Escoge ser una mujer feliz, prepárate para ser feliz y actúa feliz.

 

La felicidad es la satisfacción subjetiva que siente cada persona frente la vida, por ello es imposible generalizar exactamente qué y en qué medida te hará más o menos feliz.

Lo que si podemos hacer es aprovechar de herramientas para definir aquello que te convertirá en una mujer feliz y establecer estrategias para alcanzarlo.

 

Esta guía está dividida en aspectos internos y externos.

 

Comunidad Mujeres EmpoderadasLos cambios internos muestran aquellos pasos que te ayudarán a definir tu concepto de mujer feliz, a dejar de lado aquello que no te permite ver lo feliz que puedes ser y te dan un extra tip para que ayudes a tu cuerpo a sentirse feliz.

Los cambios externos son herramientas que te apoyarán en el proceso de convertirte en una mujer más feliz.

Si bien es un trabajo interno necesitarás de un entorno adecuado para lograrlo y ésta es una guía para generar el ambiente necesario.

 

Aspectos internos

 

1.   Define qué valores son importantes para ti

 

Es importante que tengas bien claro y presente cuales son los valores más importantes para ti porque estos determinan tu forma de ser y guían tu conducta.

 

Para definirlos debes pensar en qué se fundamenta tu identidad como mujer, qué es lo que te lleva a tomar decisiones y qué es lo que te hace fuerte.

Piensa en tus virtudes puesto que éstas son las que guían tus acciones.

Identifícalas, selecciona las más importantes para ti y tenlas presentes en tu mente.

Éstas deberán recordarte lo fuerte y poderosa que eres. Ten fe y cree en ti misma.

Si te cuesta definir qué virtudes son las más representarivas para ti, puedes leer este listado de más de 100 virtudes como ejemplo.

Más fácil, define qué es lo que quieres tener en tu vida y con qué conductas y actitudes quieres vivir los siguientes días de tu vida.

 

¿Quieres incluir la disciplina y perseverancia? ¿O quieres quizá basar tus acciones en el respeto y la calma?

 

Piensa únicamente en ti, en qué es lo que quieres tú tener como mujer.

 

Aquí te dejo 5 ejemplos que puedes considerar.

 

Empatía – Serenidad – Equilibrio – Generosidad – Entusiasmo

 

2.   Define qué metas te harán feliz

 

Ser una persona feliz es una decisión, pero alcanzar la felicidad requiere de un trabajo interno. Más que decir si eres o no feliz, debes aprender a hacerte más feliz.

 

¿Cómo lograrlo?

 

Empieza por alcanzar las metas propuestas.

 

Muchos dirán

 

“La felicidad está en el camino y no en la meta”

 

Y es cierto.

 

La satisfacción sí empieza en el camino porque cada paso es un logro alcanzado, son acciones que nos mantienen activas y motivadas para alcanzar algo más importante.

 

Recuerda,

 

todo ese bienestar que sientes en el camino es porque estás haciendo algo para alcanzar una satisfacción aún más grande.

Has la prueba, establece una meta y alcánzala, verás que la satisfacción de ese logro te ayudará a ser más segura y más fuerte.

¿Quieres recibir mi apoyo personalizado para guiarte en la definición y logro de metas?

Entonces reserva aquí tu programa de coaching personalizado y empecemos con los cambios que quieres en tu vida

 

3.   Define la mujer que quieres ser

 

Regresa a las bases y empieza por lo más claro.

Tú quieres ser una mujer feliz.

Ahora desarrolla un poco más ese deseo.

Solo tú sabes cómo quieres verte, cómo quieres actuar e incluso cómo quieres hablar.

 

Decide la mujer que quieres ser, visualízala y conviértete en ella.

Tú eres la única que tiene el poder de cambiar tu vida.

 

¿Quieres ser una mujer feliz que mantiene la calma en situaciones difíciles?

¿Quieres ser quizá una mujer llena de energía que trabaja siempre sonriente?

¿Quieres ser una mujer elegante o quizá una mujer deportiva?

¿Qué mujer quieres ser?

 

 Escribe la respuesta a esta pregunta en modo activo, es decir:

 

De ahora en adelante soy una mujer ………

Ser una mujer ………………. , …………….., ……………… me hace una mujer más feliz.

 

4.   Deja de recordar los traumas del pasado

 

Todas hemos vivido malas experiencias, todas hemos vivido situaciones que han sido impactantes, tristes e incluso traumáticas.

Las historias de cada una son muy diferentes pero les aseguro que todas tenemos algún trauma del pasado.

Como la historia de Bea, a quién su novio le dejó.

Para ser una mujer feliz es necesario que dejes de recordar los traumas del pasado, el revivirlos cada día no hará que se vayan y tampoco evitará que te vuelvan a ocurrir.

Todo lo contrario, el mantener presente tus traumas pasados solo proveerá una justificación para no ser tan feliz como puedes ser.

 

Es hora de mirar hacia adelante, no te concentres más en los errores, en las malas decisiones, ni en las veces que te fallaste a ti misma.

 

De ahora en adelante cada día construirás una nueva historia, cada día es una hoja en blanco y es tu decisión llenarla con sombras del pasado o llenarla con nuevas y positivas experiencias.

 

5.   Practica actividad física

 

¿Quieres ser una mujer feliz?

Necesitas de serotonina, dopamina y de endorfinas.

 

¿Qué son y dónde las encuentras?

Son las hormonas responsables de hacernos sentir satisfacción y las encontramos principalmente después de realizar ejercicio.

 

Sencillo ¿verdad?

 

Cambiar tu interior implica también mejorar tu salud y tus niveles hormonales.

Aprovecha de estas tres hormonas y ayúdate a ti misma.

Quedarte en cama recostada y pasar horas viendo televisión no hará que te sientas mejor.

 

No te engañes a ti misma, si estas decaída, cansada o desmotivada debes inyectar a tu vida una dosis extra de movimiento.

 

Lo mejor es hacer ejercicio, pero si no te gusta, debes por lo menos mantenerte en movimiento.

 

Baila, camina, pasea, trabaja en el jardín, juega con tu perro, etc.

 

Sea lo que sea, pero es hora de mover ese cuerpo!

Personalmente realizo rutinas de ejercicios en casa, tú también puedes intentarlo.

 

Aspectos externos

 

6.   Se optimista en tus opiniones

 

Deja de poner mala cara a la vida y de ver el lado negativo a todo lo que te rodea.

De ahora en adelante deberás poner un adjetivo positivo a cada cosa que digas.

 

¿Quieres mantenerte imparcial en tus opiniones?

Entonces di tus opiniones con tono positivo, con una sonrisa en tu rostro y una postura abierta.

 

Como dice el refrán:

“no solo hay que ser, sino también parecer”

 

Entonces,

 

¿Quieres ser una mujer feliz?

De ahora en adelante deberás parecer una mujer feliz.

 

Convéncete de lo siguiente; al resto de personas les gusta escuchar a personas optimistas.

 

Ya hay demasiadas desgracias y problemas en el mundo como para seguir hablando de eso, es hora que tú seas parte del grupo de gente que mejora el día a día de las personas con sus buenas energías.

Es dificil estar constantemente con personas negativas y puede causar deseperación a quienes lo rodean.

Recuerda la historia que te conté sobre la amiga que se queja de todo.

 

7.   Rodéate de gente positiva

 

De la misma forma en que otras personas se alegran al compartir tiempo contigo cuando eres una persona optimista, tú le alegrarás al rodearte de gente positiva.

 

Aléjate de la gente que vive quejándose y no hace nada, aléjate de las personas que critican y juzgan a otros y aléjate de los chismes mal intencionados.

 

Busca, valora y rodéate de gente positiva.

Yo creo que cada persona está compuesta de tres aspectos:

– Somos el resultado de las decisiones que tomamos. – Somos lo que necesitamos para llegar a ser las personas que queremos ser. – Somos el promedio de las personas de las que nos rodeamos.

 

Entonces, ayúdate a ti misma!

 

Rodéate de gente positiva y aprende de ellos, déjate contagiar de su forma de ver la vida, de sus energías positivas y sé una mejor persona para este mundo.

 

8.   Toma lo positivo de las experiencias

 

Lo que aprendas de cada experiencia es decisión tuya.

Siempre es posible ver las cosas con ojos negativos pero es tú obligación verlas con ojos positivos.

 

Ten en cuenta que los buenos momentos perduran más si continuamente hablas y comentas lo positivo que fueron.

 

De igual forma, las situaciones difíciles se superan si te enfocas en aquello que te hizo superarlas.

 

¿Tuviste una mala experiencia?

Habla de lo positivo de tu reacción ante ella, habla de lo que harás para evitar que vuelva a ocurrir o habla de lo que aprendiste con ello. Busca lo positivo y explótalo al máximo.

 

¿Tuviste una buena experiencia?

Compártela con otros e inspira, no dejes que ese buen momento se limite a ello.

 

Genera más, conéctate con otras personas gracias a ello, regala un buen momento a tus seres queridos con ello, sé un ejemplo para otros.

Recuerda a Inés y su experiencia buscando encontrar el amor ideal. En esa búsqueda ella aprendió la lección más importante de su vida.

 

9.   Practica la gratitud

 

La gratitud es una de las prácticas más sencillas del positivismo porque te ayuda a enfocarte y resaltar lo positivo mientras refuerzas las relaciones sociales que mantienes.

Practicar la gratitud te ayudará a ser una mujer más feliz porque al hacerlo reconocerás que estás contenta y conforme con lo que tú has hecho, con lo que has recibido o con lo que te está sucediendo.

Al ser grata te demostrarás a ti misma que sí estas tomando lo positivo de las cosas, que sí estas tomando conciencia y valorando lo que tienes en la vida y que sí estás actuando de una forma optimista.

 

¿La mejor forma de ser agradecido?

 

Empieza con una sonrisa, las personas se alegrarán al ver que sus acciones te han hecho sonreír.

 

Si quieres hacerlo aún mejor expresa de qué forma lo que ocurrió es positivo e importante para ti. Permite que los otros sepan que estás agradecida.

 

10.   Ten conversaciones profundas

 

Este punto es la milla extra que tendrás que recorrer para ser una mujer más feliz.

Mantener conversaciones profundas es favorable por tres motivos esenciales.

 

    • Si tienes conversaciones profundas eres menos propensa a ser una persona solitaria y las personas sociales son más felices. Usa estas conversaciones para dedicar tiempo y compartir momentos agradables con otros, regala algo positivo de ti y aprende.

 

    • La necesidad de sentirnos importantes. Esta indudable necesidad es alivianada cuando el resto escucha lo que tenemos que decir. Sé parte de conversaciones profundas y discute diversas opiniones, tu participación será apreciada.

 

    • Las personas interesantes son más atractivas. El físico no lo es todo, muchas mujeres pierden su atractivo al ser aburridas o negativas y tú debes resaltar no solo por la forma positiva en la que te comunicas sino también por las cosas que dices.

Además las personas interesantes son más atractivas para sus parejas y mantienen mejor las amistadas.

comunidad mujeres empoderadas

Déjame comentario con tu opinión.

Quiero saber cuál de estos aspecto es el más importante para ti y cuál es el más difícil de cumplir.

 

Hasta pronto

Marie.

Esto también te puede interesar

Escritora, asesora especializada en apoyar a mujeres a hacer frente y superar situaciones difíciles mediante el uso de historias, anécdotas, guías, vídeos y libros. Tiene un MBA y un máster de Humanidades. Es también la creadora del Blog Historias para Mujeres y autora del Libro “Siguiente Capítulo”