El día de hoy estoy aquí para contarte un pedacito de mi historia y del gran miedo a emprender que yo tenía.

No había planteado hablarte de este tema, pero una conversación con otro Bloguero me motiva el día de hoy a compartirte mi opinión, historia y consejos sobre el miedo a emprender.

Imagina lo siguiente,

imagina como sería tener el control de tu tiempo.

Decidir todo respecto a tu rutina.

Desde en qué área y por cuánto tiempo capacitarte, hasta qué producirás cada día.

Imagina lo que significaría no tener que depender de la opinión de tu jefe para decidir las fechas de tus vacaciones.

Hacer lo que más te gusta, generar un cambio en la vida de las personas y sentirte motivado a ‘trabajar’ quizá hasta 12 horas al día.

Y digo ‘trabajar’ porque ese es el lenguaje que todos conocemos.

Pero en realidad, más que trabajar, es hacer realidad tu sueño y al hacerlo, entregar valor a muchas otras personas.

Bueno,

pues esa es para mí, la característica que más me atrajo de emprender.

Y tú, al igual que millones de personas en el mundo estás leyendo esto porque estás viviendo un momento en tu vida en el que piensas en emprender.

El día de hoy estoy aquí para guiarte y evitar que tu decisión de emprender sea más que una idea pasional o que se limite por el miedo.

La verdad es que hay varios motivos por los cuales muchos no se atreven a emprender.

Entre ellos destacan la falta de compromiso,

falta de tiempo y/o capital,

falta de guía y conocimiento y,

por supuesto, la gran sombra gris del miedo a emprender.

Y es que el verbo «emprender» trae consigo muchas preguntas y pone a prueba tu auto confianza y tu fuerza interior.

Pero eso no significa que no debas hacerlo.

Por el contrario, eso únicamente significa que debes hacerlo y, que en el camino, debes confiar en ti misma, en tus capacidades y también en tus sueños.

 

El miedo a emprender, existente pero controlable

 

Tú estás leyendo este artículo porque en tu proyecto de vida está tener tu propio negocio y con ello posiblemente recibir ingresos al mismo tiempo que eres dueña de tu tiempo.

Y todo esto me lo imagino porque yo también tuve esa idea en mi mente.

Yo también me hice la pregunta de «¿qué ocurriría si es que..?»

A mi también me brillaron los ojos cuando me imaginé teniendo el control de mi tiempo, dando trabajo a otros y multiplicando mis ingresos.

Pero, de la misma forma, también tuve miedo a emprender.

Tuve miedo al fracaso y tenía mucho miedo de no tener los ingresos suficientes para sostener a mi familia y mantener el estilo de vida que deseo.

He sido una mujer económicamente independiente desde los 18 años y sentía pánico al pensar en que no tendría mis propios ingresos.

Es por eso que, en aquel momento, la posibilidad de no generar ingresos suficientes era el mayor miedo a emprender que yo tenía.

Y a más de eso, por supuesto que estaba también el miedo al rechazo.

Miedo que pienso que todos sentimos en algún momento en diferentes circunstancias de nuestras vidas.

Pero mi deseo de empezar con mi propio proyecto era casi una necesidad absoluta.

Así que puedes imaginarte que vencer esos miedos fue más fácil que no intentarlo.

Y así fue que en el 2016 establecí que mi plan de éxito se basaría en un principio fundamental:

«Entregar suficiente calidad para que mis clientas se enamoren de mi trabajo y estén dispuestas a pagar por ello.«

Y este principio me dio resultado.

Pero,

dentro de mis miedos a emprender olvidé algo importante:

no consideré una barrera que, aunque conocía perfectamente, subestimé al momento de emprender y de eso es de lo que principalmente quiero hablarte:

 

Las barreras socioculturales a las que yo me enfrenté al emprender

 

Como te lo conté antes, yo tenía miedo a no ser capaz de generar ingresos suficientes dentro del primer año.

Tenia miedo al fracaso, lo cual yo medía en capacidad de generar ingresos y en el nivel de aceptación.

Pero hubo algo en todo este camino de emprendimiento que no contemple.

O más bien dicho,

no imaginé que sería tan impactante para mí y es por eso que quiero hablarte de ello.

Yo hice el lanzamiento de mi negocio a travez del Blog Historias para Mujeres.

Cuando llegó el día del lanzamiento oficial, tenía ya muchísimo material preparado, la intención de tener productos y servicios propios a la venta a través del blog, el plan de ofrecer productos de afiliados y un objetivo claro.

En mi mente todo estaba en orden.

Pero cuando llena de orgullo, ilusión, miedo y esperanza anuncié el lanzamiento oficial de mi página, recordé que me enfrentaba a gigantescas barreras socioculturales.

Primero, estaba apostándole al mercado digital y los comentarios de que eso no es un verdadero trabajo no se dejaron esperar.

Segundo, estaba haciendo algo diferente a lo que había hecho en el pasado y eso, de alguna forma, reducía mis posibilidades de éxito y demostraba que ‘había perdido el rumbo de mi vida’.

Y por supuesto, recibí muchas recomendaciones de lugares donde debía aplicar a trabajos en lugar de perder mi tiempo aquello que estaba haciendo.

Si, todo esto es posible que también te ocurra a ti.

Es por eso que esta ocasión he seleccionado las 3 frases más comunes que escuché al momento de decidir emprender.

Y recuerda, te estoy contando esto porque no quiero que te dejes sorprender y quiero que estés segura de que si de verdad deseas cambiar tu estilo de vida, no hay barrera que no lograrás superar.

Aquí tienes mi selección ‘favorita’ de frases que demuestran las barreras socioculturales a las que podrías llegar a enfrentarte:

 

Frase # 1: «Es inmaduro abandonar el trabajo»

 

Seamos sinceros.

Tú y yo sabemos que aún existen muchísimos prejuicios hacia quien decide ‘abandonar’ todo por empezar su propio negocio.

Las nuevas generaciones quizá nos entienden mejor,

pero aún convivimos en un entorno que se formó bajo la idea de: ‘estudiar una profesión y conseguir un empleo’.

Por lo tanto, es posible que a ti te ocurra igual que a mi y que muchos en tu entorno opinen que tu decisión de emprender es signo de inmadurez.

Si es que tú te encuentras en una situación similar te invito a hacerte la siguiente pregunta:

¿Qué deseas tú?

¿Continuar con tu estilo de vida o construir un nuevo estilo de vida?

Emprender es una decisión que requiere de mucha madurez y compromiso así que en este momento me permito aconsejarte que no minimices tus metas por mantener una apariencia acorde a lo que tu círculo social indica.

Por el contrario,

siéntete dueña de esta decisión y asume la responsabilidad como quien asume el poder de generar un cambio.

Analiza tu situación, establece un plan de acción real y prepárate con un colchón financiero antes de empezar.

Y hagas lo que hagas,

no permitas que las barreras mentales o prejuicios socioculturales determinen tu decisión de emprender.

 

Frase # 2: “¿Y ya estás buscando trabajo?”

 

Emprender toma tiempo, compromiso y dedicación.

En mi caso, requerí de un año de producción antes de empezar a recibir ingresos.

Esto significó que durante un año, a los ojos de muchos, yo estaba ‘desempleada’.

Y estas personas, con su buen deseo de apoyarme, no dejaban de enviarme links con sugerencias para buscar trabajo.

Otros me daban lecciones de vida sobre lo peligroso que es permanecer sin hacer ‘nada’ y por supuesto, otros me preguntaban si ya conseguí empleo.

Si tú estás en esta situación quiero que comprendas dos cosas.

La primera es que muchas de las opiniones que recibes no tienen una mala intención detrás.

Tus amigos y familiares quieren lo mejor para ti aunque ellos quizá no comprendan que tú deseas un estilo de vida diferente al de ellos.

Vivimos en un entorno que no conoce del emprendimiento digital y ve en el empleo madurez y seguridad.

Además de eso, toda esta presión social si te mostrará una realidad que no debes olvidar.

Y respecto a esto, llega el segundo aspecto que debes comprender:

ahí afuera también hay oportunidades laborales.

Si deseas míralas y conoce las condiciones que ofrecen, la carrera que tendrás dentro de esas empresas y los requerimientos que piden de ti.

Y luego pregúntate a ti mismo una vez más.

¿Qué es lo que tú quieres?

¿Cómo puedes alcanzar el estilo de vida que deseas?

La respuesta a estas preguntas son tu guía y parte de la motivación que tú necesitas para emprender.

 

Frase # 3: “Debe ser aburrido y solitario ser ‘ama de casa’ ”

Sobre este aspecto espero tener los comentarios de todas aquellas personas que ya tienen su emprendimiento y que trabajan o trabajaron desde casa.

Ellos estarán conmigo al afirmar que trabajar desde casa es tan satisfactorio como sacrificado.

Eres la líder de la familia y al mismo tiempo la directora de tu trabajo.

Los horarios son siempre extendidos, frecuentemente interrumpidos y combinados con obligaciones, compromisos, aprendizajes, negociaciones, etc.

Ni aburrido ni solitario.

TODO LO CONTRARIO

Trabajar desde casa requiere de, disciplina, orden, auto motivación y flexibilidad.

Todo al mismo tiempo.

Y además de todo esto, ser ama de casa es también un trabajo y uno sumamente agotador.

Pero tranquila, porque al trabajar desde casa tú descubrirás el placer de sentir una de las satisfacciones más importantes del emprendedor digital:

si lo deseas, siempre estás disponible

Estás disponible para atender a tus clientes del otro lado del mundo a las 05h00.

Y también estás disponible para ir al parque espontáneamente una tarde  con tus hijos.

Trabajar desde casa te da la opción de estar disponible para producir y crear en el entorno en el que más cómoda te sientas.

Y también estarás disponible para cocinar y cenar juntos en familia.

Para todo lo que tú desees estarás disponible.

Siempre en horario extendido y con toda la flexibilidad que tu estilo de vida te lo requiere.

Entonces, cuando tú te encuentres en una conversación en la que tu estilo de vida pueda verse minimizado, recuerda lo siguiente:

Tú quieres ser emprendedor, tú quieres este estilo de vida.

3 consejos para superar el miedo a emprender y sentirte orgullosa de este proceso

 

Ya hemos hablado del miedo a emprender y te conté de tres frases que demuestran las barreras socioculturales a las que posiblemente te vas a enfrentar.

Pero nada de esto sería tan importante si no compartiera contigo varios consejos basados en mi experiencia.

Al fin y al cabo, cada experiencia tiene su aprendizaje y eso es lo verdaderamente importante.

Aquí tienes 3 consejos para enfrentar el miedo a emprender y sentirte orgullosa al respecto

 

Consejo # 1: Conéctate con personas con experiencia

 

Estás en el lugar correcto porque estás buscando información que te impulse y guíe a emprender.

Y esta es, sin lugar a duda, una de las mejores estrategias que puedes seguir porque tu entorno influye en ti.

Tú ahora deseas rodearte de personas que ya recorrieron tu camino, aprender de sus experiencias y dejarte inspirar.

Busca y conoce cómo cambió la vida de aquellos que ya superaron el miedo a emprender y aprovecha de sus enseñanzas.

Piensa que en un futuro cercano ellos son el círculo social que tú quieres tener.

Al fin y al cabo, tú tienes más interés de conocer y de hablar sobre emprendimiento que hablar sobre los estados de humor de los jefes.

Así que investiga y sé parte de grupos sociales de emprendedores. Participa en eventos y discusiones constructivas.

Rodéate de aquellas personas con las que tu futuro yo se siente identificado.

Yo por mi parte, te ofrezco un programa de guía y apoyo para ayudarte a emprender.

Con el trabajo que haremos juntas yo te guiaré para establecer un plan de acción con el que no correrá el riesgo de agotarte, te mostraré cuáles son las claves para mantenerte productiva y te guiaré por los pasos más importantes para empezar a tener ingresos cuanto antes.

Cuenta conmigo y con mi apoyo.

 

Consejo # 2: Habla sobre tu proyecto

 

Muchos opinan y, yo también estoy de acuerdo con, no alardear de los proyectos que tengas.

Sin embargo, si quieres que otros conozcan y valoren tu trabajo, debes hablar al respecto.

No se trata de demostrar, ni mucho menos de alardear.

El objetivo es comunicar sobre el trabajo que haces.

Tu trabajo es sumamente valioso y quieres que los otros conozcan de la habilidad que tú tienes para hacerlo.

Si no estás buscando empleo es porque tienes una misión diferente.

Entonces, comunica sin vergüenza.

No es necesario dar explicaciones ni mayores detalles, a veces con decir que ya estás trabajando en un proyecto propio es suficiente.

Yo sufrí el miedo a mostrar y mostrarme, es por eso que con mi guía dedicaremos un módulo completo a fortalecerte a aprender a describirte a ti misma dentro de tu negocio y tendrás la guía para que hables sobre tu emprendimiento anticipando tu éxito.

 

Consejo # 3: Mantén consistencia entre tus sueños y tu nivel de trabajo

 

Solo tú conoces cuánto te impacta el miedo a emprender.

También conoces cuánto esfuerzo tiene tu trabajo y a qué barreras te enfrentas cada día.

Pero también conoces tus sueños y sabes qué estilo de vida quieres alcanzar.

Así que se sincera contigo misma siempre y mantén consistencia entre lo que deseas alcanzar y lo que estás dispuesto a hacer para lograrlo.

La mejor forma de superar el miedo a emprender y cualquier barrera que aparezca en el camino es con acción.

Establece una estrategia y trabaja con inteligencia para cumplirla.

Asegúrate de que lo que estás haciendo tiene consistencia con tus principios de vida.

Y por supuesto VIVE.

Si emprender significa hacer realidad tu sueño, este será un recorrido que tú quieres disfrutar.

Vívelo, aprovéchalo y crécelo.

 

Conclusiones

 

El miedo a emprender radica en gran medida en el miedo al fracaso.

Te enfrentarás a situaciones diferentes, te pondrás a prueba y encontrarás más barreras de las que puedes estimar.

Pero a pesar de todo, tú quieres superar el miedo a emprender y tomar la decisión de empezar.

Y quieres hacerlo porque ese es el estilo de vida que quieres tener.

Pero atención,

emprender no es una idea pasional.

Sino que es compromiso, dedicación, pasión, constancia, aprendizaje y flexibilidad.

Y todo esto es permanente.

Mucha suerte y hasta pronto

Marie