Hola, hoy comparto contigo el artículo de un autor invitado.

Antonio te hará reflexionar sobre el miedo a quedarte sola. Un miedo tan grande que incluso las mantiene atadas a relaciones tóxicas, mediocres o infelices.

El mensaje final que él nos comparte es sumamente importante:
Sólo podrás amar a otros cuando te ames a ti misma.
Y cuando lo hagas no tendrás miedo de desprenderte de relaciones que no despiertan lo mejor de ti.

Espero que disfrutes mucho de este artículo y no olvides escribirnos al final todas tus preguntas o comentarios.

Hasta pronto

Marie


¿Tienes una relación sentimental por miedo a quedarte sola?

Ocurre más a menudo de lo que pensamos. Casi a diario tengo alguna consulta en la que suelen predominar alguna de estas dos situaciones:

  1. La persona no sabe si realmente ama a su pareja. (pero sin embargo sigue con ella en vez de aclarar sus sentimientos)
  2. La persona sí que sabe que no ama a su pareja. (pero le da miedo afrontarlo porque desconoce su futuro y no quiere quedarse sola)

¿Te sientes identificado con algunos de estos dos puntos?

¿Estás sintiendo algo de esto ahora mismo en tu relación?

Pues es algo a lo que debes prestar la mayor atención posible, porque el tiempo de nuestra vida no está para malgastarlo con algo o alguien que no está 100% acorde a nuestros sentimientos y deseos.

No estás aquí para dar felicidad a los demás y quitártela tú misma, ¿no crees?

 

No sé lo que siento por mi pareja

Ahora ha salido un anuncio de automóvil muy chulo en la tele. En él se critica la manía excesiva que tiene el hombre de etiquetarlo todo.

¿Por qué necesitamos etiquetar y encajonar cada cosa que sucede o cada cosa que sentimos?

Yo antes también era así y me rompía la cabeza por saber si lo que sentía por la persona con la que estaba era amor auténtico o por el contrario sería fruto de mi imaginación, falta de autoestima, o algún tipo de problema que pudiera tener a nivel personal.

Todo influye en la percepción que tengas de la realidad. Porque tu realidad no es la misma que la mía. De hecho, existen tantas versiones de una misma realidad como personas hay en el mundo.

Por lo tanto, lo que para ti puede ser amor, para mí puede ser algo mediocre, o una simple amistad.

¿Y qué quiero decirte con todo esto? Pues que cuando tratamos de etiquetar algo, estamos generalizándolo y por tanto cometiendo el error de darle una interpretación que en realidad no tiene.

Y el amor es algo que no se puede, o mejor dicho, no se debe etiquetar y sin embargo lo hacemos.

¿Por qué? Porque nos han enseñado un falso concepto del amor basado en el híper romanticismo excesivo y la dependencia emocional.

Tan sólo tienes que ver alguna película romántica y te darás cuenta que la persona no ama a su pareja, sino que depende de ella hasta el punto de morir si es necesario o dar su vida por esa persona.

Es decir, está despreciando su propia vida para valorar más la de su pareja. ¿Es eso el amor verdadero? No, eso es el híper romanticismo excesivo y el síntoma de que la persona tiene problemas de autoconocimiento y control emocional.

¿Y qué sucede con todo esto? Pues que tratamos de valorar nuestra relación en función de ese híper romanticismo que nos han vendido desde pequeños.

Por tanto, juzgamos nuestra relación de pareja por los resultados que esperamos en base a todo eso. Si no obtenemos los resultados que esperábamos, pues empezamos a dudar de si realmente estamos enamorados de esa persona o no.

¿Y qué hacemos entonces? Seguimos andando, manteniendo nuestra relación a fin de encontrar algo que nos solucione nuestra duda.

En otras palabras, sigues con alguien sin saber si lo amas, precisamente para ver si hay algo que te demuestre a ti misma que lo amas.

¿Y por qué en la mayoría de estos casos la persona que tiene estas dudas no lo habla con su pareja? Porque tiene miedo a su reacción y a que la abandone.

¿Y qué sucede si la abandona? Pues que se quedará sola y tendrá que afrontar una ruptura amorosa.

¿Y qué hay de malo en quedarse sola cuando estás en un estado de dudas emocionales? Acabas de descubrir que tu pareja no se toma bien cuando le muestras la realidad de lo que estás sintiendo.

¿Acaso no es eso algo bueno? Si lo analizas bien sí, porque estás descubriendo que tienes una relación con alguien a quien no le gusta afrontar la verdad ni aceptar que puede haber un problema.

Pero sin embargo seguimos ocultando nuestra verdad emocional por un único motivo, el egoísmo de tener algo a lo que agarrarnos en nuestra vida, aunque ese “algo” sea dudoso.

Preferimos ocultar lo que sentimos, que poner todas las cartas sobre la mesa y afrontar la situación para intentar encontrar una solución viable al problema.

Y todo esto por una razón muy concreta….el miedo.

¿Miedo a qué? A la reacción de la otra persona.

¿Y qué daño puede ocasionarte esa reacción? El que te abandone y te quedes sola.

Me gustaría que vieras el caso real de Verónica, una chica que pasó en sus relaciones por muchas dudas, indecisiones y miedos de todo tipo. Hasta que por fin, en la relación que tiene actualmente, pudo poner sus inseguridades encima de la mesa y mostrárselas a su pareja. El resultado es maravilloso y ahora no puede estar más segura y feliz con lo que siente.


 

El libro ideal para superar una separación. Dejarás de pensar en tu ex, dejarás de extrañarlo y aprenderás a construir una nueva vida para ti. ¿Quieres superar a tu ex? Adquiere TU LIBRO AQUÍ.


Sabes exactamente lo que sientes por tu pareja y no es nada bueno

Y ahora viene el otro punto, que es el más común y el peor (ahora verás el porqué).

Sabes que ya no sientes nada por tu pareja. El amor ha muerto (cosa que es totalmente incierta, pero de eso ya hablaremos en otra ocasión), la pasión ha desaparecido, tu corazón ya no te dice nada nuevo.

Esa persona “especial” ha pasado a ser uno más por el que sientes indiferencia. Pero claro, hay un problema en todo esto y es el que ya te has acostumbrado a un cierto estilo de vida con esa persona.

Has adquirido unos hábitos, una rutina, incluso puede que hayas formado una familia, tengas hijos, bienes en común, deudas en común, etc…

Y como es normal te cuestionas si tirar todo eso por la borda merece la pena.

Bueno, aquí no vamos a hablar de materialismos ni de estrategias rastreras para salir bien parado de situaciones como esta, sino de sentimientos y ser fiel a lo que sentimos. Porque la peor infidelidad que puedes cometer es la que te haces a ti misma.

No hay nada peor en el mundo que vivir con alguien por el que no sientes amor y seguir mostrando a la sociedad que te rodea que sois una pareja.

Engañas a tu entorno, pero sobre todo, te engañas a ti misma.

¿Y por qué la gente sigue viviendo con alguien a quien realmente no ama? Porque tienen miedo de verse solas.

¿Y qué tiene de malo el estar solo? Yo hay veces en mi vida que he deseado estar solo. Aprecio los momentos de mi vida en los que nadie me molesta y puedo estar conmigo mismo durante un periodo de tiempo.

Yo soy una persona que medita 45 minutos por la mañana y 45 minutos por la noche, porque necesito escuchar mi cuerpo, mi mente y pone en orden lo que siento y pienso.

¿Y sabes lo que aprendí con todo esto? Que hay alguien a quien amo más que a nadie en el mundo. A mí mismo.

Y no quiero parecer egoísta ni nada por el estilo, sino simplemente hay un principio que creo y es que si no te amas a ti mismo, ¿cómo pretendes amar a los demás?

Incluso la Biblia tiene en este concepto como su pilar básico.

Sin embargo seguimos teniendo miedo de quedarnos solos y preferimos cometer la mayor infidelidad que podemos hacer en nuestras vidas, atentar contra nuestros propios sentimientos.

Cuando me encuentro con casos de este tipo, las personas que lo están padeciendo hacen una especie de valoración interior de lo que es su vida y llegan al siguiente resultado:

  • Mi vida personal es una mierda si la vivo sola
  • Perderé todo lo material que he adquirido hasta ahora con mi pareja actual (y resalto en negritas lo de “MATERIAL”)
  • No se cómo hacerme feliz yo misma.
  • Me costará mucho esfuerzo volver a rehacer mi vida y tener nuevamente lo que tengo ahora (y volvemos a resaltar que este pensamiento sigue basándose en cosa materiales, ¡¡MATERIALES!!)

¿Y sabes a lo que conduce todo esto?

Pues a que la persona tenga dos tipos de vida, una material y otra emocional bien distinta.

Por un lado tiene miedo a quedarse sola porque no es capaz de amarse a sí misma ni sentirse capaz de reiniciar nuevamente su estado de felicidad.

Por otro lado esa persona tiene miedo de perder todo lo material que ha adquirido hasta ahora. Y ese concepto hace de “peso” a la hora de tomar una decisión.

Entonces, llegas a la conclusión de que tienes una relación con una persona a la que no quieres y que estás con ella por puro miedo.

Miedo al desconocimiento sobre cómo será tu futuro, miedo a perder lo material que has conseguido hasta ahora, miedo a quedarte sola y a no ser capaz de darte tú misma lo que has estado acostumbrándote a que te den otros, etc..etc…

¿Y sabes un dato curioso sobre el miedo a quedarse sola?

Pues el 75% de las personas que tienen este miedo y siguen con su relación, acaban siendo infieles ante la necesidad de satisfacer sus necesidades emocionales con alguien con el que realmente estén en equilibrio, ya que con su pareja no pueden lograrlo.

Seguimos teniendo el falso concepto de que quedarse solo es algo malo. Algo que acabará convirtiéndonos en ermitaños que no tienen relaciones con nadie y están condenados a esa soledad.

Sin embargo, no hay nada peor que vivir en una relación en la que no eres fiel a tus sentimientos y emociones, en la que aprecias más lo material que lo emocional, en la que el miedo controla y gobierna tu futuro y los pasos que des hacia él.

No tengas miedo a quedarte sola, y aprende a ser feliz por ti misma. Cuando consigues esto, descubres que la felicidad que te llega por parte de los demás, es adicional y multiplica la que ya tienes tú por tu cuenta.

Así funcionan las relaciones de éxito y las que duran y perduran en el tiempo.

Si no eres capaz de amarte a ti misma, cómo pretendes amar a los demás. Si no eres capaz de darte felicidad tú misma, cómo pretendes dársela a los demás.

 

Autor invitado:

Antonio Barragán. Coach en Desarrollo Personal y Experto en Inteligencia Emocional. Licenciado en Psicología y Autor de varias webs enfocadas en el Crecimiento y la Reinvención tanto personal como de pareja. www.filofobiaenpareja.com