La responsable de tu felicidad

Tengo la mejor noticia para darte. ¡Tú eres la única responsable de tu felicidad!

Sí, sé muy bien que esto no es algo nuevo para ti.

Sé también que es una afirmación que he repetido en cada una de las charlas que he dado. Pero sé cuán dificil es que cada una de nosotras entienda que cada una es la única responsable de su felicidad.

La complejidad está en que no solo es necesario que yo te diga que sí puedes ser feliz. Tampoco es suficiente que te de las herramientas para que encuentres la felicidad dentro de ti. También es indispensable que tú quieras ser la responsable de tu felicidad.

Eso significa que debes tomar la decisión de cambiar tu vida y que cada mañana al despertar pienses con convicción que serás feliz a lo largo de ese día. Y por supuesto, no solo que lo digas sino que también hagas algo para que así sea.

Y es que ser la responsable de tu felicidad requiere de compromiso consciente de querer hacerlo y claro, de otras 3 cosas más:

1. Dejar de culpar al resto

Piensa en todas las veces que entregas el poder de tu felicidad a otras personas y decides ser miserable por horas a causa de otros.

responsable-de-tu-felicidad¿Cuántas veces al día niegas que eres la responsable de tu felicidad al decir que tu tristesa, desmotivación, ira, etc. se debe a otra persona?

Me refiero por ejemplo a las veces que dices que estás triste porque no te contestaron de la forma que esperabas. O que estás molesta por que no te entienden como deberían. Las cientos de veces en las que la actitud de otras personas es la causante de tu malestar, etc.

Y no me refiero a ese malestar que llega y se va en un momento. Sino al error de entregar a otros tu capacidad de ser feliz a lo largo de todo el día.

Escucho a muchas mujeres que están en el proceso de superar una ruptura amorosa decir que serían felices si “tan solo” sus exs las quisieran. Pero ellas no pueden mandar sobre los sentimientos de otros.

Y aún así pretenden detener sus vidas hasta que una tercera persona haga algo y con ello recuperar su felicidad.

Hay también quienes culpan a la falta de tiempo por su infelicidad. Aseguran que si tuvieran más tiempo harían todo lo que les hace feliz. Pero los días seguirán siendo de 24 horas. Por lo tanto parecería que el problema de la falta de tiempo nunca se va a solucionar.

Tu infelicidad, miseria, tristeza, pobreza, etc. no se debe a circunstancias exteriores (únicamente). Se debe a que no has tomado el control de tu vida.

Porque tú, como responsable de tu felicidad, tendrás siempre más de una alternativa para restar valor a aquello que te disgusta y actuar de una forma positiva para ti.

 

La historia de “Petra”

“Petra” tiene su propia empresa de contabilidad. Maneja las cuentas de varias empresas pequeñas y hace semanas empezó con un nuevo cliente que requería sus servicios por una única vez. Este cliente necesitaba que el trabajo esté terminado lo más pronto posible y estuvo dispuesto a pagar el doble por ello. Petra estaba emocionada al respecto, el trabajo no era complicado y recibiría un buen dinero por eso.

Sin embargo cuando el trabajo fue terminado y el pago bien recibido Petra llegó a su casa molesta, frustrada, con muchas iras e indignada. Su pareja le preguntó a qué se debe todo aquello. Ella le explicó que el motivo es que la persona a cargo de pagarle no fue amable.

Petra insiste en que ella habló con total cordialidad y que buscó establecer una relación con la intención de volver a trabajar en el futuro con ellos. Pero al parecer la persona que la atendió no tenía ni tiempo ni interés. Petra se molestó por horas debido a la mala actitud de la otra persona. Indignada decía que en este mundo ya no se puede ser amable con nadie, etc. etc.

Su pareja le preguntó si recibió alguna grocería, insulto o si le pagaron menos de lo acordado.

Petra dijo que no. Pero que aún así la actitud del otro fue inadecuada y ahora también está molesta con su pareja por no entenderla.

 

Es comprensible que nos moleste la actitud de varias de las personas con las que nos encontramos a lo largo del día.

Pero

¿Podemos cambiar la actitud de las otras personas?

¿Puedes tú mandar sobre la mente de otros y cambiar su forma de comportarse?

NO

Lo único que puedes cambiar es la forma en la que tú reaccionas frente a las situaciones de la vida.

Puedes cambiar lo que deseas absorver de cada persona y de cada experiencia.

En este caso Petra pudo sentirse molesta por la actitud de la persona del trabajo pero decidir que eso no afecte el resto de su día. Mucho menos que afecte la relación con su pareja.

Moraleja: No puedes controlar el comportamiento del resto de personas pero si puedes controlar cómo esos comportamientos afectan tu vida.

2. Se responsable de tus acciones

Si, como responsable de tu felicidad debes asumir tambien la responsaiblidad sobre tus acciones. Es decir de todo aquello que haces día a día para ser una mujer feliz.

responsable-de-tu-felicidad

¿Qué haces para ser feliz y/o para alcanzar tus objetivos?

 

¿Quieres dejar de tener problemas en tu trabajo por llegar tarde? Entonces levántate media hora antes, no pierdas el tiempo, alístate y sal de tu casa más temprano. Actúa como responsable de tu felicidad.

¿Sientes que serías más feliz en otro trabajo? Entonces destina una hora diaria a buscar otras alternativas y enviar las aplicaciones necesarias. Sé dueña de tu vida y haz lo que debas hacer para sentirte mejor.

¿Hay veces en las que te sientes sola? Entonces asegúrate de mantener el contacto con tu familia y amigos. Disfruta de actividades con otras personas. No juzgues ni esperes que otros sean de una u otra forma, simplemente disfruta de las personas. Pero eso sí, se tú la que generes las actividades que te permitan estar acompañada.

Como responsable de tu felicidad tienes el poder de tomar las acciones necesarias para sentirte bien.

 

Historia de “Nancy”

“Nancy” es una mujer que no se siente 100% satisfecha con su cuerpo. Ella se siente cansada continuamente y sufre al buscar ropa con la que se sienta cómoda.

Dice que quisiera hacer ejercicio pero ella insiste en que por el trabajo y las cosas de la casa no tiene tiempo.

Lastimosamente su figura le está causando cada día más tristezas. Ella no se siente bien consigo misma. Recuerda con nostalgia aquellos años en los que tenía mejor figura y se desmotiva.

Por supuesto, ella culpa en gran medida a su jefe. Dice que su situación se debe a la cantidad de horas que debe trabajar y al estrés que vive por culpa de su jefe. Incluso a veces dice que si cambiara de trabajo podría dedicar tiempo para hacer ejercicio. Pero claro, ella no está buscando otro trabajo.

La rutina de Nancy es como la de la mayoría de personas.

Trabaja 9 horas al día, tarda en movilización 1 hora diaria y duerme un promedio de 7 horas cada noche. Eso significa que en promedio tiene 7 horas libres para hacer otras actividades.

Y dentro de estas 7 horas, Nancy utiliza un promedio de 80 mínutos diarios para cureosear en Instagram y Facebook.

¡Eso representa más de 9 horas a la semana!

Nancy asegura que una mejor figura la haría más feliz. Pero no asume la responsabilidad de su felicidad actuando de una forma positiva para ella.

Existen por ejemplo videos de ejercicios de 30 minutos. Si Nancy quisiera, podría empezar por hacer ejercicio 3 veces a la semana. ¡Y aún le quedaran más de 7 horas a la semana para Instagram y Facebook!

 

Sé responsable de tu felicidad haciendo todo lo que necesites para darte felicidad.

No puedes quedarte sentada esperando que el resto del universo cambie para que tu puedas ser feliz.

3. Se responsable de tus actitudes

Mientras preparaba este artículo descubri que al buscar “ser responsable de tus actitudes” en internet, aparece mucha información de:
– Actitudes sexualmente responsables
– Ser responsable en el colegio
– Actitudes responsables al manejar
– Actitud para un trabajo responsable

Y todo esto me parece muy bien, debemos ser responsables en todas las áreas de nuestras vidas.

Pero me interesa más hablarte de las actitudes que tienes como responsable de tu felicidad.

¡Deseamos que todo el mundo tenga buena actitud con nosotros!

Queremos que nos contesten bien, que nos entiendan, que tengan empatía, etc. Si tan solo cambiaran su forma de ser….

¡Pero espera un momento, tú no tienes el control de las actitudes que tienen los otros! Tú tienes únicamente control sobre las actitudes que tienes hacia ti misma y hacia tu día a día.

Responsable-de-tu-felicidad-2Actitud es la disposición de ánimo manifestada de algún modo. Por lo tanto la reflexión que debes hacer es si dispones de tu estado de ánimo de una forma responsable.

¿Esperas que otros te alegren el día o quizá entregas el poder de que lo arruinen?

Reflexiona un poco sobre la actitud que tienes cuando otros no te contestan como esperas. La actitud con la que te despiertas cada mañana. O quizá la actitud con la que discutes con tu pareja. Incluso la actitud más importante de todas, aquella que tienes hacia ti misma

¿Qué actitudes son las que más te caracterizan?

Historia de “Glenda”

Es miércoles y “Glenda” se despierta con el sonido de su despertador. Piensa que “lastimosamente” faltan aún 3 días para que sea fin de semana y suspira  resignada. Al caminar hacia el baño ve los zapatos de su esposo, él los ha dejado a medio camino. Niega con su cabeza en señal de su enfado.

En el baño se mira al espejo, se hace una mueca de desagrado y dice en voz alta “eres un desastre”. Camina de regreso arrastrando los pies hasta su dormitorio para alistarse. Escoge la ropa sin interés y sale para su trabajo sin despedirse de su esposo. Está molesta con él por haber dejado los zapatos en medio de la sala.

Minutos más tarde se despierta su esposo, se alista y sale también de su casa. Él piensa en su esposa y se pregunta si habrá llegado bien a su trabajo. Él sabe que Glenda no está muy feliz ahi y espera que tenga un buen día. Y claro, no tiene idea de que ella se fue sin despedirse a propósito como protesta por los zapatos abandonados en la sala.

 

Glenda se siente infeliz. Culpa a su trabajo por su sensación de fracaso. Se molesta con su marido sin siquiera decirle y se trata mal cada día frente al espejo.

Si Glenda asumiera la responsabilidad de su felicidad, tendría actitudes que fomentaran su bienestar.

Podría por ejemplo despertar y pensar en la buena noche de descanso que tuvo. O quizá en la bendición que significa tener una oportunidad más de tener un buen día.

Glenda podría comunicar a su esposo su molestia frente a los zapatos abandonados en el camino y pedir puntualmente que no se repita.

Como responsable de su felicidad, Glenda podría sonreirse frente al espejo, dedicar atención y ganas a alistarse. Y podría también predisponerse mentalmente a tener un buen día.

 

Al final, la situación de “Glenda”, de “Nancy” o la tuya va a cambiar únicamente si cada una comprende que es responsable de su propia felicidad.

Las personas que te rodean y las circunstancias en las que te encuentras influyen, pero no tienen el poder sobre tu vida.

Tú eres responsable de tu felicidad y por lo tanto es tu decisión como enfrentas la vida.

Puedes seguir culpando al resto y no hacer nada para cambiar. Podrías también esperar que llegue aquel trabajo, aquella llamada, aquella persona, etc. confiando que con ello llegará tu felicidad y se te irá la vida esperando.

¡No veas la vida pasar! Ten control de ella y decide ser más feliz.

La felicidad la generas en tu interior, tú tienes el poder de hacerlo.

 

 

 

 

 

Esto también te puede interesar