocuparte. Los candidatos serán exclusivamente seleccionados de acorde a lo que tú quieres.

Eso sí, ¡espero que sepas exactamente lo que quieres!

De igual forma ellos estarán disponibles para ti si es que la descripción que escribiste de ti misma cumple con los requisitos de ellos. Así que ya sabes, una vez más todo dependerá de cuán grandiosa te hayas descrito tú y de cuán interesante se hayan descrito ellos.

Si llegas a tener mayor suerte, tendrás un grupo de conocidos tan amplio que conocerás pretendientes por ese medio. Espero algún día contarte de los personajes que llegué a conocer gracias a ello…

De todas las opciones para encontrar pareja, me atrevería a decir que ese es el más próximo a la realidad. Por lo menos tendrás una recomendación real.

 

La lista de requisitos para encontrar pareja

Así como planeas los lugares, aplicaciones y páginas web donde encontrarás pareja.

También planeas TODOS los requisitos mínimos que la persona debe tener para que llegue a tener posibilidades.

Primero serán los atributos físicos. Porque claro, si no es espectacular, no causará ningún interés.

Y así como tú esperas un muñeco para ti, ellos también esperan que seas lo más parecido a una estrella porno.

Por fortuna hay las aplicaciones encargadas de editar. Ya ni siquiera necesitas estar súper maquillada para tomarte las fotos. Sólo necesitas una foto desde un buen ángulo y editar…

Ya sabes, quitar un par de manchas, arrugas y kilos. Blanquear los dientes, incrementar los pechos y dar brillo al cabello. Luego de eso, la parte física está lista.

¡Pero espera!

Eso no es todo.

También está el listado de lo que le debe gustar hacer, la profesión y de una vez, que no viva tan lejos. Porqué hacérnoslo difícil…

Tiene que ser aventurero… ¡Pero no tanto, tampoco quieres un obsesionado con las montañas.

Debería ser deportista y saludable…. Pero no tanto! No quieres verte mal junto a él.

Que sea más alto que tú, que sepa hablar bien, que tenga un buen trabajo, que tenga buenos amigos y buena familia.

Y no creas que la lista de tus pretendientes es más corta que la tuya. Ellos también tienen su gigantesco listado de requisitos que esperan que tú cumplas.

Pero eso tú ya lo sabes…

Por eso las fotos editadas y el perfil en el que muestras un montón de virtudes de las que no te sientes tan segura.

 

Todo lo que esperas demostrar

Nada tan ansiado y recordado como la primera vez que presentas un pretendiente en tu círculo social.

Mientras más encantados estén el uno con el otro más grande y formal será la presentación. Y no hay nada como lucir algo nuevo…

Será como un trofeo, un accesorio que tiene que engrandecerte.

Curiosamente mientras duró el tiempo de soltería, más insistías que no necesitabas pareja para ser feliz. Pero ahora que ya tienes a alguien a tu lado, tienes la absurda necesidad de mostrarlo como si fuera un éxito.

La verdad es que el éxito se presenta con el tiempo, con las experiencias y con todo aquello que construyan juntos. No con una cena en un restaurante de moda en el que tus amigas pueden apreciar tu nueva adquisición.

Pero en fin, ya que estas en plena demostración debes tener ciertas precauciones

Cuidado vayan todos a mencionar algo indebido.

Mucho cuidado con advertir a tus amigas que no vayan a hacer ningún comentario sobre aquella época difícil tuya. O sobre tus malas costumbres, o sobre tu última borrachera.

No querrás incumplir con ninguno de los requisitos de la pareja perfecta, así que debes asegurarte de hablar sólo de aquello que es positivo para ti.

Y ya que estás demostrando, asegúrate de incluir en el gran debut a aquel círculo social que te mejora y no aquel con el que compartes tus más penosas vivencias…

 

Una fácil despedida

Y luego llega la parte más absurda de todo este deseo de encontrar pareja.

El momento de revisar la evaluación. Tomar la lista de los requisitos que tu futura pareja debería cumplir y compararla con la realidad de lo que has experimentado hasta el momento.

Porque claro, con toda esa gran oferta ahí afuera esperando por ti, no puedes correr el riesgo de quedarte con algo menos que el ideal.

Así que, ya que no ha sido como lo esperabas es hora de despedirse.

Quizá es porque lo pusiste a prueba y después de que no te escribiera en el momento exacto, con las palabras perfectas se ganó puntos menos.

Es posible que te sintieras insegura por su pasado.

O quizá hubo un día en el que se portó como un infantil adolecente.

Sea como sea, su forma de comer, los chistes que hace y los ruidos que hace mientras duerme son demasiados «contras» para la lista.

Al final de la evaluación tiene 58 cosas buenas pero tiene esas 2 que te parecen imposibles de aguantar.

¡Y es que en realidad no tienes que aguantar nada! Si no es lo que esperas, entonces a seguir probando.

Al menos esto es lo que la mayoría se dice a si misma…

Cuando la verdad es que más de un plan futuro se ve anulado, más de una lágrima caerá y más de una vez extrañarás una de las 58 cosas buenas que tenía.

Quienes te rodean te dirán que tú te mereces algo mejor.

Te hablarán de los cientos de defectos que tenía.

Claro que será la primera vez que te los mencionan, porque antes de eso sólo te decían lo genial que se veían juntos.

Pero eso sí, lo más importante es que tus amigas, las aplicaciones móviles y las páginas de internet te seguirán asegurando que tu pareja ideal aún está ahí afuera esperando por ti.

 

Los equivocados aprendizajes

Y como todo lo que vives en la vida… Cada experiencia genera un aprendizaje.

Lastimosamente, si eres de las que recorre todo este inútil proceso para encontrar pareja, lo más probable es que aprendas la lección equivocada.

Y es que las malas experiencias de tu último encuentro te enseñarán a incrementar más requisitos en tu lista.

Seguramente la próxima vez te irás por todo lo contrario a tu ex pareja. Y buscarás demostrar que eres aquello que sientes que te faltó en la última ocasión.

De esta forma en lugar de ir recolectando enseñanzas sobre cómo vivir una verdadera relación positiva, guardarás ideas de lo que te falta ser y tener para encontrar la pareja ideal.

Y lo peor de todo es que incluso podrás confundir tus prioridades y darás más valor a evitar las malas experiencias que a construir nuevas mejores.

Creerás que tu último fracaso te dio la sabiduría para mejorar en el futuro.

Pero la verdad es que al saltar de relación en relación cargando únicamente con requisitos incumplidos, aprenderás tan solo a cambiar de pareja más fácilmente.

Y curiosamente ese aprendizaje te dará el impulso de continuar con la insaciable búsqueda. O más bien dicho, con la insaciable degustación.

Al fin y al cabo habrás aprendido a recuperarte cada vez más fácil de una ruptura amorosa. Tu corazón ya no se afligirá tanto por la pérdida y más bien producirá ansiedad por el nuevo encuentro.

Así que aquel momento en el que todo acaba, es en realidad el momento en el que todo empieza nuevamente.

Pero eso sí, no lo hará sin antes darte un par de problemas, sólo para que no olvides que en realidad SI estás en la búsqueda para encontrar pareja.

Todos aquellos pretendientes que tenías mientras salías con tu última cita desaparecerán. Lo poderosa y maravillosa que te sentías mientras estabas con tu última pareja también se reducirá y volverás a encontrarte con la realidad.

Una persona insegura de sí misma pretendiendo ser perfecta, demostrando lo que no es en realidad y buscando alguien en las mismas condiciones…

La única verdad sobre encontrar pareja

¿Quieres encontrar pareja y que esta sea una con la que de verdad puedes compartir una vida?

Pues entonces más te vale que antes de buscarlo tengas tu propia vida para compartir. No estés sentada esperando que venga un hombre a darte vida.

Ve y construye una vida para ti, se feliz, vive en paz contigo misma. Ten tanto en tu vida que estés feliz de tener con quién compartirlo.

Cómo conocerás a tu futura pareja (lo real)

Sí, las aplicaciones, los amigos y el internet pueden darte una gran lista de candidatos.

Pero si quieres encontrar un compañero a largo plazo, debes compartir experiencias.

¡Y mucha atención!

Un par de horas de televisión y sexo no es experiencia suficiente. Una relación se construye con las experiencias que vivas. Así que sal de tu casa y vive, compartan diferentes actividades. Conozcan los lugares de los que disfrutan y hablen de lo que les interesa.

Conozcan a sus amigos, hablen de sus sueños futuros, de las cosas que no les gustan y de aquello que no quieren en sus vidas.

Mientras más real y genuino sea lo que vivas, más fácil te será darte cuenta que tu prospecto es en realidad una potencial pareja.

Los requisitos que sí deberías tener en cuenta (lo importante)

Entiendo que quieras verte bien y que quieras junto a ti una persona que se vea bien.

Pero nada de lo que te digan unas fichas de inscripción será real hasta que se compruebe que sí es así y que si pueden compartirlo juntos.

De nada sirve que tu prospecto diga que le gusta viajar al igual que tú, si uno prefiere acampar y el otro prefiere un hotel de 5 estrellas.

¿Comprendes a lo que me refiero?

Además hay UN SOLO REQUISITO sumamente importante que debes considerar.

Sus valores esenciales deben ser compatibles.

Si planeas hacer una vida junto a alguien, es importante que sepas sí tienen los mismos valores. Porque a la larga éstos son los que harán las diferencias más grandes.

Si tienen los mismos valores será más fácil planear y compartir una vida juntos. Eso es lo que los mantendrá como equipo y por lo que ambos estarán dispuestos a trabajar más.

No hay necesidad de demostrar lo que verdaderamente se tiene

Cuando tu vida es genuina no hay necesidad ni de demostrar ni de comparar.

Si estás en paz contigo misma no tendrás más sombras del pasado con las que querrás comparar tu presente.

Y si te sientes feliz con la vida y la pareja que tienes no tendrás nada que demostrar. Únicamente deberás mostrar exactamente la persona que eres. Y de igual forma tu pareja tampoco tendrá nada que demostrar. Con ser sólo él, estará más que perfecto.

En realidad lo verdaderamente importante es lo que ocurre puertas a dentro. Si en privado son una pareja feliz, si se aman y respetan al otro y si ambos quieren compartir una vida juntos, entonces mostrarán naturalmente todo lo que son.

Incluso en los malos momentos, porque al final la relación sin problemas no existe.

Una relación positiva es en la que juntos, incluso con las dificultades, saben salir adelante.

Las despedidas necesarias

Al encontrar pareja no significa que hayas encontrado el gran amor de tu vida. Esa es sólo un 50% de las probabilidades.

El otro 50% te dice que después de conocer a esa persona, no será con quien compartirás tu vida.

Y es ahí cuando estás obligada a despedirte de esa relación.

No me refiero al momento en el que incumple con un listado de requisitos. Sino al momento en el que imaginas tu vida futura con esa persona y te das cuenta que esa no es la vida que quieres para ti.

Me refiero al momento en el que te miras a ti misma y no te gusta no poder ser la mejor versión de ti misma dentro de esa relación.

No todas las relaciones están hechas para siempre. Habrán muchas ocasiones, sobre todo cuando sus valores esenciales son diferentes, en las que deberás escogerte a ti en lugar de a la relación.

El aprendizaje verdaderamente importante

Aprender que puedes sobrevivir a una ruptura amorosa es importante. Sin duda nadie quiere que pierdas años de tu vida suspirando por un fantasma.

Pero las relaciones pasadas tienen más que enseñarte.

Necesitas aprender a conocer la mujer que eres y la mujer que quieres ser.

Debes aprender a describirte en función de tus fortalezas y usarlas para decidir inteligentemente en el futuro.

El aprendizaje más importante al perder o encontrar pareja es que eres una mujer capaz de amarte y respetarte a ti misma de la misma forma como eres capaz de amar y respetar a otros.

Lo más especial de encontrar pareja es tener, una persona más especial que el resto, con quien compartir tu propia vida y tu propia felicidad.


En conclusión…

Espero que estas palabras te hagan reflexionar sobre tu estrategia para encontrar pareja.

Confío que te ayudará a mirar la búsqueda con otra perspectiva y que sin llenar tu vida de fracasos amorosos estés dispuesta a compartir tu felicidad con una pareja.

Deseo que compartas con tus amigas este artículo y no olvides dejarme tu opinión.

Me encantará conocer qué sientes y cuales han sido tus experiencias al encontrar pareja.

Hasta pronto

Marie