Hace varios meses conversé por primera vez con Roxana quien me escribió con el deseo de compartir su historia contigo.

Ella vivió una historia de gran desilusión.
Y pudo haberse aferrado a mantenerla y continuar luchando por ese amor que un buen día las unió.

Sin embargo, tiempo atrás Roxana se había prometido a si misma nunca más fallarse a sí misma. Y fue gracias a esta promesa que decidió poner fin a aquella relación.

En su historia existieron varios problemas.
La distancia, las opiniones e influencias familiares, historias pasadas, inseguridades, problemas de comunicación y decepción.
Pero el día de hoy Roxana y yo nos hemos concentrado en contarte las dos enseñanzas más importantes de su experiencia:

  • No es sano tener una relación con alguien que no se respete a sí misma
  • Está bien mantenerte firme en tus principios y valores de vida

A continuación te comparto la historia de Roxana:

 

El inicio de nuestra historia de amor

“Nuestra relación empezó cuando ella pasaba unas vacaciones en México conmigo.

Poco tiempo atrás, ella había vivido una ruptura amorosa y yo también acababa de atravesar una situación similar. Ambas veníamos con muchas cargas emocionales y al mismo tiempo con muchos deseos de volver a abrir nuestros corazones.

Llevábamos años sintiéndonos atraídas, pero aquella vez fue la primera vez que nos dimos la oportunidad de estar juntas.

 

Curiosamente, en aquellas vacaciones ella tuvo un ligero accidente y yo estuve ahí para cuidarla.

No fueron las vacaciones que nadie hubiese imaginado, pero sin duda, fueron las más hermosas.

Yo cuidé de ella de principio a fin y ella se sintió fascinada conmigo.

Me decía que nunca nadie la había dado esas atenciones y claro, el romance surgió naturalmente.”

 

Las primeras etapas de una relación a distancia

“Las vacaciones acabaron y ella regresó a su país.

En ese momento sabíamos que no sería fácil, pues yo pienso que la distancia es la peor enemiga de la relación.

Pero al mismo tiempo pienso que, si se respeta de corazón a la relación, puede convertirse en una experiencia inspiradora para cualquier persona.

 

Eso si, el éxito estaría en dejar las reglas muy claras, al menos eso creíamos.

Habíamos puesto las cartas sobre la mesa.
Decidimos lo que haríamos y lo que no debíamos hacer para evitar lastimarnos.

En esta aclaración yo le pedía seriamente que no me oculte nada y que no mezcle su presente con su pasado.

 

Para ser más clara, le pedí que mantuviese distancia con sus ex parejas.

No pienses que lo hacía por celos sin fundamento.

Todo lo contrario!

Yo quería que mi ex se respete a sí misma y que reste valor a personas que fueron tan dañinas para ella.

Siempre le dije que la forma como ella se respete a sí misma demostraba la forma como me demostraría respeto a mi.

 

Ella por su lado también me pidió lo que consideraba importante y así empezamos una relación que duraría 3 años.

Una relación en la que compartimos viajes, alegrías, experiencias inolvidables y también muchos problemas y un gran rencor.”

 

La presencia de las ex parejas de mi ex

“La primera vez que mi ex y yo discutimos a causa de una de sus ex fue cuando ella aceptó una invitación a un concierto.

Yo no estaba de acuerdo con que ella saliera a una ‘cita’ con sus ex y sentía que fallaba a nuestra relación.

Pero mucho menos estuve de acuerdo con su actitud al respecto.

A mi ex parecía no importarle el dolor que la situación causaba en mi.

 

Ella fue cortante y justificó su comportamiento por la presión que había recibido de su madre.

Si, como te lo imaginas.

Era la madre, mi ex suegra, la que motivaba que mi ex pareja saliera con sus ex…

 

En aquella ocasión terminamos temporalmente y fue el inicio de sentimientos de rencor, frustración e inseguridad.

Yo quise alejarme porque me había jurado a mi misma no permitir que me vuelvan a lastimar.

 

Algo dentro de mi me decía que nada bueno resultaría de ello, pero no me supe escuchar.

Decidimos volver, pero yo tenía esa espina bien clavada por dentro.

 

Tenía mucha rabia de que ella insistiera en dar atención a quien tanto la había lastimado.

No entendía porque insistía en mantener una relación que le había causado tantos conflictos emocionales.

Al fin y al cabo yo quería tener una relación sana con ella, pero era imposible si ella estaba concentrada en las relaciones tóxicas que mantuvo con sus ex.”

 

Llenamos nuestra relación de culpas y reclamos

“El mayor problema radicó en que continuamos con aquella relación sin sanar el daño que nos habíamos causado.

Yo por mi parte, yo no la perdoné de verdad.

Al menos no pude quitarme el dolor que sentí por sus fallas.

Y siento que mi ex nunca supo ponerme en primer lugar y valorarme.

Además, yo tuve miedo de terminar definitivamente o miedo a estar sola, no lo se.

 

Y mi ex por su parte, tampoco aprendió a ponerme en primer lugar por sobre sus ex.

Yo cargaba con un enorme coraje y, poco a poco, e inconscientemente me desquitaba con ella.

Me equivoqué al tener actitudes inapropiadas.

Y cometí el error de terminar la relación repetidas veces.

 

Actué de esta forma porque en el fondo sabía que no era para mi.
Yo sabía esa no era la relación que yo quería tener.

Y así fue como con los años llenamos nuestra relación de culpas y reclamos.

Había desconfianza, arrebatos de celos, reclamos infundados, berrinches, falta de paciencia, etc.

 

En realidad nuestra relación fue un desastre.

No nos faltaba amor, de verdad queríamos lograrlo.

Pero en realidad pensábamos demasiado diferente.

Teníamos diferentes visiones de vida y formas de expresarnos.”

 

El final definitivo

“Creo que ninguna de las veces que terminé con mi ex lo hice sintiéndolo definitivo.

Hasta que al final dije basta y finalmente terminé de la única forma que pensé que era posible.

Le envié un mensaje de texto.

Sabía que las conversaciones no eran ni positivas, ni productivas y sabía también que nunca habría tiempo para hablar bien al respecto.

Le desee la mejor de las suertes, le agradecí por la felicidad que me hizo sentir en su momento y puse fin a esa relación.

 

No fue fácil y me causó muchísimo dolor.

Un horrible dolor en mi pecho que jamás olvidaré.

Pero sabía que terminar era mejor que alargar el dolor que sentiría si me mantenía en aquella relación.

Entonces no la volví a buscar.

Yo quería que ella se respete a sí misma y respete nuestra relación.
Sabía que no quería tener una pareja así.

Recuerdo que cuando tomé aquella decisión tan difícil pensaba mucho en uno de mis valores esenciales; ‘para amar a otro necesitas amarte a ti misma’ y este pensamiento fue el que me dio la fuerza para superarlo.”

 

Está bien decir BASTA

“El mensaje que quiero compartir con las personas que lean mi historia es que está bien poner un alto.

No debemos agachar la cabeza por quedarnos junto a alguien que sabemos que va a lastimarnos.

No debemos actuar para complacer a otros.

Ni tampoco debemos renunciar a nuestras vidas y sueños por nadie. Mucho menos si son personas que no se respetan a si mismas o a la relación.

No debemos tener miedo a estar solas, ni quedarnos atoradas en situaciones de conflicto.

Y lo más importante de todo,
jamás debemos ir en contra de nuestros principios con tal de seguir con los planes de nuestras parejas.

 

Yo quiero compartir mi historia porque sé que hay más personas viviendo la situación que yo viví y a todas estas personas quiero decirles que no tengan miedo.

 

No está bien sacrificar todo por quien no está dispuesto a construir una relación sana.

Tampoco está bien involucrarse en relaciones amorosas sin tener un amor sano hacia una misma.

Necesitamos recordar siempre nuestros valores y principios y jamás fallarnos a nosotras mismas.

Y mientras más pronto lo hagamos, más dolor evitaremos.

 

Yo ahora vivo tranquila y en paz.

Ya no me preocupo de lo que ocurrió con la vida de mi ex.

Ahora tan solo aprecio la enseñanza que me quedó de aquella relación.

Ahora sé que jamás iré en contra de mi propia corriente por alguien que es todo lo contrario a lo que yo quiero ser.”

 

Estoy segura de que disfrutaste de esta historia y confío que las enseñanzas de Roxana se queden en tu memoria.

  • Nunca te vayas en contra de tus principios y valores esenciales por una relación
  • Ámate y respétate a ti misma
  • Mantén relaciones amorosas sanas y aléjate de aquellas que sabes que no son positivas
  • No tengas miedo a estar sola
  • Rodéate de personas con valores esenciales similares a los tuyos
  • No permitas que ninguna situación o persona te quite tu paz

 

Mucha suerte y hasta pronto

Marie

 

Serie de videos sobre cómo superar una ruptura amorosa

Los datos de carácter personal (email, nombre) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí Mariela Sánchez. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para enviarte mi contenido e información sobre mis servicios y productos. Todo lo que te pueda ayudar. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Tus datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DRIP (proveedor de email marketing) en EEUU. Ver política de privacidad de DRIP. Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en info@historiasparamujeres.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad

Esto también te puede interesar

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”