Llevo algún tiempo conversando con algunas de mis lectoras sobre el tema de ruptura amorosa y una de las preguntas que me han hecho es:

“¿Puedo ser amiga de mi ex?”.

La primera respuesta que te daré es NO.

Sin embargo, ser amiga de tu ex si es posible en algunas circunstancias.

Después de un buen tiempo separados si pueden ser amigos.

Todo dependerá de cómo fue la relación, pero más importante de cómo terminó la relación.

Si la relación terminó por fallas, abusos, agresiones, faltas etc. no es necesario que seas amiga de tu ex.

Y si decides hacerlo debes tener mucho cuidado. Piensa que si no necesitas de relaciones toxicas mucho menos necesitarás de amistades tóxicas.

El otro caso es en el que la relación haya terminado porque uno de los dos ya no está enamorado del otro.

En esta circunstancia no es prudente que inmediatamente busquen ser amigos.

Mientras uno de los dos aún tenga sentimientos por el otro no es posible que quieran ser solo amigos.

Lastimosamente en estos casos uno de los dos saldrá herido y no superará la ruptura amorosa.

Por el contrario, se quedará esperanzado en nuevas oportunidades y eso no es justo para nadie.

Como lo he dicho anteriormente, yo promuevo la separación completa tras una ruptura amorosa.

Insisto en lo necesario que es para ambos romper con cualquier lazo que les ate al pasado.

Sea que este sea por medio de redes sociales, por amigos en común o por decisión de mantener la amistad.

La verdad es que en tres o seis meses tu ex será únicamente alguien con quien alguna vez compartiste parte de tu vida.

Si piensas de este modo sabrás que mientras más pronto dejes de lado a tu ex, mejor será para ti.

Volvamos entonces a la pregunta inicial

 

¿Debo ser amiga de mi ex?

 

No, no tienes que ser amiga de tu ex.

Sobre todo si tienes problemas para superar la separación.

Sin embargo, si aún insistes en ser amiga de tu ex, te invito a hacer las siguientes reflexiones.

He seleccionado estas reflexiones como las más comunes dentro de las conversaciones que he tenido con mis lectoras.

Si quisieras agregar alguna otra o hacerme alguna pregunta específica puedes hacerlo en los comentarios al final del artículo.

 

“Ser amiga de mi ex aunque aún extraño lo que teníamos.”

 

Crees que ya superaste aquella ruptura amorosa pero aún comparas tu vida presente con la que tenías junto a él.

Sales con otras personas pero con ninguno te sientes tan bien como crees que te sentías antes.

O quizá tienes conversaciones con tu ex que son más interesantes que las que tienes con muchos de tus amigos.

Ser amiga de tu ex en estas circunstancias limita tu capacidad de superar realmente aquella relación.

Si extrañas lo que tenías con tu ex, es posible que estés incluyendo varias características exageradas.

Es decir, es posible que estés idealizándolo a él o a la relación que tenías.

Antes de insistir en ser amiga de tu ex te recomiendo que hagas una pausa y analices objetivamente.

Vive una época sin comparar tu vida con la que tenías antes.

Disfruta de los días y de las actividades sin pensar si son mejores o peores que las que vivías con tu ex.

Pero date una oportunidad real de vivir nuevas experiencias.

Como lo dije al inicio, hay pocas situaciones en las que puedes ser amigo de tu ex.

Pero él no puede ser tu amigo más especial, ni tampoco debe ser el punto de comparación.

 

“Ser amiga de mi ex aunque afecte la relación actual que tengo.”

 

¡Mucho cuidado con esta situación!

Más de una vez he escuchado de personas que insisten en mantener la amistad con los ex porque fueron parte importante de sus vidas.

Al hacerlo no se dan cuenta que están dando más valor al pasado que al presente.

Sin duda es posible que los ex hayan sido parte importante.

Pero debes preguntarte si de verdad lo seguirán siendo o no.

Esta situación es muy dañina.

Sobre todo si tienes una nueva pareja a quien le afecta que seas amiga de tu ex.

Piensa cómo te sentirías tú si la situación fuera al revés.

Si fueras tú quien se sintiera incomoda con la amistad de tu actual novio y su ex.

Recuerda que una relación positiva requiere de la empatía de ambas partes y no puedes pedir lo que no das.

Si estás en una nueva relación y a tu pareja le afecta que seas amiga de tu ex debes decidir a qué darás más valor.

Ten en cuenta que no puedes poner a ambas personas en una balanza y comparar cual tiene más valor.

Hacer esto es inadecuado porque estarías comparando pasado con presente.

Tiempo que ya compartiste con tu ex, con el inicio de una nueva relación.

Lo que debes realmente responder es si quieres tener una relación positiva presente o no.

Pensando de esta forma te darás cuenta que no quieres llenar tu relación actual de inseguridades y miedos.

Que no quieres generar desconfianza y que no quieres vivir atada al pasado.

Al fin y al cabo, no creo que quieras sacrificar una relación que podría ser positiva por una relación que ya acabo.

Da más valor a tu vida presente y a lo que quieres construir de ahora en adelante. Resta las energías y tiempo que dedicas a mantener la relación con tu ex.

Créeme, esas energías serán más beneficiosas si las utilizas para tus relaciones actuales y futuras.

 

“Ser amiga de mi ex porque no sé qué más puedo hacer.”

 

Lo más importante después de una ruptura amorosa es darte un tiempo para ti misma.

Un tiempo para reencontrarte, para revalorarte y para estar en paz estando sola.

Esto es necesario porque durante la relación, e incluso después, tu estilo de vida está influenciado por la pareja.

Aún guardas costumbres, pensamientos y rutinas que son parte de una dinámica que tenías dentro de tu anterior relación.

Muchas de las personas de las que te rodeas están en tu vida porque son relacionados a tu ex.

Y seguramente varias de las actividades que realizas tienen tu interés por la conexión que tienen con tu ex.

¿Ves el problema de todo esto?

Cuando pretendes continuar con tu vida exactamente como era cuando estabas con tu ex estás viviendo en el pasado.

Si te mantienes atada al pasado te impedirás continuar con tu vida y descubrir lo que puede haber fuera de esa dinámica.

Mantendrás los mismos amigos, las mismas actividades y muy posiblemente te limitarás a ti misma.

Toma un poco de distancia y date tiempo para reencontrarte.

Ser amiga de tu ex y mantenerte en la zona de confort que conoces te impedirá ver todo lo otro que aún debes descubrir.

Dedica más tiempo a pensar en ti misma, en la mujer que quieres ser de ahora en adelante.

Descubre nuevas actividades, reencuéntrate con antiguos amigos.

Date la oportunidad de asimilar la ruptura y decidir sobre los cambios que quieres en el futuro.

No te dejes llevar por la costumbre o el miedo al cambio.

Reencuéntrate contigo misma y desde tu interior decide el resto de tus días.

 

“Ser amiga de mi ex para asegurarnos que estamos bien.”

 

Cuando dos personas están unidas en una relación comparten sueños, anhelos, decepciones y frustraciones.

Ambos saben los sentimientos y miedos que el otro tiene.

Conocen los planes, las barreras que han sobrepasado y lo que está por llegar.

Muchas veces son incluso parte del camino hacia un cambio importante en la vida del otro.

Sin embargo aún con todo eso las parejas se separan y cuando esto ocurre los planes quedan inconclusos.

Pero esa no es una razón saludable para mantente pendiente y atenta a la vida de tu ex.

No importa si la separación fue sin dramas o sin grandes discusiones.

No puedes pretender quedarte en la vida de tu ex para seguir apoyándole en los cambios en su vida.

Déjalo continuar con su vida sin ti y continúa con la tuya sin él. No es sano estar presente en la vida de tu ex como una sombra.

No le estarías dando la compañía y apoyo real que una novia le daría.

Pero tampoco le estarías dando el espacio que necesita para continuar con su vida sin ti.

Y viceversa.

Ten en cuenta que en cada rompimiento uno de los dos queda más afectado que el otro.

Dense entonces el tiempo y el espacio necesario para reestablecer sus vidas sin depender del otro.

Yo insisto en mantener distancia con los ex.

Sobre todo durante los primeros 6 meses o incluso el primer año después de haber terminado la relación.

Mi insistencia en ello no es por resentimiento o inmadurez.

Sino porque es importante reencontrarse con una misma, comprender los aprendizajes de la relación que falló.

Es necesario decidir qué mujer se quiere ser en adelante y definir un nuevo estilo de vida para alcanzarlo.

Y claro, para lograrlo necesitas cortar los lazos con el pasado.

Espero que estas reflexiones te ayuden a tomar la mejor decisión frente a ser o no amiga de tu ex.

No olvides dejarme tu comentario, me encantará conocer sobre tus experiencias al respecto.

 

Si estás pasando por una ruptura amorosa te recomiendo leer el libro “Siguiente Capítulo – Cómo superar una ruptura amorosa recuperando tu fuerza interior!”

Haz clic aquí:>>>

Siguiente Capitulo Cover

Al empezar con Siguiente Capítulo, cambiarás la perspectiva de tu vida:

Dejarás de concentrarte en tu ex y te enfocarás en ti. Superarás el dolor y el sentimiento de culpa. Ganarás la seguridad que necesitas hasta sentirte poderosa, llena de vida y capaz de superar tu ruptura amorosa.