Seleccionar página

Hoy te explicaré para qué sirven tus virtudes.

Este es un tema del que he venido hablando mucho en el último año porque tengo la firme misión de empoderar a más mujeres.

Y claro, uno de los ingredientes claves para este empoderamiento es conocer qué virtudes son las que te caracterizan.

Lee este artículo de principio a fin y descubre, con ejemplos, para qué sirven tus virtudes.

Al final de este artículo te comparto un listado de virtudes para ayudarte a identificar las tuyas así que, por el momento, no te preocupes de ello.

Primero quiero que comprendas la gran importancia que tienen tus virtudes en tu proceso de empoderamiento.

 

¿Qué son las virtudes?

 

Por definición tus virtudes son aquella fuerza (o actividad) que permite producir o causar efectos.

Para comprenderlo más claramente quiero que imagines lo siguiente:

Imagina que tú quieres pintar un cuadro.

Para hacerlo necesitas varios materiales, entre ellos, necesitas, por ejemplo, colores.

Imagina que esos colores son tus virtudes.

Tú puedes tener la idea de hacer un cuadro. Puedes incluso tener un plan de acción para terminarlo, pero, si no tienes los colores que quieres, no podrás hacerlo.

Pero claro, tener los colores tampoco asegura el éxito de tu cuadro.

Es saber utilizar esos colores lo que hará la diferencia entre un grupo de materiales expuestos y una obra de arte

Entonces, ¿para qué sirven tus virtudes?

Para poder completar con éxito aquello que tú deseas.

Las virtudes son componentes únicos de cada persona y, si conoces cuales son las tuyas y aprendes a utilizarlas, entonces te ayudan a afrontar las situaciones a las que te enfrentas.

 

¿Para qué sirven tus virtudes?

 

Te contaré un dato que tú seguramente te lo puedes imaginar.

¿Sabías tú que la mayoría de las personas que se interesa por conocer qué son las virtudes lo hace porque está llenando la aplicación a un nuevo puesto de trabajo?

Si, millones de personas cada día buscan información sobre las virtudes.

Pero lastimosamente lo buscan con el único interés de completar sus aplicaciones de trabajo.

Pero atención, yo no quiero que tú cometas ese error.

Es importante que tú conozcas para qué sirven tus virtudes porque hacerlo te empodera.

Te lo explicaré con 3 historias a modo de ejemplo:

 

Ejemplo número 1; Para qué sirven tus virtudes

 

Paola es una mujer que tiene baja autoestima.

Ella continuamente siente que es invisible y que no tiene valor alguno.

Incluso, a veces llega a tener el doloroso pensamiento de que, si ella no existiera, no le haría falta a nadie.

Sin embargo, en una de las conversaciones que tuve con ella, nos concentramos en hablar sobre su rutina diaria y las actividades que realiza a lo largo del día.

En esta conversación ella mostró que cumple con varias funciones importantes para su trabajo y para su familia.

En esta charla Paola descubrió cuál era su problema.

Ella, a pesar de tener muchas virtudes, no sabía identificarlas por sí misma.

Paola no se siente dueña de estas características tan importantes que la definen y empoderan.

Esto ocurre porque recién, cuando logras identificar cuáles son y para qué sirven tus virtudes, es que aprendes a sentirte dueña de ellas.

Y aún más importante, aprendes a utilizarlas a conciencia y a resaltarlas aún más.

Utilizar tus virtudes te ayuda a valorarte más y a aceptarte como una mujer llena de fortalezas.

 

Ejemplo número 2; Para qué sirven tus virtudes

 

Carol es una mujer a la que le cuesta tomar decisiones.

Ella se considera una mujer con buena autoestima ya que no se reconoce a si misma criticándose constantemente.

Tampoco siente que sea menos que el resto de las personas.

Sin embargo, está cansada de sus indecisiones.

Siente que pierde mucho tiempo y autoridad.

Además, empiezan a disgustarle las bromas que le hacen sus familiares.

En una de las conversaciones que tuve con ella la guie paso a paso para analizar su rutina y las situaciones en las que le cuesta tomar decisiones.

Fue así cuando ella descubrió que había olvidado cuales eran sus virtudes.

Para evitar sentirte así, tú debes aprender a reconocerte como dueña de tus virtudes.

Al momento en el que tú conoces tus virtudes y aprendes a utilizarlas, te sientes con más poder para tomar decisiones.

Ya no decidirás en base a la rutina o influencias de factores externos, sino que aprenderás a decidir en función de aquello que es mejor para ti.

Y lo mejor de todo, valorarás con confianza aquellas decisiones.

 

Ejemplo número 3; Para qué sirven tus virtudes

 

Finalmente llegamos a el ejemplo relacionado a la insatisfacción laboral.

Lina se encuentra en esta situación.

Ella está insatisfecha y piensa en cambiar de trabajo.

Al menos eso desearía.

Sin embargo, hasta hace pocos meses no se atrevía a buscar un nuevo trabajo.

Como puedes imaginarte, los motivos de esta procrastinación eran variados.

Desde falta de tiempo, hasta no saber qué es lo que buscaba realmente.

Pero en realidad, el mayor problema de Lina es que no sabía describirse a si misma.

Ella en realidad pensaba en la serie de cualificaciones laborales que tiene y sabía qué fortalezas decir en una aplicación de trabajo.

Pero Lina no se sentía dueña de esas características, por lo tanto, no sabía cómo exponerlas.

Es tan valioso saber para qué sirven tus virtudes que, por ejemplo, cuando Lina aprendió a utilizarlas se atrevió a hacer el cambio que tanto deseaba.

Ella no se cambio de empresa, pero si mejoró tanto su calidad de trabajo y relaciones laborales que un trimestre después aplicó a un cargo más alto y lo obtuvo.

Y todo, en gran parte, gracias a que supo definirse y describirse a sí misma en función de sus virtudes.

 

Las virtudes como ingrediente clave de tu fuerza interior

 

Tú eres una mujer con una gran fuerza interior.

Dentro de ti están todos los ingredientes necesarios para mejorar tu vida y disfrutar de la satisfacción de sentirte bien contigo misma.

Es por eso por lo que tú quieres conocer cuáles son y para qué sirven tus virtudes.

No te embarques en una rutina de insatisfacción, ni te sigas negando oportunidades.

Aprende a reconocerte como dueña de tus virtudes.

Vive este empoderamiento y conoce lo que es sentirte segura de ti misma y confiada de las decisiones que tomas.

Y finalmente, como te lo prometí:

 

Aquí tienes una LISTA DE VIRTUDES

 

Léela e identifica cuáles son las virtudes que más te caracterizan y aprende a describirte en función de ellas.

 

Hasta pronto

Marie

WOW - ¿Recibo to esto al suscribirme?
Suscríbete a Historias para Mujeres y recibe directamente a tu correo electrónico:

Recibe directamente a tu correo electrónico guías, consejos, historias y más sobre cómo recuperar tu fuerza interior

Responsable: Mariela Sánchez

Finalidad: Enviarte mi contenido e información sobre mis servicios y productos. Todo lo que te pueda ayudar.

Legitimación: Tu consentimiento ( Que estás de acuerdo,)

Destinatarios: Tus datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DRIP  (proveedor de email marketing) en EEUU. Ver política de privacidad de DRIP. 

Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”

Esto también te puede interesar