Estás es una relación estable y positiva, empiezas a compartir más y mejores experiencias, y de repente llegan inseguridades.

Inseguridades que hasta tú misma crees que son absurdas, y aun así las sientes.

Inseguridades que se ven reflejadas en las cosas más sencillas de la vida y que se convierten en incómodos momentos.

¿Te suena familiar?

Tranquila, sentir inseguridades mientras nos adaptamos a una nueva relación y a la convivencia con alguien es común y totalmente normal.

[clickToTweet tweet=»Las mujeres somos capaces de valernos por nosotras mismas y cuando necesitamos hacer algo, lo hacemos.» quote=»Las mujeres somos capaces de valernos por nosotras mismas y cuando necesitamos hacer algo, lo hacemos.»]

Sin embargo,

cuando empezamos a compartir nuestras vidas con alguien caemos en la tentación de preguntarnos si la forma como hacemos las cosas es  la correcta.

En realidad no dudamos de nosotras o de nuestras capacidades, tampoco dudamos de la relación.

Tan solo buscamos satisfacer a nuestras parejas, lo cual, es totalmente normal.

Preocuparnos por el bienestar de otros es parte de nuestra naturaleza, somos felices al hacer felices a quienes amamos.

 

Y eso está bien!

 

Sin embargo no puedes olvidar que tu pareja está junto a ti por lo que eres como mujer y no por lo que haces.

Tu pareja disfruta de lo que vive contigo porque se trata de ti, así que tú debes estar segura de que aquello que tú haces, dices y piensas están bien.

Tú no necesitas cambiar para satisfacer a tu pareja, tu pareja está contigo porque te ama y así se enamoró de ti.

Ser feliz como tu eres es lo que más atraerá a tu pareja

 

Hoy les comparto esta historia porque es un buen ejemplo para reflexionar.

 

Conversaba con un amigo cercano, él tiene 32 años, es un hombre bueno, exitoso y sumamente trabajador.

Ama a su novia con la que lleva más de un año y quiere seguir construyendo una vida a su lado.

Sin embargo,

él ha notado que en los últimos meses, desde que se mudaron a vivir juntos, ella está algo insegura.

 

“He notado que mi novia últimamente me pregunta demasiadas veces cómo se hacen las cosas…

 

Y estoy hablando de las cosas más simples como por ejemplo; el café.

 

Ella es una mujer adulta que ha preparado café durante años, no entiendo porque ahora necesita preguntarme cómo lo debe preparar.

Siempre he tomado y seguiré tomando el café que ella prepara por el simple hecho de que es ella quien lo prepara.

 

Yo no estoy esperando que ella lo haga diferente, yo solo quiero disfrutar de un café juntos!

 

No quiero que ella me pregunte todo el tiempo cómo hacer las cosas, yo quisiera que ella disfrute haciéndolas para poder luego disfrutar juntos.

 

No entiendo porque ella necesita mi aprobación.”

 

Se sorprenderán al saber lo común que es esta situación en las parejas.

 

Muchas mujeres nos sentimos inseguras de algo que sabemos muy bien cómo hacer.

 

Y muchos hombres no entienden porque sus parejas ahora les preguntan cómo hacer aquello que siempre han hecho.

 

Hoy les tengo que decir;

 

Cuando sentimos este tipo de inseguridades o cuando actuamos de manera similar a este ejemplo, no son indicaciones o instrucciones (de cómo preparar café) lo que estamos buscando.

Sino que necesitamos recordar que somos valoradas.

Como todos sabemos, una de las necesidades más básicas del ser humano es sentirse valorado.

Y sé, que cuando una mujer decide empezar a construir una vida con alguien, esta decisión llega junto con una ola de sentimientos que van desde ilusión hasta miedos.

Es común que durante un proceso de adaptación sintamos inseguridades y necesitemos recordar cuánto valemos.

Lastimosamente no buscamos valorarnos a nosotras mismas por lo que somos sino que buscamos la valoración externa de lo que hacemos.

 

Es hora de dejar de hacer esto.

 

Es hora de recordarnos a nosotras mismas que valemos por lo que somos y no por lo que hacemos.

 

Es hora que entendamos que nuestra pareja nos ama y valora por cómo somos y que nuestra pareja es feliz cuando nos ve felices a nosotras.

Entiendo que hay momentos en los que esto puede ser difícil.

Yo sé cuánto se necesita que alguien te diga que estás haciendo las cosas bien.

Yo sé que quizá esperas escuchar de tu pareja que está contento de tenerte en su vida.

Quizá deseas que te dé las gracias por las cosas que haces.

Y aunque tu pareja te demuestre cada día cuánto te ama, yo sé que existirá un instante en el que necesites escucharlo más que verlo.

Sin embargo,

debes entender que importa más la mujer que eres que las cosas que haces por el hogar.

[clickToTweet tweet=»Tu pareja te valora más por lo que eres que por lo que haces.» quote=»Tu pareja te valora más por lo que eres que por lo que haces.»]

 

Y esto no significa que no estén agradecidos o que no aprecien todo lo que haces, tan solo significa que lo uno tiene más valor que lo otro.

 

Tip para los hombres:

 

Detengan un tiempo las cosas que están haciendo y los pensamientos que están teniendo.

Tomen asiento en su hogar y dense cuenta de todo lo que sus mujeres hacen por el hogar que tienen juntos y por ustedes.

 

Vean los detalles.

Díganles a sus mujeres gracias.

Gracias no sólo por cada cosa que hacen sino también por ser las mujeres que son, por hacerles felices cada día.

 

Se sorprenderán cuan motivante puede ser esto para una mujer.

Cuando más pueden despertar en su pareja con tan solo hacerle saber que la valoran.

 

Tip para las mujeres:

 

Piensa que todo lo que haces es para ti, porque a ti te hace feliz, porque a ti te satisface.

Tu objetivo de vida es ser una mujer feliz y las cosas que haces deben ser para lograr este objetivo.

No te sirve de nada hacer miles de cosas que no te hacen feliz.

Trabaja más en construir la mujer que quieres ser, trabaja más en ti que en el resto.

No es egoísmo, pero solo cuando tú seas feliz podrás hacer feliz al otro.

 

Mucha suerte y hasta pronto

Marie

 

Wow! ¿Recibo todo esto al suscribirme?

Únete a Historias para mujeres y recibe:

  • Consejos para mejorar tu salud emocional
  • Guías para descubrir la mujer que quieres ser
  • Historias y anécdotas para reflexionar
  • Novelas cortas para mujeres