Para poder guiarte respecto a cómo tener relaciones sanas y conscientes quiero antes que nada explicarte qué es lo que ello significa.

¿Qué significa tener relaciones sanas y conscientes?

Una relación sana y consciente es aquella en la que tú puedes ser la mujer que eres en tu esencia y sentirte a gusto siéndolo.

Una relación en la que ambos puedan ser sinceramente la mejor versión de sí mismos.

Como lo digo en mi libro Siguiente Capítulo

«Una relación sana se construye entre dos personas que tienen su propia felicidad para compartir y el compromiso voluntario de construir un futuro juntos.»

Para que esto funcione es indispensable que ambos tengan valores esenciales similares o complementarios y que vivan su día a día respetando estos valores.

Y el otro requisito indispensable es que ambos estén voluntariamente comprometidos a construir el día a día.

 

El valor de tener relaciones sanas y conscientes

Tras trabajar con centenares de mujeres que han vivido relaciones tóxicas o mediocres no puedo sino hacer un inmenso énfasis en lo crucial que es tener siempre relaciones sanas.

Desde el primer amor del colegio, hasta la pareja con la que decides construir una vida.

Una relación sana y positiva te ayuda a formar buenos estándares, límites claros y a conocerte a ti misma en tu completo potencial.

Caso contrario vives el terrible impacto de acostumbrarte a malas relaciones y creer que no hay nada diferente.

 

Te lo explico con los siguientes ejemplos:

 

«Luna» es una mujer a finales de sus 30s que se siente muy triste porque la relación con su pareja de 7 años a terminado. Ella está afligida, siente que perdió los mejores años de su vida y tiene un profundo miedo de quedarse sola aunque al mismo tiempo no desea volver a involucrarse en una relación.

Cuando converso con ella más a detalle identifico que su última relación fue tóxica desde el primer instante pero que ella no lo supo reconocer. Por el contrario, negó todas las demostraciones de ello y justificó los malos comportamientos.

Más hacia el pasado identifico que «Luna» en todas sus relaciones ha vivido conflictos, maltratos, infidelidades y demás.

Ella se acostumbró a malas relaciones, se convenció que no merece nada mejor y su autoestima está tan golpeada que repite hacia ella misma los mismos patrones de maltrato que vivió junto a sus antiguas parejas.

 

Ahora lee el segundo ejemplo:

«Pía es una mujer que se siente triste porque la relación con su pareja ha terminado. Ella está apenada, mira a los ojos de su ex, se dan un abrazo con un par de lágrimas que caen de sus ojos.

Se siente triste porque aprecia el tiempo que compartieron, pero no tiene la respiración agitada, ni siente ansiedad. Tan solo tristeza de un etapa que acaba.

Se despiden acordando verse dentro de dos días para separar los últimos muebles que ella ha decidido llevarse.

La relación acaba porque ellos tienen aspiraciones diferentes, desean objetivos diferentes de la vida y aunque se quieran, no se quieren de la forma como el otro desea ser querido.

No hay insultos, no existieron nunca maltratos, no hay infidelidades. Tan solo quieren algo diferente para su futuro

Esa es una relación sana y consciente aunque esté llegando a su fin.

Es una relación sana porque no se han violado sus principios de vida o valores esenciales, porque tienen su propia felicidad para compartir, y porque ya que han descubierto que quieren futuros diferentes, han decidido separarse.

 

Bases personales para construir relaciones sanas y conscientes

Antes de pensar en la pareja ‘ideal’ que debes tener para tu siguiente relación es importante que sepas que antes de tener una buena relación de pareja, debes tener una buena relación contigo misma.

Y me refiero a entenderlo de verdad, no solo teóricamente.

Tampoco significa que antes de involucrarte con una pareja debas ser perfecta contigo misma.

NO.

El trabajo en pro de la relación contigo misma es constante y permanente y al decirte que debe ser antes me refiero a que debe estar en primer lugar.

Así que en lugar de dar prioridad a cuidar y conquistar a tu pareja, debes darte prioridad para cuidarte y tratarte bien a ti misma.

Para eso es indispensable lo siguiente:

 

# 01 Vivir en paz con el pasado.

El pasado no puede ser cambiado, por lo tanto no hay nada que puedas resolver, arreglar o cambiar.

Lo que si puedes hacer es hacer las paces con el pasado, aprender lo positivo de las experiencias y con ello construir buena relaciones amorosas, familiares y amistosas.

Te aclaro que no me refiero a olvidar los malos momentos del pasado, ni haber olvidado aquellas relaciones que tiempo atrás acabaron, sino que me refiero a ser capaz de recordarlas sin tener ningún sentimiento al respecto.

 

# 02 Tener tu propia vida y tu propia felicidad

Una clave esencial para poder tener y mantener buenas relaciones es tener tu propia vida y tu propia felicidad.

Esto es esencial porque lo valioso de las relaciones es dar y compartir y solo tienes esa capacidad cuando tienes tú algo propio para, en efecto, dar y compartir.

Si no sabes a qué me refiero, pregúntate,

¿qué pasatiempo disfrutas tú que te apasiona tanto que vas a querer seguirlo haciendo incluso si estás sumamente ocupada?

Y ¿cuáles son las 5 cosas que más te gustan de estar a solas contigo misma?

Si tienes la respuesta fácil a estas preguntas, seguramente si tienes tu propia felicidad.

Si es que no puedes responder a estas preguntas, pienso que es necesario invertir en ti, déjame ayudarte a hacerlo contactándome aquí.

 

# 03 Conocerte

Esto viene ligado al punto anterior, tú debes tener tu vida, conocer cuales son tus gustos, tus preferencias, tus límites y tus valores.

Quién eres tú, qué es lo que más te gusta y qué es lo que quieres alcanzar.

Al saber todo esto tendrás la línea marcada sobre la cual quieres desarrollarte.

Si, estos aspectos se entrelazan y correlacionan con las de quienes te relacionas, pero para no perderte a ti misma debes conocerte.

 

Vivir en armonía

Quien tiene relaciones sanas y conscientes está tranquila.

Tranquila.

No extremadamente feliz, ni ansiosa de la felicidad.

Y definitivamente tampoco triste, ansiosa, nerviosa, irritable, etc.

Las relaciones sanas no son una montaña rusa de emociones que van de la alegría a la tristeza en un abrir y cerrar de ojos.

Definitivamente no son la agotable espera de que algún momento las cosas mejoren, cambien, se ‘arreglen’, etc.

Son la compañía en tu vida, a lo largo de las diferentes etapas de una forma armoniosa y acorde a tus metas, valores esenciales y objetivos de vida.

Son personas, ya sean amigas, familiares, pareja que te acompañan a ser la mejor versión de ti misma, con quien puedes ser tú y con quienes deseas compartir tu felicidad y tu amor.

Aquellos con quienes se vive la rutina, el día a día con las buenas y las no tan buenas.

Es una relación estable en la que puedes estar simplemente tranquila.

 

Test para reconocer si tu relación es una relación sana

A continuación te dispongo de una serie de preguntas para tu reflexión.

Puedes verlo como test, como reflexión, como prueba o como tú quieras.

Lo que es importante para mi es que después de generar las respuestas verdaderas, siendo muy sincera y fiel a ti misma, tomes decisiones.

Las preguntas a continuación están basadas en las decenas de conversaciones que he tenido con mujeres que han querido construir relaciones sanas, salir de relaciones tóxicas, romper con patrones de comportamiento negativo y/o ciclos vicios dentro de relaciones mediocres.

Y a ti te pasará lo mismo que les ha pasado a ellas.

Cuando reflexiones sobre las preguntas que te hago a continuación deberás decidir qué hacer.

La primera opción es que no harás nada y seguirás como estás.

Y la segunda opción es que decidirás cambiar tu situación.

Yo confío que decidas lo que es más sano para ti.

 

# 01 ¿Qué sientes si imaginas que continuarás con la relación amorosa que mantienes ahora durante los siguientes 10 años?

Se sincera contigo y ten en cuenta que esa relación no cambiará en nada, sino que seguirá exactamente igual como ha venido siendo.

Tú ya sabes como es la dinámica y cómo son los comportamientos tuyos y de tu pareja.

 

# 02 ¿Puedes ser tú misma en esa relación?

Te conoces, puedes comunicante, puedes crecer y tienes el apoyo para realizarte como persona, como profesional, como mujer según lo que tú quieres hacer.

Te sientes orgullosa de tus comportamientos, de tu actitud, de las emociones que mantienes en esa relación.

 

# 03 ¿Admiras a tu pareja y tu pareja te admira a ti?

La admiración es clave para mantener activa una relación de pareja y curiosamente muchos dan más énfasis a los aspectos físicos que a los intelectuales.

Por eso es importante conocer a la persona, sus principios de vida y propósitos diarios y saber si se admiran mutuamente.

 

Espero que este artículo te haya llevado y acompañado por una reflexión positiva y que te atrevas a tomar decisiones acertadas para ti.

Si quieres mi apoyo y guía, puedes contar conmigo como tu coach personal aquí.

Hasta pronto

Marie